La corrupción del campechano obliga a Felipe VI a renunciar a la herencia (económica, la otra no) de su padre

Eso sí, de la Corona y de la jefatura del Estado, que también es herencia de su padre y de Franco, no dice nada. ¿Por qué no renuncia también a ellas?

El rey Felipe VI ha renunciado a la herencia que personalmente le pudiera corresponder de su padre, el campechano y rey emérito Juan Carlos I, así como a cualquier activo, inversión o estructura financiera cuyo origen pueda no estar en consonancia con la legalidad o con criterios de rectitud.

Esto lo ha anunciado la Casa Real mediante un comunicado en el que informa además de que Juan Carlos deja de percibir la asignación que tiene fijada en los presupuestos de la Casa de Su Majestad el Rey.

El comunicado se ha hecho público tras diversas informaciones publicadas este fin de semana en las que se asegura que Felipe VI es beneficiario de una sociedad offshore creada por el rey Juan Carlos I vinculada a una donación de 65 millones de euros de Arabia Saudí.

De esta manera, el ilegítimo quiere lavarse las manos y la cara. Alguien debería decirle que no hay detergente para limpiar tanta mierda.

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email