JULIO ANGUITA. La Razón de Estado

Fue Giovanni Botero (1533-1617) el que primeramente abordó la cuestión de lo que desde entonces se ha venido denominando Razón de Estado, refiriéndose a las medidas excepcionales que ejerce un gobernante, con objeto de conservar la salud y fuerza del Estado porque considera que la supervivencia del mismo es un bien superior a los otros derechos individuales o colectivos.

La RAE, por otra parte, afirma en su segunda acepción que la Razón de Estado es una consideración de interés superior que se invoca para hacer algo contrario a la Ley y el Derecho.

No cabe duda de que a nivel teórico y académico esta cuestión está en el centro del debate sobre la posibilidad o imposibilidad de cohonestar en la práctica la Ética y la Política. Kant (1724-1804) mantenía que el conflicto entre ambas será permanente. Pero una cosa es asumir que situaciones sobrevenidas de manera súbita o inopinada puedan obligar a que para defender el bien común, es decir el de la inmensa mayoría, se hace excepcionalmente necesaria una cierta flexibilidad interpretativa de la legalidad, y otra eximir al gobernante de la responsabilidad política y/o penal por la decisión tomada. Servidumbres necesarias para el funcionamiento del Estado de Derecho.

Pero cuando la Constitución Española en su artículo 56.3 proclama que la persona del Rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad no sólo le otorga al Jefe del Estado una prerrogativa propia de la monarquía absoluta por la gracia de Dios, sino que además contradice el artículo 14, que dice: «Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social». Pero con ser grave esta incongruencia constitucional, es más grave aún el privilegio que le otorga a un ciudadano español una patente de corso para -a título personal- conculcar leyes, principios, reglamentos, y conductas cívicas exigibles penalmente a cualquier otro ciudadano.

Cuando en casos de graves irregularidades que pueden ser constitutivas de delito se aduce la Razón de Estado para exonerar de responsabilidad al infractor de la ley, convertimos la excepcionalidad puntual y punible, siempre, en una simple tapadera para egregios delincuentes.

Una situación como la que se define actualmente de contradicciones constitucionales y permisividades cómplices, conduce inexorablemente -si no se cambia radicalmente a tiempo- a un Estado fallido como servidor, cumplidor e impulsor de la Democracia.

 

eleconomista.es

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

3 comentarios

  1. ___JURO LA CONSTITUCIÓN DEL 78 Y LOS PACTOS DE LA MONCLOA Y LA MONARQUÍA ,
    Y RENUNCIO A MARX A SUS POMPAS Y A SUS OBRAS …………….-

  2. Anguita siempre llega tarde. Y no es porque su impuntualidad obedezca a razones de despiste o de torpeza. Ese notorio desfase con la realidad responde a su tentativa de estar siempre en el marco de las corrientes dominantes. Durante años omitió tener a la República como reivindicación política clave en su partido. El trataba de justificarse cuando alguien lo cuestionaba con aquello de que omití hablar de la aspiración republicana porque luego la prensa distorsionaba sus palabras. Durante años fue un redomado eurocomunista, sin que en la actualidad hayamos acabado de conocer cuáles fueron las razones por las que abandonó aquella corriente reformista. Su silencio nos ha abortado conocer cuál fue la esencia de las contradicciones de aquel desvarío ideológico que condujeron a la desaparición de una buena parte de los partidos comunistas europeos. Estas y otras muchas «omisiones» han dicho que no resulte un personaje verosímil.

  3. Acabas de descubrir América.
    Esto es mucho más sencillo.
    1) El régimen del 78 ha sido ILEGÍTIMO desde su nacimiento porque NO HUBO PROCESO CONSTITUYENTE y, como consecuencia, no será posible una ‘ruptura democrática’ con las reglas de dicho regimen.
    2) La izquierda real debe ser coherente: si no se puede defender una República Socialista dentro del sistema entonces es mejor no jugar una partida con las cartas marcadas.

    You’ve just discovered America.
    This is much more simple.
    1) The 78’s regime has been ILLEGITIMATE since the very moment it was born because THERE WAS NO A CONSTITUENT PROCESS and, as a result, a ‘democratic rupture’ will never be possible with this regime’s rules.
    2) The real left has to be consistent: if it is not possible to defend a Socialist Republic within the system then we’d better not play a game with marked cards.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*