JULIO ANGUITA. La astracanada

El diccionario de la RAE define a la comedia astracanada como acciones o comportamientos públicos disparatados o ridículos. Este tipo de teatro -muy español- no tenía otro objeto que conseguir la carcajada permanente de los espectadores mediante los más inverosímiles argumentos, lenguajes y equívocos. Muñoz Seca, Pedro Pérez, Antonio Paso o Carlos Arniches, entre otros, fueron los exponentes de este género.

PP, PSOE y Ciudadanos representan diariamente en el teatro de España, una comedia de astracán titulada Los constitucionales. El argumento es lineal y sin miedo a las complicaciones que el mismo pueda tener con la veracidad de los hechos, las propuestas y acciones políticas realizadas a lo largo de su historia o la permanente contradicción entre discursos y hechos.

El público ha venido a ver la obra y no quiere saber nada más. Y cuando digo público también me refiero a los críticos teatrales que en esta astracanada son la mayoría de medios de comunicación. El objetivo es entretener y evadirse de una realidad apremiante.

¿Dónde está la gracia de los gags y de las estridencias cómicas? Simplemente en el contrasentido de que se autodenominen constitucionales aquellos que a lo largo de sus mandatos han ido vaciando de contenido al texto constitucional de 1978. Una simple lectura del mismo a la luz de la realidad devenida lo muestra con creces.

Vaya un sólo ejemplo. El artículo 1 de la Constitución se refiere a España como un Estado social y democrático de derecho. Sin embargo, la reforma constitucional del artículo 135 del año 2011 coronaba un proceso de decisiones políticas que dejaban sin sentido todo el articulado referido a los derechos económicos y sociales. Y conjuntamente con ello todo el Título VII.

Los llamados constitucionales han culminado su obra de desguace de la Constitución con las medidas tomadas en nombre de un artículo 155 que no tienen nada que ver con el texto del mismo. Siguen abrazados al cadáver de una Constitución que ellos mismos han asesinado.

eleconomista

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

2 comentarios

  1. apoloniotropical

    Un ejemplo más de como la ignorancia de la falsimedia siembra su semilla y se recoge en forma de plaga.

    Les llaman constitucionalistas y no hacen otra cosa que violar tanto la letra como el espíritu social de la Constitución que plagiaron de textos jurídicos alemanes, italianos y franceses sin enterarse ni tan siquiera de lo que copiaban.

    Las facultades universitarias están repletas de ese tipo de ganado. No saben leer más que apuntes fotocopiados. Se los empollan de memoria y los vomitan sin saber ni siquiera lo que se han tragado como pavos para el engorde de este puto y criminal sistema.

    Después unas clases humildes hundidas en el más atroz y enfermizo analfabetismo les deben de guardar pleitesía a ese ganado que sólo sabe copiar lo que viene de fuera sin rechistar.

  2. apoloniotropical

    Un ejemplo más de como la ignorancia de la falsimedia siembra su semilla y se recoge en forma de plaga.

    Les llaman constitucionalistas y no hacen otra cosa que violar tanto la letra como el espíritu social de la Constitución que plagiaron de textos jurídicos alemanes, italianos y franceses sin enterarse ni tan siquiera de lo que copiaban. Aquellos habían derrotado al fascismo y en sus Constituciones latían aún las flores partisanas en forma de derechos formales. Eso aquí no importó. Sólo Julio ANGUITA quiso enseñar a leer a su maldito pueblo con campañas de alfabetización dirigidas en los mítines de Izquierda Unida a tanta cabeza de chorlito. Fracasó, de lleno.

    Las facultades universitarias están repletas de ese tipo de ganado aborregado e inútil para soñar con campos donde se prepare el terreno para que crezcan semillas de libertad. No saben leer más que apuntes fotocopiados. Se los empollan de memoria y los vomitan sin saber ni siquiera lo que se han tragado como pavos para el engorde de este puto y criminal sistema.

    Después unas clases humildes hundidas en el más atroz y enfermizo analfabetismo les deben de guardar pleitesía a ese ganado que sólo sabe copiar lo que viene de fuera sin rechistar.

Comentar

A %d blogueros les gusta esto: