JUAN MANUEL OLARIETA. La historia siempre llega con retraso

Al principio de todo, es decir, en 1939 la guerra civil no se llamó así porque había sido bendecida por dios para librar a los españoles del comunismo. Fue una cruzada o, al menos, es lo que enseñaban los libros de historia que, como toda historia, es “partidista”, es decir, que toma partido, en este caso por los vencedores. La cruzada se reivindica a sí misma. No se pueden repudiar las muertes que han sido sacralizadas.
Después llegó una época en que la historia cambió. Fue a finales de los sesenta con obras de gran éxito editorial como “Los cipreses en Dios”. Se empezó a hablar de guerra civil en el sentido más propio de la palabra porque aquello había sido una guerra fraticida, entre hermanos. Fueron los tiempos de la “reconciliación nacional” que prepararon la transición.
Los españoles, seamos fascistas o antifascistas, somos hermanos ante todo y los hermanos no se deben pelear nunca. La guerra civil se negó a sí misma porque, como todo derramamiento de sangre, las guerras no son buenas, sacan lo peor del ser humano. Ambas partes cometieron horrendos crímenes. Si unos eran malos, los otros no le fueron a la zaga.
Entonces los campos se dividieron. Algunos antifascistas se traicionaron a sí mismos. Se lo creyeron porque lo necesitaban para su claudicación. Pero sobre todo era imprescindible para el otro bando, los fascistas, que no se lo creyeron sino que se aprovecharon de ello para ocultar las raíces de su legitimidad, que están en la guerra civil, es decir, en una masacre.
La reconciliación nacional y la transición aparentaron sellar una cadena de pactos de los que la mayor parte de las veces sólo se habla para referirse a los de la Moncloa, la Constitución, los Estatutos de Autonomía o los pactos sociales.
Es falso. No hubo más que un único pacto que fue el del silencio, el de enterrar la memoria histórica para siempre y el de arrojar tierra encima de las tumbas y de las cunetas.
Cuando hablamos de pacto caemos en el error de suponer, además, que los firmantes, los fascistas y antifascistas, están equiparados, que firman sentados sobre una mesa de negociaciones. En la transición no hubo nada de eso. Unos (antifascistas) claudicaron frente a los otros (fascistas), con el agravante de que esta vez no necesitaron ser derrotados porque se vencieron a sí mismos.
Pero la historia no se puede cerrar en falso. No se puede tapar ni con mentiras ni con ocultaciones, como explicaron Marx y Engels, por lo que llegó el momento de la memoria, de rescatar la verdad y exhumar los cadáveres.
Como la verdad es revolucionaria conduce a la revolución, por lo que el partidismo vuelve, esta vez del lado de los antifascistas, aunque con 80 años de retraso.
Al partidismo sobre la guerra civil le está siguiendo -inevitablemente- el de la guerrilla antifranquista, también con retraso. Los maquis ya no son delincuentes; los delincuentes fueron los franquistas. La historia avanza -inexorablemente- y está llegando ya a los campos de concentración, los fusilamientos y la lucha clandestina porque la posguerra fue aún peor que la guerra.
Después le tocará el turno a la transición y dentro de algunas décadas la historia dirá otra verdad partidista y revolucionaria: que la transición no fue ni modélica ni pacífica, que hubo quienes lo dieron todo por continuar la lucha antifascista en las condiciones más difíciles, que fueron perseguidos y asesinados por los mismos de siempre y que a ellos se le sumaron los vendidos y los renegados de todos los colores.
La historia te lo da y te lo quita todo, pero siempre con retraso. Esa es la diferencia entre ella y la política, entre el pasado y el presente, entre la teoría y la práctica, entre la retaguardia y la vanguardia.
A diferencia de los revolucionarios, los académicos pueden esparar, no tienen prisa. Los documentos y los legajos tardan en perder su secreto para llegar a los archivos. Hay otros que jamás aparecerán, pero la lucha no puede esperar sentada a que lleguen los arqueólogos. Ni siquiera puede esperar a las bibliotecas porque no es lo mismo hacer la historia que escribirla.
Para hacer historia a cada cual le basta con saber que ha tomado el camino correcto (que es el de la lucha), que está con las masas porque son ellas quienes la hacen y no las élites, los personajillos y los fantoches que la televisión encumbra en cada momento.
Esto es lo elemental, lo que todos saben o deberían saber. Sin embargo, a cada paso nos encontramos con lo contrario: con toda esa calaña que desprecia e insulta a las masas porque no votan a quien deberían, mientras elogian al primer patán que aparece ante los micrófonos. Pues bien, el futuro no pertenece a éstos sino a aquellos, los despreciados. Son ellos quienes hacen la historia y son ellos los que merecen toda la atención.
Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

2 comentarios

  1. Fantástico artículo. Gracias

  2. Partisana&Campesina

    «…toda esa calaña que desprecia e insulta a las masas porque no votan a quien deberían, mientras elogian al primer patán que aparece ante los micrófonos»: acaso, ¿las masas no se equivocan nunca? La superioridad tanto moral, como intelectual y poiética de la vanguardia (y la necesidad de una dictadura de una VANGUARDIA proletaria) reside precisamente en eso: en que la masa en tanto que masa (como la masa del pan, o de la arcilla, o de la mezcla de alimentos para producir un gazpacho o cualquier otra sopa popular, campesina, obrera) es maleable ya que en sí misma su plástica y dinámica moldeabilidad la hace ir de un lado para otro sin apenas poseer algún tipo de consciencia de sus balanceos, de sus movimientos,…

    Hoy más que nunca se necesita de esa VANGUARDIA que sea ejemplar, modélica y que tire del carro de las masas en una dirección que la historia no tenga más remedio que darle la razón a la VANGUARDIA.

    Pero la suciedad de masas contaminadas por la putrefacción de la destructividad consumista pornocapitalista hace hoy de esa levadura social de la historia algo sumamente repugnante, tóxico, pasivo, desechable,… De ahí el impacto que sobre ella obtiene lo que se ha venido en llamar subcultura de las drogas adulteradas: con aquello del sexo (con ETS a mansalva y de imposible diagnóstico y peor remedio o cura), droga (con adulteraciones) y R&R (que ya es un puto delirio de ruido y sinsentido). Y hoy, por desgracia, ese tercer mundo ideológico está saturado de espectros miserables que creen que sólo existe una Idea de Libertad y que su libertad por serlo es la mejor, la única de preferencia sensiblera e irracionalidad absoluta ya que consiste tan sólo en un dejarme hacer/dejarme pasar/y un dejadme en paz que «yo» pueda hacer lo que me dé la real gana con mi puta y jodida mala vida hasta quitarme del medio en cuanto yo quiera o a mí se me ponga en las narices o se me dé la más mínima oportunidad para dejarme morir, pero que nadie me diga nada ni me incite a dar mi puta vida por un ideal colectivo que nos ayude a tod@s a superar este jodido y criminal infierno tanatocrático.

    Y esa masa hoy por hoy sólo sirve para ser carne de drogadicción adulterada y alienación miserable. Y apostar por ella no es sólo perder la batalla, sino la guerra de la actual lucha de clases.
    Así que será necesario crear otra vanguardia que sea preferible a la que usa el micrófono de la Falsimedia criminal pornocapitalista para traicionarnos. Y esa vanguardia es hoy más urgente y necesaria que nunca antes en la historia. Y no tenemos apenas tiempo para seguir esperándola. Pues como en el poema de Kavafis ya no podemos seguir esperando a los bárbaros, porque la barbarie hoy tiene el mismo rostro tanatocrático que el de la presunta civilización pornocapitalista.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*