Jonan, déjalo ya anda

Que el actual secretario general de derechos humanos y convivencia del gobierno autonómico español sito en Gasteiz sea un ex miembro de HB puesto a dedo por el PNV (también fundador de Elkarri y de Lokarri ), no es para nada casualidad. Como tampoco lo es que ande aintzane ezenarro por esos andurriales. El PNV de toda la vida ha sabido, y el presente se lo ha confirmado, que la linea que separa al nacionalismo socialdemócrata más decadente se difumina con el jeltzalismo liberal que sabe hacer mejor postureo y que existen ciertos intereses comunes derivados de cierta condición social. De ahí a pillar cacho, cargo, apariciones estelares en EITB o butaca, a veces hay un solo paso.

Jonan fernández cual Che Guevara hace unos días nos aleccionaba a “alzar la voz”. ¿Para qué sería? ¿Para denunciar que el sistema carcelario y sus colaboradores habían llevado a la muerte a otro militante revolucionario? ¿Quizás lo hacía para que mostrásemos la repulsa ante la asquerosa estrategia de sabin etxea de apalear a la juventud, desalojar y saquear sus locales? ¿O quizás se trataba de una llamada a la acción contra el robo y maltrato permanente de la burguesía  hacia la clase trabajadora vasca?

Está claro que para todo eso no puede ser porque el partido que le paga los servicios cumplidos es junto a otros responsable y eso de morder la mano del que te da de comer y te paga las corbatas ya se sabe que no es buen negocio. Y no hay que incomodar tampoco a los que abren boquetes en la cabeza a pelotazos quedando impunes cuando se les saluda por las mañanas antes de entrar al despacho.

De lo que está preocupado jonan es de las pintadas. Lo otro, por supuesto, se la suda. Ya se sabe que en Euskal Herria un contendedor de basuras, un cajero automático o una pared tienen muchísimos más derechos humanos que cualquier persona que reivindique justicia así que tampoco hacía falta que jonan se esforzase en recordarlo.

Jonan no tiene suficiente con intentar lavar el cerebro y programar estudiantes que estarán destinados a la explotación para que sean sumisos al poder sino que además es capaz dar lecciones de “pedagogía política” afirmando que “en el juego de las relaciones políticas, de las reivindicaciones, de las luchas y peleas que se dan en una sociedad por unos objetivo o por otros, es fundamental respetar unas reglas de juego y actuar de acuerdo a los derechos humanos”.

Y es que ese es el problema, que las “reglas del juego” son precisamente las reglas impuestas por estados y burguesías mediante la violencia. Y es que las reivindicaciones, las luchas y peleas que se dan en una sociedad son precisamente para romper esas reglas, sino no son tales. Son por ejemplo las “reglas del juego” las que niegan con las armas que Euskal Herria se autodetermine o que la clase trabajadora recupere lo que es suyo. Por lo que jonan, como todos los estómagos agradecidos y aspirantes, no es que esté preocupado por unas pintadas sino porque no exista convivencia en medio de la opresión. Eso que de toda la vida se ha llamado pax romana. Ya que esa “convivencia” está levantada bajo el monopolio de la violencia de los amigos de jonan.

Por cierto jonan, felicitaciones por el proyecto de leyes presupuestarias urgentes para 2019 cuya primera medida incluyó subir el sueldo al lehendakari y sus colegas de altos cargos sin derecho a enmienda.

 

(Borroka Garaia da!)

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*