JON KEPA PRECIADO. Sobre la huelga de hambre de Patxi Ruiz y los pasos dados

Cartas desde prisión:

Del preso político vasco Jon Kepa Preciado Izarra

Cárcel de Córdoba

Sobre la huelga de hambre de Patxi Ruiz, y los pasos dados

Este escrito lo comienzo al cabo de unos días de la finalización de la huelga de hambre de Patxi Ruiz. Viendo el modo de lucha de Patxi, está claro que el final de este asunto podría haber sido de forma diferente y esto hubiese tenido su influencia en este escrito, igual no en el contenido, pero sí en la manera de escribirlo. A lo largo del periodo de lucha, las noticias que recibí reforzaban desde un principio las reflexiones que quería hacer públicas. Porque desde el inicio, empezamos a sospechar que alrededor de la lucha de Patxi se hacía patente la situación política que vive Euskal Herria, sobre todo en lo referente al tema de presos y presas políticas. Y más tarde o temprano todos hemos tenido ese sentimiento y seguramente los que estáis en la calle habéis tenido más elementos para hacer esta reflexión.

Me han tenido muy informado por teléfono y por carta, aunque solían llegar tarde. Mientras estaba confinado, me he sentido muy cerca de Euskal Herria, muy cerca de las personas que habéis llenado las calles.

Las noticias sobre la situación de Patxi, las acciones realizadas en muchos lugares, el compromiso de los huelguistas de hambre, las movilizaciones de mucha gente, las iniciativas de otros compañeros presos y también las excusas, los relatos y la ruindad de seguidores de un sector, han dado colores más vivos a la situación que conocemos y vivimos en Euskal Herria. Yo creo que nadie se ha perdido en la niebla inicial y está más que claro donde está cada uno en lo que respecta al Conflicto Político sobre el tema de presas y presos políticos.

No me ha extrañado la demostración que un sector ha realizado por la apuesta del individualismo y para hacer desaparecer la palabra solidaridad en la cárcel, porque llevan años y años demostrando lo mismo. Ellos en todo momento han salido al escenario, como ha ocurrido ahora, y han conseguido con sus actuaciones, reforzar mis principios y mis de decisiones. Han dejado claro que no tienen un recorrido digno y fructífero que ofrecer a los militantes políticos que estamos dentro. Su oferta pasa por el individualismo, por olvidar nuestro carácter político y por el camino que ofrece el sistema. Esa es su apuesta.

Pero realmente lo que nos tiene que interesar son las acciones, los compromisos y los avances vistos en la cárcel y en la calle. Sin lugar a duda, esas iniciativas junto a la lucha de Patxi, han sido lo que han marcado este mes.

Hace unos años el camino revolucionario recuperó su presencia y cada vez ha sido mayor. Por ejemplo, la gente que está organizada en torno a la Amnistia, lleva años trabajado y dejando claro que el asunto de presos políticos no puede darse por finalizado o superado y que la lucha en favor de la Amnistia es imprescindible, no solo en este tema sino también para dar una solución al conflicto.

En este periodo de lucha, dando apoyo a Patxi y legitimidad a la lucha incorruptible y coherente, las acciones y compromisos que se han creado quieren decir que en Euskal Herria el carácter luchador y revolucionario que nos ha mantenido vivos no se ha perdido. Forma de ser necesaria para hacer frente a la represión y a la explotación.

Como he dicho antes, gracias a las cartas me he impregnado del ambiente de la calle y en esas cartas he podido leer varios ejemplos. Un amigo me escribió “más o menos nos reunimos 70 personas y lo mejor fue que continuamente estuvimos gritando consigna tras consigna y eso no ocurría hace tiempo en una manifestación”. Un familiar decía “estos días estamos viviendo manifestaciones olvidadas de otros tiempos. También me ha servido para creer en el futuro y volver a casa ilusionada». Una joven navarra que no conozco escribía “no hemos vivido nunca una lucha de presos como ésta y para nosotros está siendo la primera experiencia. La lucha de Patxi ha fortalecido el vínculo con los presos y presas, teneros presente y volver a recordar que debemos luchar en vuestro favor».

Esto ha sido lo que la lucha ha conseguido y ahora os corresponde mantenerlo. Como en otros temas, en el de presos y presas no podemos ir dando saltos, no podemos despertar una vez al año, debemos mantener una línea clara. Como he dicho antes, un grupo de gente lleva organizada años entorno a este tema y la fuerza y la rabia demostrada este mes, lleno de movilizaciones, no se puede perder.

La lucha que comenzó Patxi se creó en una situación extrema, pero teniendo en cuenta la situación general de presas y presos políticos, se ve que el compromiso con la lucha tanto en las cárceles como en la calle, es tan indispensable como necesaria. Nosotras y nosotros somos una parte de un gran cuerpo, el cual no podrá avanzar sin nosotras. Ningún proyecto tendrá legitimidad sin presos y presas.

Dentro de las cárceles estamos los que nos consideramos militantes y nuestro proyecto y carácter son los que impulsaron otras generaciones. Nuestro compromiso es leal y coherente con los objetivos y la lucha. Pensamos y aportamos en colectivo y tenemos ganas de trabajar con la gente que comparte nuestras ideas y deseos. Este mes, los compromisos demostrados en numerosos lugares de Euskal Herria, quieren decir que mucha gente comparte los mismos deseos y necesidades. Hay que aprovechar el ambiente creado y cada uno, a su manera y desde su sitio, debe impulsar ese camino revolucionario y en el cual a los presos se nos considera militantes políticos válidos y no un simple número que aparece en la portada de un periódico concreto. Es nuestra responsabilidad proteger a presas y presos y es también tenemos la responsabilidad de mantener vivo el Proceso Liberador y a su vez, sustentar fuertemente el carácter luchador y rebelde de vascos y vascas.

Ahora nuevamente lo hemos demostrado y hemos actuado con responsabilidad, por lo que debemos estar contentos, porque estamos vivos, se mantiene en pie lo que algunos han dado por acabado.

Para finalizar, mando un abrazo a la gente que ha participando activamente en la calle, a la gente que ha demostrado su compromiso y rabia y sobre todo a la gente joven que ha realizado movilizaciones y acciones. Este paso que habéis dado fortalece la vía revolucionara, nos encontraremos en el camino.

Un beso a nuestros familiares y amigxs, sobre todo a la gente cercana a Patxi, y como no a nuestro compañero Patxi y a lxs que en las cárceles han demostrado solidaridad y coherencia. Más alto que nunca.

GORA GU TA GUTARRAK! JO TA KE AMNISTIA LORTU ARTE! BORROKA DA BIDE BAKARRA! GORA IRAULTZA SOZIALISTA!

Uztailaren 11n denok Murtziara!

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Comentar