Iban a condenar a un Coronel de la Guardia Civil por narcotráfico, pero justo el delito prescribió

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Granada ha absuelto al coronel de la Guardia Civil Francisco García Santaella de los delitos contra la salud pública y cohecho por los que la Fiscalía solicitaba nueve años de prisión. Los tres magistrados consideran «acreditado» el delito de narcotráfico, pero añaden que éste había prescrito en el momento en el que García Santaella fue imputado, según señala el fallo, al que ha tenido acceso eldiario.es. El tribunal considera que el cohecho no fue debidamente acreditado durante el juicio.

García Santaella estaba acusado de haber permitido la introducción de un alijo de hachís en la costa de Granada cuando era responsable del grupo antidroga de la Comandancia, con el rango de comandante, a cambio de recibir 120.000 euros.

Los magistrados afirman en su fallo que no pueden aplicar el tipo «superagravado» al coronel García Santaella porque la cantidad con la que se traficó no supera los 2.000 kilos de hachís y que no hubo participación de un buque en el mismo, por lo que los hechos presciben a los cinco años y no a los diez. El mando no resultó imputado hasta 2015 y la introducción de la droga se produjo a finales de 2005.

La operación de entrada de hachís se acordó entre los traficantes y el mando de la Guardia Civil para realizar en tres fases, con 2.000 kilos cada una. El tribunal considera probadas dos de las entradas, pero solo contabiliza para el cálculo de la prescripción una porque la otra era una coartada, con hachís de baja calidad y destinada a ser depositada en una «guardería» (escondite) e incautada por los agentes.

Del único alijo que se considera que llegó a entrar por la costa con destino a su posterior venta, la sentencia dice que «esa sustancia no se interceptó y el Tribunal no puede fundar su convicción sobre el peso de la misma a los efectos de la referida agravación específica». «Estimamos que con tal sustento solo podemos establecer hipótesis o conjeturas, pero no un estado de certeza sobre que la sustancia alijada alcanzara un peso superior al que permite apreciar la agravación del art. 370,3 del Código Penal», añade.

Ninguno de los dos traficantes en rebeldía fueron detenidos el día del desembarco y en la causa constan los testimonios de agentes antidroga de que Santaella impartió órdenes con retraso, lo que les permitió huir. También concluyen los jueces en que  el mando se dedicó a «escoltar» a uno de los traficantes en lugar de a perseguirlo, como él defendió.

Sospechas de connivencia de Asuntos Internos

En el retraso en la imputación de García Santaella influyó que Asuntos Internos de la Guardia Civil decidiera no judicializar su investigación contra el entonces comandante al considerar  que solo había actuado con «exceso de celo». La magistrada de Granada María Ángeles Jiménez llegó a imputar al jefe del Servicio de Asuntos Internos de la Guardia Civil en el momento de los hechos, el coronel Francisco Ortiz. La imputación, luego retirada, provocó el cese de Ortiz, quien entonces estaba destinado en la Asociación Pro Huérfanos de la Guardia Civil.

Un traficante marroquí y otro español habían sido grabados refiriéndose a un tal «Padre» en los pinchazos telefónicos. Al ser detenidos con la explotación de la operación, identificaron a esa persona como al coronel García Santaella. Ninguno de los dos declaró en el juicio por estar en paradero desconocido. Con todo, el tribunal valoró su declaración en fase de instrucción. La Asociación Unificada de Guardia Civiles (AUGC), que ha ejercido la acusación popular, solicitaba 13 años de cárcel para Santaella.

García Santaella ocupaba un puesto en la Dirección General de la Guardia Civil cuando eldiario.es reveló que estaba imputado por narcotráfico en abril de 2015. A las pocas horas, el coronel fue destituido por «pérdida de confianza». Al frente del instituto armado estaba entonces Arsenio Fernández de Mesa. El Ministerio del Interior que dirigía Jorge Fernández Díaz había firmado el 2 de febrero la concesión de la Cruz de Plata para el coronel, pese a que en ese momento los indicios ya se acumulaban contra García Santaella y estaba al borde de la imputación.

 

eldiario.es

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email