HUNGRÍA. Los trabajadores toman las calles contra la reforma laboral del Gobierno

Hace días que los trabajadores y trabajadoras de Hungría se están manifestando. El propósito de su ferviente actividad es protestar contra la reforma de la legislación laboral que el Gobierno, aprobó el pasado 12 de diciembre.

Según la nueva legislación, los capitalistas podrán exigir a sus trabajadores que trabajen hasta 400 horas extraordinarias al año (frente a las 250 horas que han trabajado hasta ahora), pagaderas en un plazo de tres años.

Los trabajadores han calificado la reforma de “derecho de esclavitud” y exigen que se apruebe un aumento del salario mínimo.

Por su parte, el Primer Ministro, Victor Orban, ha expresado quepara ganar más hay que trabajar más. Por si esto fuera poco, además ha calificado a los manifestantes de criminales y vándalos.

Hace unos días, el 14 de diciembre, unas 3.000 personas se reunieron frente al Parlamento en Budapest. Allí se produjeron choques de los manifestantes con la policía, que reparó en lanzar gases lacrimógenos para disolver a los concentrados.

Hubo, además, unos 50 manifestantes detenidos y, según se dijo unos 15 policías resultaron heridos.

Los manifestantes eran jóvenes en su mayoría y las movilizaciones se están extendiendo a otras ciudades de Hungría. En Pécs, por ejemplo, las manifestaciones también fueron significativas, pidiendo la “destrucción del castillo de naipes erigido por el gobierno”.

Hoy estaba convocada una manifestación en Budapest, y todo apunta a que será muntitudinaria. Es la primera vez que Orban tropieza con tantos manifestantes heterogéneos, agrupados por el rechazo a su política antiobrera. “¡Fuera Orbán!” fue la consigna más coreada durante la última manifestación.

La Hungría actual reedita el Imperio Austro-Húngaro de hace un siglo, un país bajo el control de Alemania, que no mueve un dedo sin el consentimiento de Merkel, la “gendarme” de Europa.

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

2 comentarios

  1. Pero Orban (y, por extensión, todos esos en los que estáis pensando):
    ¿No habíamos quedado en que son los inmigrantes los que precarizan las condiciones laborales de los trabajadores ‘autóctonos’?
    ¿No respondía el ascenso de las extremas derechas a la amenaza que supone para los trabajadores del país la entrada de inmigrantes?
    ¿No dicen estar esos partidos contra el neoliberalismo y la Unión Europea?
    A ver si va a resultar que la extrema derecha no es más que la rama violenta del capitalismo y éste, a su vez, va a ser el verdadero responsable de aumento de la pobreza y la desigualdad, a nivel nacional e internacional… como de costumbre.

    Come on, Orban (and, by extension, all those that you all are thinking of):
    Hadn’t we agreed that it is immigration that makes work conditions worse and worse for the indigenous workers?
    Wasn’t the rise of the extreme right a response to the threat that the entry of illegal immigrants means for the workers of a country?
    Don’t those parties say to be against neoliberalism and the European Union?
    Perhaps the extreme right has turned out to be nothing but the violent branch of capitalism and this, in turn, is truly responsible for the rise of poverty and inequality, both at a national and an international level… as usual.

  2. Muchos trabajadores también llamaron «traidor» a Orban durante las protestas…
    … trabajadores que votaron a un extremista de derechas y confiaban en él…
    Eso dice mucho de esos trabajadores…

    A lot of workers also called Orban a «traitor» during the demonstrations…
    … workers who voted a far right-winger and trusted him…
    That says a lot about those workers…

Comentar

A %d blogueros les gusta esto: