Homenaje a la madre y sus seis hijos asesinados por el fascismo

En el verano de 1936, primer año de la Guerra Civil, mientras el marido de Juana se encontraba en el frente, ella embarazada y sus seis hijos menores fueron expulsados del pueblo. Casi 80 años después, sus cuerpos aparecieron en la sima de Legarrea confirmándose todos los rumores e investigaciones realizadas a lo largo de años: el asesinato a manos del fascismo de Juana Josefa, de 38 años; Asunción, de año y medio; José, de 3 años; Martina, de 6 años; Pedro Julián, de 9 años; Antonio, de 12 años; y Joaquín, de 16 años.

Representantes del Gobierno de Navarra, de asociaciones memorialistas y del pueblo de Gaztelu han rendido hoy un homenaje a Juana Josefa Goñi Sagardia y sus seis hijos, asesinados el 30 de agosto de 1936.

Tras el hallazgo estos últimos meses en la sima de Legarrea de los cuerpos de Juana Josefa Goñi Sagardía y seis de sus siete hijos desaparecidos en el contexto de la Guerra Civil, hoy se ha celebrado en la sima el acto de inauguración de un monolito en recuerdo de estos hechos.

Posteriormente, ha tenido lugar en la plaza de Gaztelu, en presencia de la consejera de Relaciones Ciudadanas e Institucionales, Ana Ollo, representantes municipales y vecinos, la entrega a los familiares de los restos mortales, acto en el que también ha estado presente la consejera de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local, Isabel Elizalde.

En este lugar se ha realizado un homenaje a la familia Goñi-Sagardia, en un acto de reparación en el que han intervenido la consejera Ollo y una representación municipal, junto con los vecinos y familiares, informa el Gobierno de Navarra en un comunicado.

Ollo ha agradecido al Ayuntamiento de Gaztelu «su trabajo y colaboración en este acto» y ha explicado que la exhumación de Juana Josefa Goñi Sagardía y sus seis hijos ha requerido del trabajo de muchas personas y asociaciones memorialistas.

Gracias a ellas, ha destacado, «finalmente, el año pasado, en el marco del plan de exhumaciones impulsado por el Gobierno de Navarra, la Sociedad de Ciencias Aranzadi, con la colaboración del grupo de espeleología Satorrak, consiguió culminar el trabajo y certificar el relato que había llegado hasta nuestros días».

Hoy, ha añadido, 81 años después, «las instituciones, los familiares, las asociaciones memorialistas y la sociedad en general participamos en este acto de homenaje y reconocimiento a aquellas víctimas inocentes que finalmente van a encontrar un descanso digno y un recuerdo permanente de esta dura lección de la historia».

La consejera ha aludido al cariño que tanto el Ayuntamiento de Gaztelu como los vecinos y los familiares han puesto en la preparación de este momento, en el que «queremos acompañaros para transmitiros el apoyo y afecto que os faltó durante demasiado tiempo».

Tras el acto de homenaje, se ha procedido al traslado de los cuerpos desde la plaza hasta el cementerio donde han sido inhumados.

 

deia/eitb

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

6 comentarios

  1. Ya es hora de que se rescate del olvido acontecimientos como este. A ver si cunde el ejemplo y se van abriendo fosas…

  2. Jose Conde Gonzalez

    Sus horribles asesinatos seran vengados

  3. Sin restar un ápice a la crueldad del suceso, es necesario rigor en la información. Esta matanza no forma parte de la represión y asesinatos cometidos por los fascistas en la Nafarroa del 36. De hecho hubo intentos de esclarecer lo ocurrido en los años inmediatos por parte de un militar de graduación partidario del franquismo ( familiar de los asesinados ).

  4. Eso no es cierto. No pretendamos disculpar el asesinato de esta familia a manos de los fascistas. No existe disculpa ni perdón posible para los asesinos

  5. Antonio Somoza

    Para Txomin: decir que este crimen cometido en Gaztelu, en el norte de Navarra en agosto del 36 con todo el territorio controlado por las partidas carlistas no se puede considerar represión porque hubo un militar, familiar de los asesinados, que intentó aclararlo es como decir que Lorca no fue víctima de la represión porque los falangistas hermanos Rosales, amigos del poeta, trataron de esclarexer su asesinato a manos de una partida de falangistas.
    Las motivaciones pudieron ser políticas, morales, económicas o de otra índole, pero fueron posibles por el control que militares y requetés establecieron en Navarra y por las políticas de exterminio defendidas por el general Emilio Mola desde antes del golpe militar, de manera reservada, y totalmente públicas desde el mismo 18 de julio.

  6. hay que poner los nombres de los autores

    hay que poner en la placa conmemorativa los nombres de los autores de los asesinatos…para quie sea «»memoria historica verdadera y completa.»

Comentar

A %d blogueros les gusta esto: