Galicia y País Vasco votan con el temor al virus de la derecha en todas sus acepciones

La correlación de fuerzas (electorales y no) no es la mejor para la izquierda en casi sitio alguno. Las concesiones y adaptaciones al sistema de direcciones entreguistas, ha dejado en sus casas a miles de militantes que, presos del abatimiento, cuando no de la desorganización y el desánimo, han decidido dar un paso al costado. Sin embargo, la lucha de clases no se detiene, la crisis con miseria para miles de trabajadores sigue ahí, y las perspectivas son demoledoras. No parece que un tripartito PSE/UP/Bildu en la Comunidad Autónoma Vasca o PSOE/BNG/UP en Galicia, vaya a servir para poner en solfa un sistema que, irreversiblemente, trae en sus entrañas la injusticia y la explotación. En este contexto, muchas personas -en especial en barrios obreros- no acudirán hoy a las urnas para engrosar así la abstención. La izquierda reformista y parlamentaria sigue alejada de esa realidad, sin pararse a analizar qué está pasando. La consigna perversa y acomodaticia de que las cosas se cambian desde adentro, los arrasó.

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Comentar

A %d blogueros les gusta esto: