FRANCIA. Octava jornada de lucha de los chalecos amarillos; han vuelto a ser reprimidos por la policía

Hoy han vuelto a participar miles de chalecos amarillos en una nueva jornada de protestas en Francia. Como se sabe, éstas se llevan a cabo contra las políticas económicas de Emmanuel Macron y también para protestar por la detención de uno de los líderes de las movilizaciones, que se extienden ya desde hace ocho semanas.

En París, la primera protestadel movimiento en este 2019 se llevó a cabo -en una primera instancia- en el ya conocido escenario de los Campos Elíseos, la que no presentó altercados por parte de los participantes ni agresiones de la policía.

Pero, pasadas las 14:00 horas, miles de manifestantes se agruparon entre el Ayuntamiento y la Asamblea Nacional; esta vez si que fueron reprimidos por efectivos de la policía quienes atacaron la columna humana con gases lacrimógenos, desatándose varias barricadas en las calles de la capital del país.

También en otras ciudades francesas también se registraron multitudinarias manifestaciones.

Por su parte, el ministro del Interior, Christophe Castaner, hizo un llamado «a la responsabilidad y al respeto de la ley», que, además de reprimir, es lo único que saben hacer. Nada, por supuesto, de acceder a las justas demandas de la ciudadanía.

Recordemos que, hasta ahora, el Gobierno de Macron únicamente ha ofrecido migajas, que no han sido aceptadas por sus gobernados.

Los chalecos amarillos continuarán, pues, con las movilizaciones.

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Un comentario

  1. Partisana&Campesina

    Los chalecos amarillos deben tomar ejemplo de la Resistencia Antifascista. Y dejar de ir como corderos al matadero.

    Las movilizaciones de la clase obrera no tienen que ser procesiones laicas al modo de las conmemoraciones católicas del cristianismo inventado por las jerarquías. Ni siquiera los primeros cristianos fueron tan pasivos como la historia de la jerarquía católica pretende dibujarlos para las mentes infantiles y la subcultura hecha para l@s turistas alienad@s e inconscientes.

    El día en que tomemos buena nota de que a los nazifascistas (que no son más que el mismo puto sistema pero con distintos collares pseudoliberales) se les ha de ganar por las armas y ejerciendo la razón que ellas nos dan, entonces sí que empezará a cambiar el miedo de bando y, por supuesto, nuestra historia. Hasta ese día seguiremos recibiendo golpes y hostias sin más sentido que el de volver resignadamente a casa con las orejas gachas… y masticando el polvo de la derrota. Como si fuera inevitable asumir el desorden que nos imponen como Orden y Progreso.

    Ya está bien de aguantar (h)ostias a mogollón y sin ton ni son…

    La revolución sí que es y será siempre una cuestión de ¡armas tomar! Y habrá que saber ponerla al día con razón teórica y con racionalidad práctica constante y sonante.

Comentar

A %d blogueros les gusta esto: