FRANCIA. Desalojan en París a familias «okupas» latinoamericanas

Unas 150 personas mayoritariamente latinoamericanas -incluidas familias con niños, mujeres embarazadas y algunos con discapacidades físicas o mentales-  fueron expulsadas por la fuerza pública de una fábrica abandonada que ocupaban desde comienzos del año en la ciudad de Saint-Ouen, a las afueras de París.

“Yo llegué allí porque no tenía donde vivir. Soy padre de dos niños y, al igual que todos nosotros, no tenía a donde ir”, cuenta Carlos, un joven oriundo de Cartago, Colombia.  El caso de Aurora Torres y su esposo Eduardo es similar: aunque los dos tienen trabajo, lo que perciben no les alcanza para pagar unos 1800 euros de alquiler y mantener a sus dos hijos. En Francia, el salario mínimo mensual es de 1171 euros. Las deudas comenzaron a ahogarlos y, en consecuencia, decidieron instalarse en la fábrica vacía por un tiempo.

Su paisano, Edwin Bravo, llegó a Francia huyendo de la extorsión y las amenazas de muerte de los paramilitares de extrema derecha que comandan en Buenaventura, el principal puerto del Pacífico colombiano.  Su solicitud de asilo le fue negada y, hace un tiempo, se quedó sin trabajo. “No podía seguir pagando el alquiler de la casa en la que vivíamos con mi mujer y mis dos hijos. Entonces, cuando nos hablaron de ese lugar, decidimos vivir ahí”, dice.

La fábrica hasta hoy “okupada» es propiedad de la ciudad de Saint-Ouen.  La alcaldía local esgrime como argumento para la expulsión de sus habitantes la construcción de una escuela en esa edificación.

Pero hasta el momento “no existe ningún permiso para transformar la fábrica en establecimiento escolar.  El proyecto no será tratado sino hasta el año 2022”, afirma la DAL, la asociación por el derecho a la vivienda, que libra en Francia un combate por una vivienda digna para todos y el cese de las expulsiones.

“En los últimos meses se presentaron incendios y escapes de agua que representan un peligro para las personas que viven al interior”, justifican las autoridades de la ciudad. “Falso”, responden las familias y aseguran que estaban dispuestas a pagar un alquiler en la fábrica si lograban llegar a un acuerdo con la alcaldía. Denuncian que nunca fueron escuchados.

Pese a la movilización de los latinoamericanos que habitaban la fábrica, ninguna autoridad los recibió, confirma la DAL. Para los dirigentes de esta asociación, a la evacuación precipitada llevada a cabo este martes subyace otra razón: “las expulsiones se hacen más frecuentes durante las vacaciones de verano porque existen leyes que impiden desalojar y sacar a la gente a la calle en período escolar y durante el invierno”.

Algunas pocas de estas familias latinoamericanas, aquellas que cuentan con niños menores de tres años o con alguna discapacidad, fueron ubicadas este martes, y por un plazo máximo de cinco días, en centros de acogida para personas en dificultad.

Nancy, una boliviana que llegó hace dos años a Francia con su hijo de 8 años.  “Nosotros no somos de delincuentes. Somos familias latinoamericanas pobres que queremos trabajar, que queremos integrarnos a la sociedad francesa.  Mi hijo va a la escuela. Yo aprendo el idioma cada día. Y, ahora, no tengo a donde ir.  ¿Dónde voy a dormir? Qué solución van a dar a las familias que no tenemos un lugar para vivir.  ¿Dónde están los derechos humanos que, supuestamente, Francia garantiza a la gente?”.

 

http://es.rfi.fr/francia/20190731-francia-desalojo-latinoamericanos-okupa-paris

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*