FILIPINAS. Comunicado del comunista «Nuevo Ejército del Pueblo» en su 50 aniversario de lucha armada

«Nosotros somos el Nuevo Ejército del Pueblo:

Con motivo del 50 aniversario de la fundación del verdadero ejército de los filipinos, el Nuevo Ejército del Pueblo (NEP), los combatientes rojos y los comandantes en Mindanao del Sur, junto con nuestras decenas de miles de milicianos populares, reiteramos nuestro compromiso de servir al pueblo y al revolucionario armado, llevando adelante la guerra popular hasta la victoria y para la construcción del socialismo. Dado que el régimen de Estados Unidos-Duterte se está deteriorando y se convierte cada día más en un régimen títere más fascista, corrupto y antipopular desde Marcos, el camino de la resistencia armada revolucionaria está más claro que nunca.

El año pasado se volvió a demostrar el claro contraste entre los combatientes rojos del NEP y las brutales bestias de las autodenominadas Fuerzas Armadas de Filipinas (FAF). Mientras que el NEP sirve sistemáticamente a los intereses y al bienestar de los trabajadores, campesinos, indígenes y todos los demás sectores de la sociedad, el enemigo fascista en Mindanao del Sur se ha reducido claramente a un grupo de hooligans organizados, rabiosos y salvajes mercenario, como brazo violento de la clase dominante de los terratenientes, burguesía compradora y burócratas capitalistas, como Rodrigo Duterte y sus amos imperialsitas.
Imagini pentru NPA FILIPINAS
El fascismo de las FAF en la región, bajo la ley marcial de Duterte, ha rivalizado y en muchos casos superado, a los días oscuros de la ley marcial de Marcos. Los ejércitos extrajudiciales no solo se han convertido en un forma de dinero extra para las brutales tropas de las FAF, disfrutando de un claro apoyo de Duterte, que les ofrece impunidad. Desde febrero de este año, las tropas de las FAF han logrado secuestrar y detener durante casi 2 días a dos niñas menores de edad en Kitaotao, Bukidnon; asesinar a un estudiante indígena en Talaingod, Davao del Norte, y matar a 2 civilen es en Mabini, Valle de Compostela. En lo que respecta a Duterte y las FAF, la vía sanguinaria de muertes y abusos bajo la ley marcial en Mindanao es parte de una estrategia para perpetuar a Duterte en el poder y de escapar de la responsabilidad de los crímenes por él cometidos contra el pueblo.
Sin embargo, al no lograr avances significativos contra el NEP, las FAF en la región han recurrido a todo tipo de noticias falsas y tejemanejes, que muestran su fracaso total en la campaña de contrainsurgencia, que llaman Oplan Kapayapaan (*). Hicieron una gallina de los huevos de oro del Programa de Mejora de los Medios de Subsistencia e Integración (E-CLIP, por sus siglas en inglés), del cual sus funcionarios se embolsaron millones de dolares, mientras ayudaban a los que se habían entregado anteriormente, pero ​​ acorralaban a campesinos e indígenas y los obligaban a rendirse como si fueran miembros del NEP. Las tropas de las FAF emplean tácticas de presión para forzar a los consejos tribales a inventarse las denominadas «declaraciones», obligandoles a nombran al PCF, al NEP como enemigos. En poco tiempo, sin embargo, los expertos de las FAF tendrán que explicar porqué las guerrillas rojas son todavia capaces de lanzar ofensivas tácticas contra sus tropas o rechazar sus ataques en las áreas previa y supuestamente «limpiadas» de «influencia comunista».
El Comando Mindanao del Este de las FAF ha hablado ya de la necesidad de unas  conversaciones de paz, insistiendo en el «papel crucial» de las unidades de gobierno locales y otros agencias del gobierno reaccionario. Con bonitas palabras y falsas intenciones de paz, las FAF realmente quieren subvertir la autoridad civil y garantizar que los grupos paramilitares den un mayor impulso a la línea fascista en su campaña de contrainsurgencia. El enemigo desea desesperadamente asegurarse de que estas conversaciones de paz locales se lleven a cabo en conjunción con su campaña de intimidación y hostigamiento psicológico, la manipulada entrega masiva de civiles, junto con desapariciones, bombardeos, evacuaciones forzadas y asesinatos extrajudiciales.
Mientras tanto, el Nuevo Ejército del Pueblo de la región continúa siendo el centro de gravedad de la esperanza y la lucha ferviente de las masas para resistir firmemente al actual régimen tiránico de los Estados Unidos y Duterte. Cincuenta años después del inicio de la lucha armada revolucionaria, el NEP sigue siendo, como ha demostrado ser con creces, el principal instrumento del pueblo filipino para la proclamación de una democracia nacional genuina, para derrotar al imperialismo, al feudalismo y al capitalismo burócrata impuesto por los Estados Unidos.
Templadas por los hechos y las diificultades de la Guerra Popular, las unidades del NEP en Mindanao del Sur pueden ajustar rápidamente su modo y conducta de trabajo político y militar teniendo en cuenta la favorecedora situación militar. Durante la implementación del Plan Oplan Bantay Laya 1 y 2, cuando la región se convirtió en el objetivo prioritario de la brutal campaña de contrainsurgencia, el NEP en Mindanao del Sur se fortaleció en número y habilidades en la guerra de guerrillas. Todos los indicios, incluyend sobre todo el recrudecimiento del fascismo como resultado de una mayor militarización de las FAF, apuntan a que el NEP supere los desafíos actuales para convertirse en un Ejército Popular mucho más fuerte, resistiendo las campañas de agresión del enemigo y más creativo para avanzar en la revolución. .
Imagini pentru NPA FILIPINAS

Las unidades del NEP en la región también pueden ayudar a las masas campesinas e indígenas a emprender la revolución agraria para conservar su derecho a cultivar y hacer campañas por un reparto más justo, salarios mejores, precios más altos para sus productos y mejores condiciones laborales. Asimismo, han ayudado a las organizaciones de masas y a los órganos de poder popular en su campaña contra la intrusión de compañías multinacionales, corporaciones mineras y grandes plantaciones, que amenazan con expulsar a los indígenas y campesinos de sus granjas y tierras ancestrales.

Con el apoyo inquebrantable de las masas y el liderazgo del Partido Comunista de Filipinas, las fuerzas del NEP en Mindanao del Sur se animan a seguir esforzándose en la lucha, también a la hora de llevar a cabo nuestras tareas urgentes marcadas por el plan quinquenal del PCF, que incluye el derrocamiento del actual régimen fascista estadounidense-Duterte, librando la lucha antifascista, antifeudal y antiimperialista, y a avanzando la Guerra Popular a la fase avanzada de la etapa defensiva estratégica.
Al servir al pueblo y promover ante todo sus intereses el NEP en Southern Mindanao define con claridad su carácter de clase y asegura que los años venideros verán logros cada vez mayores en la lucha armada revolucionaria. Para los combatientes comunistas y los comandantes en la región no hay mejor manera de celebrar esta ocasión trascendental que continuar resueltamente la Guerra Popular hasta nuestra victoria final.
RIGOBERTO F. SÁNCHEZ
Portavoz,
Comando de Operaciones Regionales del Nuevo Ejército del Pueblo,
Región de Mindanao Sur

*Operacion Oplan Kapayapaan: operacion del gobierno de Duterte para acabar con la influencia del PCF entre trabajadores, indigenas y campesinos, que incluye acciones propagandisticas junto a actividades paramilitares y la invencion de falsos positivos entre la poblacion civil.

Traducido por Cuestionatelotodo
Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email