Esto es C´s: Se abstuvo en octubre en derogar la cadena perpetua y ahora está por endurecerla aún más

Ciudadanos ha anunciado por sorpresa una enmienda en la que va más allá que los populares y piden endurecer la prisión permanente revisable, a pesar de que en octubre se abstuvieron y dejaron sólo al PP en el debate en el que se daba luz verde a iniciar la derogación de la pena. Entonces, la formación naranja puso en tela de juicio la constitucionalidad de la medida y llegó a hablar de «demagogia punitiva»  sin embargo, hoy y mientras el TC se pronuncia sobre el recurso de inconstitucionalidad que presentó el PSOE, ha anunciado una enmienda para mantenerla en su redacción actual, endureciendo eso sí los plazos y requisitos para que los condenados puedan salir a la calle accediendo a permisos y beneficios penitenciarios.

c.ser

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

4 comentarios

  1. Una muestra bien palpable de lo mal que se usa el término «populismo». Se está creando la imagen de que el populismo es lo que hacen las izquierdas en su arte demagógico de engañar al pueblo con propuestas utópicamente irrealizables. Sin embargo, el populismo es otra cosa bien distinta…

    El populismo es un fascismo de derechas. Es el embrutecimiento más visceral de las pasiones irracionales. De ahí que en Derecho Penal se denomine como populismo punitivo a aquella opción que más que con la justicia tiene ver con la satisfacción irracional del odio personal y la venganza. Es una especie de encarnizamiento institucional contra aquellos que caen en la diana discriminatoria de las distintas opciones de poder (político, económico, cultural, etc). Sin llegar a analizar NUNCA las acciones previas a la consumación de delitos.

    El populismo punitivo es una herramienta de discriminación clasista donde se pone la lupa de aumento en aquellos delitos cometidos por sujetos que malviven en condiciones miserables y que están abocados a cometer múltiples delitos (en algunos casos como consecuencia de la mala socialización previa de esos sujetos).

    Para que se posea a experiencia de la «naturalización» del complejo social de la obediencia a la Ley el populismo punitivo deja en suspenso el análisis de las relaciones sociales de dominación donde malviven los sujetos más miserables y, por tanto, eleva a categoría indiscutible la perversidad de sus actos.

    Una visión diferente de las situaciones sociales nos mostraría que no hay nada natural en las condiciones de miseria donde son obligados a malvivir los sujetos más condenados a las malas condiciones de covivencialidad. Pero esto no se quiere NUNCA plantear. De ahí que el populismo punitivo lo tenga superclaro: hay que marginar, discriminar, aislar aún más a esos sujetos. Con lo que desde el origen del problema hasta su finalización lo único que se consigue es cerrar un círculo vicioso de perversiones sociales. Pero, eso a los sujetos «liberales», presos de las categorías del fascismo ideológico, les da igual.

    Por eso, no hay nada más anómalo que llamar «liberales» a aquellos sujetos neofascistas (aunque ellos se creen que son neoliberales) que odian con tanto ahínco la lucha común por unas condiciones materiales de libertad para todos y por el bien de todos.

  2. Una muestra bien palpable de lo mal que se usa el término “populismo”. Se está creando la imagen de que el populismo es lo que hacen las izquierdas en su arte demagógico de engañar al pueblo con propuestas utópicamente irrealizables. Sin embargo, el populismo es otra cosa bien distinta…

    El populismo es un fascismo de derechas. Es el embrutecimiento más visceral de las pasiones irracionales. De ahí que en Derecho Penal se denomine como populismo punitivo a aquella opción que más que con la justicia tiene ver con la satisfacción irracional del odio personal y la venganza. Es una especie de encarnizamiento institucional contra aquellos que caen en la diana discriminatoria de las distintas opciones de poder (político, económico, cultural, etc). Sin llegar a analizar NUNCA las acciones previas a la consumación de delitos.

    El populismo punitivo es una herramienta de discriminación clasista donde se pone la lupa de aumento en aquellos delitos cometidos por sujetos que malviven en condiciones miserables y que están abocados a cometer múltiples delitos (en algunos casos como consecuencia de la mala socialización previa de esos sujetos).

    Para que se posea esa experiencia de la “naturalización” del complejo social de la obediencia a la Ley, el populismo punitivo deja en suspenso el análisis de las relaciones sociales de dominación donde malviven los sujetos más miserables y, por tanto, eleva a categoría indiscutible la perversidad de sus actos.
    Una visión diferente de las situaciones sociales nos mostraría que no hay nada natural en las condiciones de miseria donde son obligados a malvivir los sujetos más condenados a las malas condiciones de convivencialidad. Pero esto no se quiere NUNCA plantear. De ahí que el populismo punitivo lo tenga superclaro: hay que marginar, discriminar, aislar aún más a esos sujetos. Con lo que desde el origen del problema hasta su finalización, lo único que se consigue es cerrar un círculo vicioso de perversiones sociales. Pero, eso a los sujetos “liberales”, presos de las categorías del fascismo ideológico, les da igual.
    Por eso, no hay nada más anómalo que llamar “liberales” a aquellos sujetos neofascistas (aunque ellos se creen que son neoliberales) que odian con tanto ahínco la lucha común por unas condiciones materiales de libertad para todos y por el bien de todos.

    Ciudad*anos es un grupo político neofascista que practica a babor y a estribor el populismo punitivo. Ha nacido para exonerar, para disculpar, para exculpar a los sujetos dominantes de las clases explotadoras de sus crímenes. Hoy que estaba siendo evidente para todos como es el funcionamiento real del sistema de explotación capitalista y cómo produce, reproduce e imparte injusticias por doquier, este grupo de neofascitas pseudoliberales viene a encubrir los crímenes, los delitos de guante blanco para ser los portavoces del populismo punitivo más visceral, brutal y amarillista. Tiene sus precedentes en el sindicalismo amarillista nacionalcatólico que fue implantado a base de catequesis y encíclicas vaticanas.

  3. La desinformacion que se esta haciendo de, Arrimadas del Cs. en Catalunya, es lo mas confuso y tergiversador conocido, hay quien por su «belleza» dice tantas sandeces que causan ridiculez , como yo, a esta tia tan guapa, la pondria de president de la generalitat, que, no son concientes que representa al IBEX 35 y que se arrimaria a la Oligarquia, no Catalana, si no a las ordenes del corrupto de La Moncloa, personalmente, no la veo ni mucho menos como suplente del President Puigdemont, los Catalanes no aceptarian ni por asomo , a una marioneta , ni de IBEX35 , ni del represor y corrupto de la Moncloa. Ademas de ser falangista de Rivera, con mucho cuento, para engaña bobos, anticatalanes. Salud y Republica. LIBERTAD PARA LOS PRESOS POLITICOS victimas del franquismo, monarquico, corrupto y represor, incluido el admirado Pablo Hasel.

  4. Muy bueno, indiaLadina! En realidad, el fascismo aparece como ultima defensa del liberalismo, y su gran apoyo. Realmente la raíz de la palabra (liber-) genera confusión, cuando en realidad, su filosofía esta basada en la preminencia de los poderosos para explotar al resto.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*