Ese partido “nuevo y limpio” llamado Ciudadanos hará presidente de la Junta a un señor que cobró en B

Que Ciudadanos es un partido neofalangista lo sabe casi todo el mundo (siempre hay algún extraviado que no se entera de nada), sin embargo, los dirigentes de la formación naranja siempre se las han dado de liderar un partido que pertenece a la “nueva política”. Ya saben, tolerancia cero con la corrupción y otras mentiras que, lamentablemente, aunque lleven a Primo de Rivera en la frente, no pocas personas se las creen.

Pues bien, estos días sus dirigentes han vuelto a incurrir en contradicción. Resulta que han realizado un pacto con el PP y el beneplácito de Vox para que Juanma Moreno Bonilla (candidato del PP) sea presidente de la Junta de Andalucía. El propósito, ya lo conocen, es el desbancar a los “socialistas” del PSOE, a Susana Díaz y compañía.

Y es que sucede que Moreno Bonilla no es precisamente un individuo que esté limpio en esto de la corrupción.

El actual líder del Partido Popular Andaluz se hizo notorio en la política allá por 2000. Con la entrada del nuevo siglo, Moreno hizo su primera aparición en el Congreso de los Diputados, pero como diputado de Cantabria, porque no le encontraron hueco en Málaga, su tierra de origen familiar, que no natal puesto que nació en Barcelona (ya ven qué cosas tiene la política, al menos en este engendro que llamamos España).

Ahí estuvo hasta que en 2011 fue nombrado secretario ejecutivo de Política Municipal. La nueva situación fue aprovechada por líder del PP-A para enriquecerse. Según información publicada en 2014, Moreno Bonilla aparece en el octavo puesto entre los populares con las nóminas más altas del año 2006.

Pero fue años más tarde, al asumir más poder y convertirse en el líder del PP por Andalucía, cuando se le señaló por los sobresueldos que había ingresado durante varios años. Se calcula que se habría embolsado más de un millón de euros desde que es diputado (2000); de los cuales casi 600.000 habrían sido en sobresueldos.

Juanma Moreno Bonilla nunca negó que hubiera cobrado las cantidades que se le atribuían, eso sí, siempre defendió que eran “un complemento” del partido cuando había tenido “responsabilidades en la dirección nacional; han sido transferencias bancarias y han sido declaradas a Hacienda puntual y detalladamente año tras año”.

Lo dicho, a Alberto Rivera y compañía (supuestos líderes del la nueva política y de la transparencia) no parece importarles el pasado reciente del casi seguro próximo presidente de la Junta de Andalucía.

Una más del partido naranja.

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Un comentario

  1. DEP Andalucia

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*