Es hora de defender la revolución bolivariana / Iraultza bolivartarra defendatzeko garaia da

 

Es hora de defender la revolución bolivariana

Han pasado 20 años desde que un militar mulato humilde llamado Hugo Rafael Chávez Frías llegara al Gobierno de Venezuela y diera comienzo una nueva era en Venezuela. Junto con él fueron millones las venezolanas y venezolanos marginados hasta entonces, que tomaron el timón y emprendieron el camino hacia la segunda independencia.

El movimiento bolivariano puso en marcha una transformación que parecía impensable hasta entonces; sacudió los cimientos de la sociedad neoliberal y Venezuela emprendió un camino hacia el socialismo, dándole el poder al pueblo llano. Sin embargo, la revolución bolivariana siempre ha tenido como objetivo la transformación de todo el continente. A través de estructuras supranacionales (ALBA, CELAC, UNASUR, Petrocaribe, TeleSur…) impulsadas por Venezuela y Cuba, la idea bolivariana de la “Gran Colombia” parecía poder materializarse 200 años más tarde y desde una perspectiva de izquierdas. De echo, las políticas internacionalistas desarrolladas por Chávez y Fidel han sido de ejemplo para muchas revolucionarias.

La revolución bolivariana puso en jaque la superioridad de los Estados Unidos de América en América Latina, ya que el hasta entonces patio trasero yanqui se volvía de color rojo. A los gobiernos revolucionarios había que añadirles los procesos progresistas que se estaban dando en países como Brasil y Argentina que también estaban empezando a liberarse de las garras del imperio. Hay que tener en cuenta esa peligrosa correlación de fuerzas para entender los movimientos hacia la derecha que se han dado en estos últimos años en países como Argentina, Brasil, Ecuador u Honduras, entre otros, algunos de ellos habiendo sido a través de golpes de Estado.

Es bien sabido que el petroleo, el gas, el oro, el coltán etc que posee Venezuela son recursos muy preciados y que el imperialismo gringo jamás va a permitir que éstos se queden fuera del mercado capitalista. Pero la obsesión hacia Venezuela tiene otra razón de ser: acabar con el proceso de empoderamiento fruto de la Revolución Bolivariana y acabar también con la idea de socialismo e internacionalismo desarrollada mediante el proceso revolucionario. Y es que el golpe de estado que vive hoy el país no es más que una expresión más de la agresión continuada que se sucede desde hace 20 años. Sin embargo, este último ataque ha tomado una forma distinta.

De echo, la presión de la llamada comunidad internacional ha sido un elemento vital en esta última intentona. Empezando por el reconocimiento diplomático del autoproclamado presidente (que no es más que un títere) Juan Guaidó, hasta llegar a la instrumentalización de los medios de desinformación. En Euskal Herria, el Parlamento de Navarra no apoyó la moción que pedía respeto a la soberanía de Venezuela, y el Parlamento Vasco reconoció a Guaidó como presidente de Venezuela; siendo el PNV, con el señor Anasagasti a la cabeza, el más fiel protector de la extrema derecha golpista venezolana. Y no podemos olvidar que la televisión pública vasca, EITB, ha defendido sin ningún tipo de máscara este intento de golpe de estado que vulnera el derecho internacional y todo tipo de derechos humanos.

Pero el pueblo venezolano sabe bien que el pueblo vasco tiene más dignidad que todo eso. La solidaridad internacionalista desarrollada en nuestro pueblo nos ha convertido en referentes en cuanto a la solidaridad hacia Venezuela se refiere, y hemos acompañado la revolución bolivariana en estos últimos 20 años, haciéndoles ver que Venezuela no camina sola. Así lo demuestran las decenas de concentraciones, charlas y muestras de solidaridad organizadas en Euskal Herria en contra del golpe, así como las decenas de entrevistas concedidas a medios populares de comunicación, o el compromiso de los cientos de brigadistas que han visitado Venezuela en todos estos años. El internacionalismo vasco es ejemplo también para el resto de pueblos.

Y es que el pueblo vasco tenemos mucho en juego en Venezuela. La derrota de la revolución bolivariana tendría graves consecuencias tanto en Latinoamérica como también en Euskal Herria. En estos momentos difíciles no hay lugar para posiciones intermedias injerencistas, no hay lugar para la equidistancia, ni para la timidez. A las personas que defendemos la paz y los proyectos emancipadores nos toca defender la soberanía del pueblo de Venezuela, y esto significa defender la revolución bolivariana, significa multiplicar la solidaridad internacionalista.

Más de 30 organizaciones del movimiento popular de Venezuela han hecho un llamado a la defensa de la soberanía de Venezuela y a la defensa de la revolución bolivariana; no las dejemos solas, porque su lucha también es la nuestra.

Bi herri, borroka bakarra.
Gora Iraultza Bolivartarra!
Gora Euskal Herri internazionalista!

 

(Askapena eta Venezuelako Pakito Arriaran fundazioa)

 

———————————————————-

 

Iraultza bolivartarra defendatzeko garaia da

20 urte bete dira Hugo Rafael Chávez Frías izeneko militar pobre eta mulato bat Gobernura iritsi eta Venezuelan garai berri bat hasi zenetik. Eta berarekin, ordurarte baztertuak zeuden miloika herritar hasi ziren herrialdearen gidaritza hartzen, bigarren independentziaranzko bidea egiten.

Pentsaezina zen eraldaketa martxan jarri zuen mugimendu bolivartarrak; gizarte neoliberalaren zimenduak astindu eta sozialismoranzko bidea hasi zuen Venezuelak, herri xumeari boterea emanez. Baina iraultza bolivartarrak kontinente osoa izan du helburu. Venezuelak eta Kubak bultzatutako nazioz gaindiko egiturek (ALBA, CELAC, UNASUR, Petrocaribe, TeleSur…) “Kolonbia Handiko” ideia bolivartarra ia 200 urte beranduago, eta ikuspegi ezkertiar batetik gauzagarria zela erakutsi zuen. Izan ere, Chavezek eta Fidelek garatutako politika internazionalista eredu izan da edozein iraultzailerentzat.

Ameriketako Estatu Batuek Latinoamerikan zuten nagusitasuna kolokan jarri zuen iraultza bolivartarrak, yankien atzeko patioa kolore gorria hartzen ari baitzen. Gobernu iraultzaileez gain, Brasil eta Argentina bezalako potentziak ere inperioaren atzaparretatik askatzen hasiak ziren. Indar korrelazioaren aldaketa arriskutsu hori kontuan hartu behar da azken urteetan Argentinak, Brasilek, Ekuadorrek eta Hondurasek, besteak beste, eskuinerantz izandako biraketa ulertzeko, batzuk estatu kolpe bidez.

Jakina da Venezuelako petroleoa, gasa, urrea, koltana… baliabide preziatuak direla, eta inperialismo yankiak ez duela sekula onartuko merkatu kapitalistatik kanpo geratzea. Baina Venezuelarekiko obsesioak beste arrazoi bat dauka: Iraultza Bolivartarrak ekarritako ahalduntze prozesu kolektiboa eta honek garatutako sozialismoaren eta internazionalismoaren ideia geldiaraztea. Eta egun herrialdeak bizi duen estatu kolpe saiakera azken 20 urteetakoaren jarraipena baino ez da, oraingoan, ordea, beste forma bat hartuta.

Izan ere, nazioarteko komunitatea deiturikoaren presioaren elementua zinez garrantzitsua izan da saiakera berri honetan. Guaidóren agintaritzaren errekonozimendu diplomatikotik hasi eta komunikabideen instrumentalizazioraino. Euskal Herrian, Nafarroako Parlamentuak ez zuen Venezuelaren burujabetza errespetatzearen aldeko mozioa onartu, eta Guaidó Venezuelako presidente bezala onartu zuen Eusko Legebiltzarrak; EAJ-PNV, Anasagasti jauna buru duela, Venezuelako oposizio ultraeskuindar kolpistaren babeslerik zintzoena izanik. Eta euskal telebista publikoa den EITBk ere maskararik gabe defendatu du nazioarteko legedia eta giza eskubide guztiak urratzen dituen estatu kolpe saiakera.

Venezolar herriak baina, ongi daki Euskal Herriak hori baino duintasun gehiago duela. Gure herrian garatutako elkartasun internazionalistak erreferente bilakatu gaitu Venezuelan, eta iraultza bolivartarraren bidelagun izan gara azken 20 urteotan. Hala erakusten dute estatu kolpe honen aurka Euskal Herrian antolatu ditugun hamaika elkarretaratze, hitzaldi eta elkartasun ekintzek, hamaika herri komunikabidetan egindako elkarrizketek, eta urte hauetan guztietan brigadista izandako ehundaka brigadisten konpromisoak. Euskal internazionalismoa eredu da gainontzeko herrientzat ere.

Euskal herritarrok asko dugu jokoan Venezuelan. Iraultza bolivartarra erortzeak ondorio larriak izango lituzke bai Latinoamerikan eta baita Euskal Herrian ere. Momentu larri honetan ez dago tarteko posizio injerenzistentzako tokirik, bakearen zein proiektu askatzaileen alde gaudenoi Venezuelako herrialdearen burujabetza defendatzea dagokigu, eta horrek iraultza bolivartarra defendatzea esan nahi du, elkartasun internazionalista biderkatzea.

Venezuelako 30 herri mugimendutik gora, beren herrialdearen burujabetza eta iraultza bolivartarra defendatzeko deia egin digute; ez ditzagun bakarrik utzi, haien borroka gurea ere badelako.

Bi herri, borroka bakarra.
Gora Iraultza Bolivartarra!
Gora Euskal Herri internazionalista!

 

(Askapena eta Venezuelako Pakito Arriaran fundazioa)

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email