ERC y su especialidad en vender humo

Introducción

Como si el Gobierno español, ese que apuntalan de manera continua, no les hubiera expresado de todas las maneras posibles (incluida la represión más despiadada, entre ella la cárcel) que no va a haber referéndum de autodeterminación, ERC sigue apelando al mismo.

Después de lamer las botas al Estado, vía gobierno “socialista” que un día no tan lejano tacharon de carcelero, ahora se ponen tiesos (simulan, más bien) y dicen que apostarán por la unilateralidad y la desobediencia civil en el caso que el Estado no acepte pactar el citado referéndum.

Como ha quedad dicho, esta parte ya lo ha dejado claro: nada de referéndum de autodeterminación. ¿A qué espera, pues, ERC a pasar de las palabras a los hechos? ¿Acaso piensan que todavía pueden convencer a un Estado insensible y represor que sólo se mueve por los intereses de quienes lo crearon? ERC sabe que eso no es posible, luego venden humo.

Lo llamativo del caso es que aún hoy muchxs se lo compran, a pesar de que, obviamente, cuando van a cogerlo se les escapa de las manos.

La noticia

El presidente y la secretaria general de ERC, Oriol Junqueras y Marta Rovira, apuestan por preparar el independentismo por la unilateralidad y la desobediencia civil si el Estado español no acepta pactar un referéndum. Los dirigentes republicanos así lo defienden a Tornarem a vèncer (I com ho farem) (Ahora Libros), al cual ha tenido acceso la ACN y que sale en venta la próxima semana. Los republicanos lo presentan como «un manual para ganar» y «una guía hacia la independencia». La propuesta estratégica, elaborada a partir de los «aprendizajes» del 2017, estudia como corregir las debilidades del independentismo y como maximizar sus fortalezas.

Entre los factores que señalan que hay que potenciar es «ser una mayoría inapelable». Lamentan que «ni en una sola ocasión el independentismo ha superado el umbral del 50% de los votos en unas elecciones convencionales». Así, Junqueras y Rovira apuestan por «luchar por conseguir más de la mitad de los votos de manera sostenida, repetidamente» y, si es posible, en todas las elecciones.

De hecho, de eso depende también que la comunidad internacional «se plantee seriamente el caso catalán». «Sin eso [mayorías muy amplias], los estados ni siquiera abrirán la carpeta catalana». Este es uno de los puntos débiles a reforzar. Admiten que en algunos momentos, durante el otoño del 2017, se quiso confundir la simpatía de la población de varios países europeos con la complicidad de sus gobiernos, cosa que reconocen que no tuvieron nunca.

Los dirigentes de ERC, uno desde la prisión y la otra desde el exilio en Suiza, apuestan por concentrar «el máximo apoyo posible» al reclamar el referéndum en la «fase actual del conflicto». Ven tres virtudes: la primera, que une la mayoría de sociedad catalana; la segunda, que «divide el Gobierno y le provoca contradicciones» a causa de la opinión diferente entre PSOE y Podemos; y tercero, que es un lenguaje que Europa «entiende».

De hecho, plantean el diálogo como «imprescindible y estratégico» y aseguran que mantendrán siempre la disposición al acuerdo a partir de un diálogo bilateral, ya que, «en sí mismo, ya es un reconocimiento explícito a la existencia de un conflicto y de un sujeto político». Además, creen que la mesa de diálogo entre gobiernos «acabe como acabe» ya ha sido «una victoria».

Los republicanos también dejan claro que no son «aliados del PSOE»: «Lo acondicionamos todo al progreso de una solución política para el conflicto catalán». En esta línea, abogan para tener una actitud «exigente pero constructiva» con el Gobierno mientras crean que se puede avanzar en una solución política, «y el día que veamos que se cierran las puertas del todo y no se puede avanzar, retiraremos nuestro apoyo».

Expuesto eso, reconocen que un referéndum no entra dentro de los cálculos de España. Por eso apuestan por prepararse también por otros escenarios, como la unilateralidad. Y advierten los otros actores independentistas que «hablar de unilateralidad y de confrontación todo el día no hará un milagro». «La unilateralidad es la capacidad de mantener la iniciativa política e imponer una agenda determinada a través de los hechos consumados», relatan a Junqueras y Rovira.

Defienden que hacen falta «una sólida mayoría ciudadana e institucional» y «una amplia complicidad de los agentes sociales y económicos», que no hubo en el 2017. Uno de los otros puntos que reconocen que hay que potenciar es internacionalizar la economía para ser «el menos vulnerable posible a los chantajes económicos del Estado». Resumidamente, cuanto más apoyo tenga el independentismo, más unilateralidad será capaz de aplicar. De hecho, esta unilateralidad puede ir desde un nuevo referéndum o «a través de actos de soberanía, graduales o no, sostenidos en el tiempo».

Ligada a esta cuestión queda la desobediencia civil, una herramienta «totalmente válida y democrática» que ven «muy probable» que el independentismo tenga que volver a utilizar, «sea de manera puntual o en forma de movilización constante». «No es ningún escenario destartalado: un día salimos a la calle y ente quien quedamos ‘sine die'», escriben, recordando escenas del 1-O, el 3-O o los cortes de la Jonquera y la ocupación del aeropuerto. Y admiten que, entonces, «las instituciones del país también tendrán que responder y alinearse con la gente».

Junqueras y Rovira reconocen que este no es el escenario que desean, que pasa por el referéndum pactado, pero que a la desobediencia civil no pueden renunciar. En el camino, añaden, se tiene que construir «la cultura de la resistencia, del sacrificio». Los dirigentes de ERC dicen que mantendrán siempre la voluntad de llegar a acuerdos y de priorizar el bienestar de los ciudadanos, pero también mantendrán una voluntad inequívoca de votar para decidir y de hacer cumplir un mandato popular si es favorable a la independencia.

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Comentar

A %d blogueros les gusta esto: