Entrevista de Óscar Díaz a Maité Campillo

El FRAP, el PCE(M-l)….

¡Estaría bueno que no se pudiera luchar, solo morir! Con todas las armas que su política represiva impone, pues solo ellos lo imponen, frente un régimen sangriento que era el que se vivía en aquellos años y se siguió viviendo años después de muerto el dictador.

Que era el FRAP (Frente Revolucionario Antifascista y Patriota) y el PCE (ml)?

Perdona que te responda con una “metáfora” tan real como la vida del militante que aspirando a potencia humana le siegan la vida:

Carabanchel 5-3-1975

Antes,

obrero metalúrgico.

Hoy,

preso político.

¿Habrá mañana?

 

Empezaré lógicamente por el creador, el Partido, lo que significó para la mayoría de sus militantes, a una edad en mi caso, que apenas llegaba a la adolescencia. Fue a través de mis padres que vibro en actos de conciencia llegando a una explosión familiar con la entrega del hijo mayor (“Edu”) por el gobierno francés a la dictadura.  Mantengo viva su imagen como militante, el acontecimiento de su

desaparición-secuestro representó un fulminante golpe que entrelaza nuestras vidas, la de un militante en derroche de imaginación, alegría, cultura, aventura, desafío que no dudé abrazar impulsada desde su optimismo. Mi primer abordaje, fue el Partido, puedo asegurar sin lugar a dudas que representó una característica distintiva propia en bandera de lucha, principios y literatura revolucionaria, proyecto de utopía capaz de involucrar a todo un pueblo contra la dictadura sin concesiones, desde la resistencia, como legado de los que habían caído contra el franquismo y fascismo internacional involucrado. Que nos unía históricamente en un marco en el que participamos durante y después del golpe militar, diferentes generaciones, el crimen y represión sistemática de acoso continuó con los años por ende la lucha no cesó y la entrega absoluta férrea hacia la clandestinidad no se hizo esperar. Sentí aquella entrega voluntaria como el abrazo hacia la sociedad más estimulante de mi vida, su organización, la disciplina encuadrada dentro de una vanguardia independientemente del intrínseco valor dramático que implica toda lucha armada revolucionaria. Así lo entendí, así lo entendió el militante activamente comprometido, escuchaba, sugería, proponía, difundía la línea política allá donde podía, hacía militantes, participaba en encuentros de formación, dirigía y agitaba luchas contagiando optimismo con ardiente paciencia, así se iba formando y transformando en militante.

 

En una palabra, había que acabar con el yanqui-franquismo y su monarquía, y eso exigía una entrega, una dedicación en esos momentos absoluta, se trataba así lo entendimos, de proclamar la república y estábamos dispuestos a ello. Luchábamos por una república de izquierdas, partiendo de la experiencia vivida, involucrando, estimulando la participación de lo que quedaba de gobierno en el exilio a diferentes niveles de responsabilidad como primer paso hacia el socialismo. Desafío y estímulo, recuperar junto a ellos la lucha directa que habían dejado atrás. Pero eso no pudo ser, pese a estar convencidos del justo camino elegido, encuadrado en lo que significó una lección de dignidad donde la magia del militante, adquiere una dimensión epidérmica sin parangón doblemente sensorial. Se denominó PCE(ml) Partido Comunista de España (marxista-leninista). Recogía las enseñanzas y orientaciones de Marx, Engels, posteriormente de Lenin, Stalin, y las enseñanzas aportadas por la revolución maoista y albanesa fundamentalmente. Se configuró como tal a finales de 1964 en París. Como consecuencia de la unión, en un principio por identificación ideológica, de tres grupos, que surgen de escisiones dentro del histórico PCE, ellos fueron, Proletario: su base era fundamentalmente estudiantil asentada en el interior, venían de Madrid, uno de sus referentes destacados es el filósofo Lorenzo Peña (que ha prologado la 3ª edición del libro ‘Incomunicado’ de Ángel Campillo “Edu”). MOR: Mundo Obrero Revolucionario, era el grupo con una base más proletaria tanto en el interior como en la emigración, el más destacado de este grupo (sin erigirse en líder) fue Ángel Campillo. La Chispa: venían de Ginebra, su dirigente era Suré, un combatiente de la resistencia antifranquista, por entonces compañero de Elena Odena con la que compartió dos hijas. Al poco de su constitución, se incorpora el camarada Paulino García Moya “Valera” desde Colombia, destacado combatiente comunista en la II República en el 5º Regimiento.

 

El PCE(ml) lo constituía a grandes rasgos una base joven obrera y estudiantil. A nivel amplio respondía a una tipología humana distinta a la de otros grupos de la oposición, en el plano de la más directa realidad asumiendo por sí misma en cada momento y situación, con su propia capacidad y posibilidades, consciente de la clandestinidad que se vivía a la hora de tomar la calle, agitación y propaganda propia improvisando en cada momento cuando no había otra posibilidad de organización. Cada militante se transformaba en Partido, en desafío a las fuerzas represivas, grupos de choque y autodefensa, saltos acorralando desde diferentes puntos, estrategia, táctica y acción que en ocasiones superaba a las directrices. Era la disposición y formación del militante, sus actos de conciencia lo que contaba en situaciones extremas, haciendo de él un referente de lucha incondicional revolucionario. Creo importante señalar que el PCE(ml) nunca fue ni se consideró partido de masas, se caracterizó como vanguardia dentro del movimiento obrero, consecuente la militancia con sus ideales, supieron en momentos críticos aglutinar amplias bases de ellas en lucha contra el fascismo, que representó en el Frente, grupos destacados combativos y numerosos tanto de la propia clase obrera como del campo, estudiantes, del mundo de la cultura en general e intelectuales en particular con cierta resonancia. El FRAP empezó a ser una evidencia, un referente en lucha combativa permanente contra el fascismo y sus consecuencias atacando donde más le dolía con arrojo y precisión hasta donde nuestras fuerzas nos permitía. Hubo aciertos indiscutibles que nos destacó de entre las demás organizaciones políticas, la estela que íbamos dejando atrás nos proyectaba hacia un futuro eminente, la gran mayoría así lo vivimos, la convicción era absoluta.

 

Los primeros comités pro-FRAP se crean a finales de 1970. Pero no fue hasta enero de 1971, que se formaliza, cuando tuvo lugar un encuentro en París entre dirigentes del PCE(ml) al que asiste una figura referente antifascista: Álvarez del Vayo (el que fuera periodista, Ministro de Estado de la República, y Comisario General de guerra, entre muchas otras de sus facetas como la de escritor). Ya tiempo que se tenían encuentros con miembros del Frente político que Vayo dirigía. Surgen acuerdos, vías directas básicas donde se plantea abiertamente una gran campaña pro-FRAP (el Frente pasa a convertirse en un potencial humano junto al Partido). Me integro de lleno. Para cualquier adolescente combativ@ con la madurez que nos caracterizaba en la lucha, sus 6 puntos, eran principios motivadores. Los movimientos de base que se van incorporando en las diferentes organizaciones, en diferentes facetas, van esculpiendo una gran obra que debería haber sido transcendental en la historia, digna de ser documentada. La campaña abarcó tanto el interior como el exterior y no solo como eco internacional, que también, sino por la propia consideración en número de emigrantes y exiliados repartidos por el mundo. Bases que por supuesto se venían discutiendo dentro del Partido, en cuanto a la necesidad favorable, certera, del Frente. Paso a paso el militante impulsó su agitación y propaganda (los dos órganos, Vanguardia Obrera del PCE(ml), y Acción del FRAP) de forma entusiasta e intensa hacia su proclamación. Aunque parezca mentira visto en el tiempo desde esta retrospectiva en decadencia, se corría el riesgo de que el Partido, “se masificara”, rebajando vigilancia, principios, y engrosando células que para nada favorecía ni siquiera en número dada la férrea clandestinidad en la que nos movíamos, por otro lado, los niveles de contactos estaban a muy diferentes jerarquías de compromiso.

 

El PCE(ml) gota a gota pulso a pulso sudado por la militancia activa iba creciendo en todas direcciones, y junto a ello, nuestro optimismo levantaba bandera dentro del Frente. Así lo entendí (entendimos) nuestra misión sobre el futuro. Nuestro carácter vanguardista, lo asumíamos férreamente, su papel dirigente a la cabeza de las luchas nos curtía y convertía en protagonistas revolucionarios, la complicidad era absoluta. Orgullosos unos de otros, su base era auténtica en unos momentos duros y críticos de lucha, la complicidad interna existía, estrechaba lazos de abajo hacia arriba y viceversa, dentro del escalón de enlaces en responsabilidades asumidas. Cuando llegaba un enlace con el que discutir como camaradas, sin condicionamientos o temor de malas interpretaciones, con camaradas como “Edu”, o Pepe (José) con su don de escucha, empatía y paciencia, camaradas como Mina antes de su sumisión, muy capaz intelectualmente sin duda alguna; Vega, por aquél entonces era un camarada con exposiciones francamente brillantes pero que en los últimos años quedan totalmente absorbidos ”por la llamada secta del escuadrón” (diezmados a mi entender negativamente contra su propia idiosincrasia contraria a su perspicacia, cultura y audacia que les caracterizó), o con camaradas como Juana Doña que supo ser y sentirse como una más entre base y dirección; aunque podría numerar muchos otros del gran abanico en grado intermedio extraordinarios y también de base. Las ratas estaban en cualquier callejón interior y exterior, esquina, o escalera esperando, mitín o manifestación. Nos favoreció nuestro desafío y férreo optimismo. La emigración, dio sentido a la obligada estancia de decenas de camaradas quemados en el interior, dispuestos a seguir la lucha en cualquier punto del planeta. Existía un ambiente inviolablemente favorable. Más allá del antifranquismo trabajábamos con otras fuerzas la amistad internacional consolidando el movimiento marxista-leninista de proletarios del mundo unidos.

 

La campaña hacia la proclamación del Frente Popular Antifascista (y Patriota) se ensancha. Los Comités pro-FRAP se desarrollan. Cada vez más sectores de base, dispuestos a apoyar en luz antifascista reafirman su apoyo, los que ayudan económicamente, los dispuestos a comprar sus materiales y distribuirlos entre los trabajadores arriesgando sus vidas, los que en un momento puntual alojan camaradas o sirven de correo, etc. En el fondo buscan lo que entienden como  Partido, encuadrarse en células, leer y discutir sus materiales, apoyar las luchas planteadas… Pero nosotros éramos aves de vuelo inquieto permanente un paso siempre más allá, paso adelante cualitativo y también cuantitativo sobre la balanza. Se reafirman los Comités pro-FRAP destacando en los puestos de trabajo y estudio, entre saltos convocados y otras acciones reivindicativas. Es cierto que muchos contactos manifiestan preocupación, la entrega era total, la lucha es constante y la represión  salvaje, tu vida no valía nada para los cuerpos represivos. Pese al clima político adverso sabíamos encuadrarlos dentro y fuera del Partido, en el Frente, según el nivel de compromiso y conciencia de clase adquirida y mostrada en las luchas, los más conscientes intuían que eramos militantes del PCE(ml) por la forma de actuar y dirigirlas, les caíamos bien, se entregaban, no había que pedírselo estaban dispuestos a avanzar la historia juntos.

 

Se proclama el FRAP ante la opinión pública a principios de 1973. El Frente se configura como tal para combatir, capaz de aglutinar personalidades y movimientos sociales en contraposición a la política de masas carrillista (PCE) que propugnaba la reconciliación nacional. El objetivo de su creación se expuso a otros partidos, grupos y corrientes de carácter nacional e independentista dentro del Estado que  funcionaban en clandestinidad como nosotros. Pero el sectarismo quizá en algunos casos y diferencias de peso en otros en cuanto a ejercer o no la lucha armada directa organizada, hizo que pocos aceptaran aglutinarse, y, haber había muchos grupos que se autodefinían izquierdistas pero viendo las revoluciones frente al espejo como la nicaragüense (es un ejemplo). Claro que otra cosa era demostrar ser en verdad izquierda consecuente, dentro de un momento histórico favorable más allá de reuniones interminables y encuentros cerrados entorno al eje central común, el ombligo propio de uno, por lo que dentro del Frente, con características tan firmemente definidas agüita! Cierto es que a nivel personal fueron numerosas las personas y corrientes que provenientes del mundo asociativo, sindical y cultural se unieron o formaron parte de las distintas estructuras. Entre ellas hubo corrientes aunque simbólicas en militancia moralmente muy positivas, organismos, personalidades, organizaciones de republicanos en el exilio algunas de ellas históricas. Creo importante señalar que el FRAP, como tal, no nació como grupo armado en el sentido estricto de la palabra sino como un Frente Popular Antifascista aglutinador de corrientes de izquierda -sobre el que se iría formando el brazo armado- no para contemplar y discutir sino para luchar unidos por una misma causa entre diferentes organizaciones con un mismo objetivo  -como lo fue el Frente Popular con respecto del PCE- para enfrentar de forma coordinada y estratégica las refriegas que se venían dando, hostigamientos y sabotaje a los aparatos de la dictadura e intereses de los EEUU en suelo propio.

 

La represión recrudeció en Vigo, la clase obrera es brutalmente sacudida sale a luchar a la calle contra los despidos masivos, las manifestaciones son reprimidas a fuego hay muertos y heridos, la situación representa un cambio sustancial a tener en cuenta. La lucha armada se va desencadenando. Los Comités de defensa como base potencial van surgiendo al calor de las refriegas que ya se están dirigiendo, por lo que la lucha armada brota de esa evidencia en sentido vanguardista, de la necesidad de dar un salto hacia una nueva fase más profunda y definida a nivel interno y externo. El tiempo no se detiene, el Estado español es un hervidero. La clase obrera en Euskadi a la cabeza de las reivindicaciones políticas. Las calles ensalzan la solidaridad, desde diferentes puntos brotan reivindicaciones políticas más allá de lo salarial, se reivindica a los presos y se convocan nuevos paros en fabricas y talleres. Se destacan y refuerzan comandos para las acciones de interés encomendadas, intervenciones armadas de carácter político, sindical, antiimperialista, ocupaciones, charlas

anti-sumisión y concienciación de soldados, el servicio militar era obligatorio, contra las fuerzas armadas, e intereses de los EEUU. Nuestro objetivo siempre fue hacer la revolución y ejercer el poder de la clase obrera. Las condiciones se daban, el hervidero de luchas se amplía, y salta del continente a las islas. Aumentan las protestas, los enfrentamientos con bajas de uno y otro lado, cientos de detenciones, ajusticiamientos, se avecinan consejos de guerra, siguen las acciones y detenciones. DGS, comisarías y celdas engullendo en torturas a los camaradas. 1975 camina hacia la cúspide ubicando el FRAP entre el antes y el después. Había llegado la hora del enfrentamiento directo y no hay marcha atrás se estaba pasando a una fase superior crítica donde los comandos armados empezaban a tomar vida propia.

 

Como todo lo que empieza hubo aciertos y fallos, consecuencias represivas más allá de sus posibilidades reales. Ya no se trataba de que un grupo de choque diera una paliza a un esbirro. La nueva fase había que marcarla y marcarla como vanguardia de lucha capaz de incitar a ella el aplauso, aunque mas no sea, como Partido de la revolución, como Frente antifascista, y años de experiencia. La furia fascista mantuvo una represión enfermiza patológica sobre nosotros una policía sádica junto a los servicios secretos conscientes del fenómeno que a escala estatal podría representar. Bien coordinados entre ellos, con una experiencia sangrienta brutal, que data desde el golpe del 36, incluso años antes en la misma República, cuando la Revolución de Octubre de 1934 en Asturies, y en Casas Viejas. La policía sembraba el terror allanando casas, equipos de propaganda, peinando barriadas, calles… trabajaba incondicional a los Servicios Secretos, CESIT, militares, paramilitares, asesores de la CIA… Que consideraban el FRAP objetivo número uno a nivel estatal. Le declararon la guerra dentro y fuera del Estado como consta en una de las portadas de Cambio 16. Lo que si es cierto, y, pese a que nunca llegó a convertirse en una formación armada de envergadura, el FRAP (que en sus acciones directas armadas y más conflictivas indudablemente eran los militantes del Partido), su espíritu joven y combativo tuvo no solo una gran aceptación entre las amplias masas, eso es indudable tanto como innegable, mantuvo en vilo a todas las fuerzas de seguridad del aparato represivo franquista.

¿De donde surgen estas organizaciones revolucionarias? Influencias, nutrición ideológica, figuras que reivindicaran…

Como ya he dicho el PCE (ml) surge de la confluencia de varios grupos escindidos del PCE histórico fundado en 1921, cuyo Secretario General fue Enrique Santiago y el Presidente José Luís Centella, dirigido durante la República y periodo de lucha contra el golpe de estado por José Díaz. Había por aquellos años muchos camaradas comunistas que habían dejado la militancia por discrepancias (una mirada atrás basta para ver el desenlace de repudio al PCE). Por su deriva contrarrevolucionaria degradándose en la época de Kruschev. En el caso de Ángel Campillo (Edu), corriente del MOR, la gota que colmó el vaso fue la apatía frente al asesinato de Julián Grimau. De esos grupos o corrientes se forman nuevos partidos, uno de ellos fue el PCE(ml), fue el que más destacó y más continuidad tuvo. El motor principal dentro del FRAP lógicamente surgen del PCE(ml). Que es quién le crea, impulsa, consolida, dirige y orienta a otras fuerzas que van incorporándose, a las que se integra a través de los militantes más adecuados, las que van asumiendo la envergadura de sus acciones como Frente, campañas y mítines importantes en el exterior a los que se suman importantes personalidades de la República en el exilio, intelectuales, cantantes…

 

Son los propios militantes del Partido, con mayor capacidad para ello, los que van asumiendo la dirección del Frente dentro de sus organismos y ante el Partido. Además de lo que en torno al Frente va surgiendo y sumando, quien constituye la base de acción más fuerte y orientación de sus directrices son las organizaciones creadas e impulsadas por el propio Partido: JCE(ml), OSO, UPA, FUDE, FDE, APEP, UPM, UPC, Presos… El FRAP fue consolidado como un motor (vinculado al Partido con metas y visión sobre los objetivos más directos) en vía paralela a él. Misma lucha táctica, mismo combate antiimperialista, antimonárquico, pero sus objetivos aunque en muchos casos coincidían, el militante del Partido, tiene metas más comprometidas a largo plazo y le impulsa hacia ellas no queda en la mera defensa de la República, va hacia el socialismo y destrucción de clases. Por lo que asume el empuje y toma su volante, su dirección, no solo tiene una doble militancia como la JCE (ml), se trata de que lo más avanzado del Frente, vaya asumiendo la insurrección que vamos organizando, desencadenando, huelga general política, etc. Donde el militante del Frente y Partido mantendrán su unidad indiscutible, para movilizar en esa lucha el máximo de fuerzas y poder conseguir los objetivos.

¿Que es el libro “Incomunicado” y que trata de enseñarnos esta obra?

‘Incomunicado’ es parte de la memoria histórica vista por un gran militante incondicional que lo entregó todo. Libro que se trató de silenciar, siguen intentándolo, y no precisamente desde los monopolios que ejercen las editoriales de derecha que también, sino desde los monopolios de la llamada “izquierda”. Es un libro autobiográfico y a la vez biógrafo del camarada Ángel Campillo, uno de los fundadores del PCE(ml), representante de uno de los tres grupos que se fusionaron, y uno de los tres secretarios. En el libro narra los días (casi un mes) que estuvo secuestrado, detenido e incomunicado en distintas comisarias de Francia y del Estado español al ser entregado por el Ministro del Interior francés a la BPS. Torturado hasta el límite de la locura y de la muerte, intercambia la narración con episodios históricos del movimiento obrero internacional, del Estado español, y algunas notas sobre los procesos que se llevaron a cabo de liberación nacional de algunos pueblos contra el colonialismo imperialista. A la vez hay dos prólogos de dos personajes que conocieron al camarada Edu, uno es de un luchador nato en Euskal Herria, Periko Solaberria (de la Mesa Nacional de Herri Batasuna), y el otro es de Lorenzo Peña, cofundador y dirigente durante el primer periodo del PCE(ml). También hay una larga introducción escrita por mi, que aclara ciertas maniobras de ex-camaradas cuando Ángel Campillo falleció, y algunas notas interesantes de sus orígenes. Un joven dijo de él en una presentación: “que militantes como Ángel Campillo son necesario darles a conocer para que la juventud tome conciencia en la lucha” (joven canario estudiante, lagunero, de la isla de Tinerfe, en Radio San Borondón). Pienso como él, que ese es el mensaje del libro.

¿Que era la guerra popular que reivindicaba el FRAP?

Grito de lucha. El alzamiento de las masas de todos los sectores de la sociedad, obreros, campesinos, estudiantes, capas más desfavorecidas contra el fascismo operante que reduce el pueblo a la miseria absoluta. Se trataba de derrotarlo de todas las formas posibles a través de huelgas, asaltos, piquetes de combate y autodefensa, ejerciendo la lucha armada e implantar la justicia popular acorralando al enemigo, reducir al máximo su libertad a costa de nuestra esclavitud, sus crímenes de estado, su impunidad durante cuarenta años y hasta prácticamente nuestros días. Algo que el FRAP no pudo llevar a cabo, y, no como se dice, quién lo dice, por su escasa capacidad sino por el poco tiempo de que dispuso hasta su disolución (tiempo frustrado) que  costó al Partido la imposición de una nueva dirección ajena a los principios por los que había nacido (No engañaban). Cuando los “nuevos portavoces” se atrevieron a decir que ya las masas no estaban por la labor, para qué dos organizaciones si eran las mismas ¿Las mismas?. Y lo que destruyeron fueron las dos, al PCE(ml) y FRAP, con todas sus organizaciones. Su farsa de no tragar la constitución ni la monarquía les dio tal acelerón “de súbito” que se comieron toda la ostia consagrada en el franquismo constitucional, ya antes de la legalización, creyendo que la vía legalista parlamentaria les iba a dar la absolución.

Una mención sobre el nombre del FRAP, “Antifascista y Patriota” ¿Por que se definía así este grupo armado? La derecha española no deja que afirmar que tanto los comunistas como antifascistas en España reniegan de la identidad nacional.

Creo que antifascista está claro y no merece mención alguna. Por otro lado y aunque yo no estoy de acuerdo con el concepto “patria” como de la palabra “militar” tal y como se entiende -puedo aceptar la patria metafóricamente en ensalzamiento a la insurrección- ya que encierra o acota el lugar donde has nacido en la lucha por el comunismo y por la libertad de todos los pueblos. He luchado entre diferentes pueblos y culturas del mundo (incluyo el Estado que llaman español en el que sigo luchando) a los que he amado como a mi misma ¿cual es mi patria?. Para unos la patria sería su pueblo, su región donde ha nacido, su nación e incluso su barrio, un sueño… en amor a su patria. Yo no puedo tener amor a una “patria” fascista o un “pueblo” mayoritariamente fascista. Creo que se puso “Patriota” por las herencias de conceptos que utilizaba el PCE (donde la palabra España siempre se les hacía pequeña) sobre todo durante la guerra contra el fascismo y como reivindicación de la independencia del Estado español de la dominación yanqui.

¿Contra quien llevaba el FRAP sus acciones armadas y por que la llevo a cabo?

El FRAP no llevó a cabo tantas acciones armadas como se dice o se cree aunque la situación así lo exigía. Era una dictadura insufrible con sus mazmorras llenas y familias divididas por la represión indiscriminada, con detenidos aún de la llamada “guerra civil” como Juana Doña, camarada que abandona el PCE para reincorporarse al PCE(ml) como tantos otros luchadores y conmutados de la pena de muerte, con más de veinte años de cárcel a sus espaldas. De hecho la mayoría  eran sabotajes a entidades y estructuras del Estado, alguna oficina yanqui, empresas fuertes extranjeras, quema de buses y trenes en acertadas campañas contra el turismo mientras en “España” se seguía asesinando, deteniendo, torturando sádicamente caso Cipriano Martos o camarada Acero, entre cientos de compañeros detenidos y consejos de guerra sumarísimos, etc. Las muertes que ocasionó como justicia popular, reivindicada no solo por el Partido también por el Frente, iban dirigidas a las fuerzas armadas de la dictadura del fascismo puro y duro. Tampoco había una gran capacidad logística, organizativa ni armamentista para lanzarse de lleno contra la represión a escala que se sufría. A diferencia de la organización armada ETA que sí tenía más posibilidades, mayor preparación, medios humanos e infraestructura, claro que no hay que olvidar que estamos hablando de hacer frente a todo un Estado y no a una determinada zona, aunque puntualmente lanzó ataques contundentes en el corazón del del régimen fascista. El momento era francamente crítico, el entusiasmo explosivo, el dictador estaba enfermo le quedaba poco tiempo y el poder estaba podrido, toda su estructura político-religiosa-jurídica-militar-económica, sangrienta, corrupta, represiva, descompuesta, la situación exigía un cambio radical político ideológico. Pero uno de los numerosos “pecados” de la izquierda ha consistido en no aprender de la historia y buscar la paz social ignorando la lucha de clases. “Edu”, dentro de la dirección, tenía muy claro la necesidad del salto a la lucha armada. Rechazaba la imposición en orden castrense al militante. Era un gran organizador, meticuloso, consecuente, se volcaba de lleno en el trabajo interno, la formación intelectual e ideológica de los camaradas, potenciaba su entusiasmo, su aceptación tanto como su punto de vista. Como decía el viejo profesor, compañero J. Ignacio Ferreras: “La izquierda ha de utilizar la razón y ha de radicalizarla hasta convertirla en autocrítica; sin autocrítica toda izquierda se petrifica, es decir, se derechiza”. Los resultados internos representaron un golpe bajo muy duro. Pérdida de entrañables camaradas pero no solo de los últimos fusilados… de tantos muertos, detenidos, torturados, miles de luchadores de una y otras organizaciones en las cárceles que por sí mismo a veces aislados tuvieron como Edu, que luchar mucho para no morir, abandonar o volverse loco.

¿Como era el nivel de represión franquista contra el movimiento antifascista y obrero en España? ¿Era realmente un escenario que exigía una respuesta armada?

No lo dudes. Así lo he expresado en la anterior pregunta. Las cárceles estaban a rebosar de presos políticos en condiciones infrahumanas y, las huelgas, que las hubo, y muchas en todo el Estado, eran reprimidas en la mayoría de casos  a tiro limpio. El fascismo asesinaba a obreros y estudiantes sin discriminación. Había una fuerte represión en Euskadi, que yo he vivido, un tipo de sociedad en estado de sitio o de guerra permanente. Policías armados con rifles apostados en las esquinas de las calles de pueblos y ciudades, salidas de medios de transporte, entre los montes y carreteras de Euskadi, no había día que no mataran o detuvieran, y no solo a militantes de ETA, también a obreros, estudiantes y personas de toda condición. ETA tenía claro que había que responder con las armas ante tanta represión, una gran parte de su pueblo también, la falta de libertad y de justicia rallaba en lo más mísero generando una convivencia social de supervivencia. En el resto del Estado la represión no fue menor en algunas zonas como Valencia, Madrid, Huesca, Barcelona… La construcción y cuencas mineras de León y Asturies sufrieron una represión sangrienta muy dura, al igual que las grandes fábricas de Bizkaia, de Galiza y Catalunya.

¿Que eran las JCE (ml)? ¿También practicaban lucha armada?

Las JCE (ml), era una organización juvenil de base marxista leninista formación que corría a cargo de cuadros de la dirección del PCE(ml), lógicamente, un organismo con su estructura, peculiaridad e inquietudes propias. Milité enviada por el Partido dentro de ella, empezaba a despuntar en luchas, siempre fueron bien acogidas, tuvimos fuerza en los centros de enseñanza tanto en institutos, formación profesional, universidad… Posteriormente, ya en Euskadi, sobre todo en Gipuzkoa, era una de las organizaciones más fuertes del Estado. Aunque sus objetivos finales eran los mismos que los del Partido, el enfoque hacia la juventud obrera y estudiantil incluso del campo era especifico de esa edad en reivindicaciones e inquietudes, lo logra con más mérito si cabe, de eso no tengo duda. La lucha armada se llevó a través de los comandos del FRAP (en los que podía haber por supuesto tanto camaradas del Partido como de la Juventud, la militancia integral en todos los conceptos de disciplinas, entrega, objetivos, táctica y estrategias eran más evidentes dentro de la militancia marxista-leninista: el objetivo era el comunismo, y la lucha armada, guía para su conquista).

¿Quien era Pedro Faura?

Bernardo Fuster o “Faura” era en aquellos años supongo uno de tantos jóvenes inquietos militante del Partido y del FRAP. Al parecer una caída de la organización de la zona de Valencia le obliga por seguridad a desplazar su militancia a París, donde le conocí creo que en un mitín muy emotivo donde estaba presente Álvarez de Vayo. Fue destacando como músico y cantautor entre los exiliados, grabó una cinta de canciones revolucionarias creo que en Alemania donde tuvo bastante ayuda o colaboración, más tarde sacó el famoso disco llamado “Manifiesto”, que obtuvo  éxito entre jóvenes en la clandestinidad. A la vuelta de París, eran los años de la falsa transición, la militancia va disminuyendo, y una parte de la dirección del Partido, mostrando su verdadera faz encubierta al militante hasta entonces aunque no para todos. Junto a otros compañeros forma el grupo Suburbano (a mi llegada fui a verles en Móstoles), un acierto que considero digno de admiración e ingenio que le dignifica con notable éxito en sus temas (Una carta suya en “Incomunicado” refleja la sensibilidad de su poesía).

¿Quien fue Julio Álvarez del Vayo y que representa para el FRAP y PCE(ml)?

Era un político de la República que vivía exiliado en Suiza. Durante la guerra contra el fascismo desempeña importantes papeles: Representante de España en la Sociedad de Naciones, Ministro con Largo Caballero, y con Negrín, al principio de la II República había sido también embajador en México… Era un político de izquierdas con una gran formación intelectual -dominaba varios idiomas- perteneció al ala mas de izquierdas del PSOE. Un optimista hasta su muerte, un luchador en la diplomacia nato, y sin concesiones, que se destacó por sus discursos en la Sociedad de Naciones contra la política de no intervención de las potencias en la ‘guerra fascista’ contra la República. Siempre pensó y estimuló en la necesidad de la unidad para derrotar a Franco y el franquismo. Las bases del Partido y del Frente le respetaban y estimaban tanto por lo que representó como por su propia personalidad. Como responsable de organización tengo un grato recuerdo y aventura que no fue fácil, lograr que una caravana de coches clandestina llegue a su entierro en Suiza. Vayo estimuló a muchos jóvenes militantes, nos escuchaba sin complejo ideológico alguno. Recuerdo encontrarme con él junto con la camarada leonesa Mari Carmen que logra fugarse de la cárcel de Yeserías. Fue una tarde francamente emotiva verle escuchar absorbiendo cada palabra nuestra, hasta fragmentos de poesía y recortes que hablaban de la huida sentadas en el suelo de aquella sala, mirando y escuchándonos sin pestañear. Apoyaba nuestra entrega y formación con devoción conmovedora como uno más entre nosotros que siempre me recordó por su personalidad combativa juvenil, paciencia, empatía y lucha persistente, a Ángel Campillo, el saber escuchar y aportar todo lo que llevan dentro. Nunca fue militante del PCE(ml). Acepta la responsabilidad de “presidir” el FRAP y defender lo que siempre había defendido hasta sus últimos días.

¿El FRAP y PCE(ml) realizaban acciones sindicales, estudiantiles y huelgas?

No te quepa duda. De hecho durante los primeros años de la década de los 70, en la mayoría de huelgas que se dieron en el Estado estaban organizadas y dirigidas por el Partido y el Frente, a través de la OSO (Oposición Sindical Obrera), posteriormente en la Transición por la AOA (Asociación Obrera Asambleísta). PCE y CCOO ya estaban negociando con el aparato fascista no les interesaba fomentar los conflictos laborales ni estudiantiles. El 1º de mayo de 1973 el FRAP convocó una manifestación clandestina en Madrid, que fue un rotundo éxito en cuanto a participación y enfrentamientos con la policía que hizo incluso retroceder a estos en varias ocasiones. Antes se había llenado la ciudad de carteles y octavillas llamando a la convocatoria. Hubo huelgas importantes en el sector de la construcción inducidas por el FRAP, al igual que otras de universitarios, incluso de artistas, muchos de ellos afiliados al Frente. A finales del 72 se trabajó muy duro en desarrollar una enorme red de propaganda, en inundar Madrid de carteles, octavillas, documentos y publicaciones del Frente y del Partido, organización de asambleas en los centros de trabajo, institutos y universidades, reuniones informativas, incluso los propios militantes del Partido y del FRAP que trabajaban en la sanidad organizaron unos servicios médicos de emergencia para atender al momento a los posibles heridos por la represión policial. En 1974, el FRAP, convoca una Huelga General que no se esperaban:

Movilización de un millón de trabajadores.

200.000 participantes en combativas manifestaciones.

Más de 50 policías heridos en los enfrentamientos.

Movilización de sectores por primera vez desde 1939 (actores, funcionarios, pequeños comerciantes…).

Sin decidirse a abandonar aún la comedia de la apertura el régimen no ve otro medio de dominar la situación que el utilizar a fondo sus armas represivas. De octubre de 1974 a febrero de 1975, Arias Navarro presenta el siguiente balance represivo (aún oficialmente sin “estado de excepción”):

  • 6 antifascistas asesinados
  • 100 heridos, al menos 17 por bala.
  • 3500 detenidos, gran parte salvajemente torturados.
  • 300 condenados por los tribunales.
  • Varias decenas de miles de trabajadores despedidos y sancionados.
  • Cierre de todas las universidades.
  • Detención de 25 artistas y multitud de actos culturales prohibidos.
  • Amenaza por televisión de implantar el estado de excepción y un largo etc.

¿Que papel tenía la mujer dentro del FRAP y PCE(ml)?

Teníamos el mismo papel que el de cualquier camarada aunque si había una organización específica de mujeres, la UPM (Unión Popular de Mujeres), dentro del FRAP. Había mujeres en todos los organismos de dirección del Partido, Juventud y Frente. Destacaron en el frente de la mujer fundamentalmente valencianas, catalanas, navarricas explosivas y mañas sorprendentes en lucha. Por supuesto también dieron ejemplos magníficos militantes de origen leonés algunas arriesgaron mucho contra la represión, la desafiaron como heroínas, varias de ellas conocí en el exterior, también en Euskadi y otros puntos del Estado. Absorbidas en ese campo luchaban saboreando gustosas y sensibles el frente de lucha asignado por el Partido dentro de la UPM. Además de sus grandes dotes para dicho organismo, obtenían grandes resultados dentro del Partido, en cuanto a la estela que iban curtiendo tras ellas. No solo tenían claro como enfrentar situaciones específicas, de la mujer, han sido admiradas por los que las han conocido y compartido tareas tanto hombres como mujeres dentro de él. La mayoría que conocí de los puntos geográficos mentados provenían del sector de la enseñanza, camaradas muchas de ellas “quemadas” tuvieron que cruzar la frontera, ya con una preparación política indiscutible por encima de la media de la militancia interna, editaban una revista propia y mantenían contactos con los grupos de mujeres más combativos de Europa.

¿Quienes fueron María Jesús Dasca y  Concha Tristan?

De trece condenados a muerte (10 del FRAP y tres de ETA) Concha Tristán y María Jesús Dasca, fueron las mujeres del Frente condenadas el 18 de septiembre de 1975, por un tribunal militar. Mª Jesús Dasca Penelas, pertenecía a la Unión Popular del Campo (UPC), organización de jornaleros y jornaleras que formaban parte del Frente. Era natural de Almenara, municipio de la provincia de Castellón a orillas del Mediterráneo próximo a Puerto de Sagunto, donde se ubicaban los Altos Hornos, centro fabril combativo con gran tradición de lucha: “Me detuvieron el 25 de agosto, pasé nueve días en la Jefatura de Policía de Madrid. Fui detenida con cuarenta personas más y durante la detención estuve aislada, siendo torturada por ‘Billy el Niño’.” En octubre del año 1972, la organización de Los Valles, comarca del entorno saguntino (vergel en naranjales), incendió un almacén propiedad de un cacique falangista; fueron detenidos y procesados por el Tribunal de Orden Público (TOP) nueve jóvenes jornaleros. “Xussa”, así la llamaban los más allegados, escapó a la caída y huyó a Madrid, tenía 17 años. Ya en Madrid continuó militando de forma clandestina, ocultando su identidad escapó a las masivas detenciones que como represalia a la manifestación del 1º de Mayo del 1973, desencadenaron las fuerzas represivas contra el FRAP. Detenida a finales de agosto de 1975, fue incluida en la causa 1/75 y juzgada en consejo de guerra sumarísimo. En el despropósito de acusaciones, conspiraciones y tramas aberrantes por absurdas que tejió el fiscal militar, la acusan de ser responsable del “Partido Comunista de España” (?), y de haber mantenido una entrevista con Concha Tristán, para ver quien daba la “orden” de atentar contra un teniente de la guardia civil. No tuvo otra acusación.

Concepción Tristán López, de Ciudad Real, donde estudió enfermería y posteriormente a Madrid en 1974, para continuar sus estudios en medicina; donde formó parte del grupo sanitario de militantes, que atendían a los manifestantes heridos en los enfrentamientos del combativo 1º de mayo del 1973, militando en el Partido hasta su detención en septiembre de 1975, acusada de pertenecer al FRAP:

“Ya en los pasillos de la Dirección General de Seguridad, uno de los que estaban allí esperando, se abalanzó sobre mi gritando, ‘ya esta aquí la asesina’. Te vas a enterar de quiénes somos nosotros. No vas a salir viva… Ninguna parte de mi cuerpo quedó libre de golpes. El que intentaba hacer de «padre» era Roberto Conesa, pero no lo conseguía, claro, pues entre palabras supuestamente amables, siempre estaban los tirones de pelo o los puñetazos en la cara. Un recuerdo de su enorme anillo se quedó grabado en mi cara para la posteridad, pues la fotografía mía que se difundió en la prensa, lleva su marca.” El tribunal militar la acusó de haber mantenido “reuniones” con Sánchez Bravo (uno de los fusilados el 27 de septiembre), para tratar el “atentado” a un teniente de la guardia civil. No tuvo otra acusación. Fue condenada a muerte, tenía 21 años. Concha tuvo una niña, que se crió junto a ella en el departamento de madres del centro penitenciario.

https://kaosenlared.net › las-mujeres-del-frap-2

¿Que fue la huelga general de 1972 de Vigo y que papel cumplió el FRAP en esta huelga?

En febrero-marzo del 72, en el Ferrol, la policía asesinó dos obreros en el Bazán, y más de 50 heridos de bala ametrallados desde lo alto de la torre de una iglesia. Entonces hubo huelgas en todo Galicia, que fueron las que en Vigo, duraron 15 días. Hubo infinidad de despidos y heridos, detenidos, también hubo palos y también tiros. Como la situación se iba agravando, en el mes de septiembre se llegó a una huelga general en Vigo, que duró un mes. En este mes pararon todas las empresas importantes, infinidad de comercios, cerraron bares, cines, autobuses, cuando funcionaban era con un policía armado al lado del conductor para protegerle, eso es mentira, la realidad era para obligarle a trabajar. En las huelgas de septiembre del 72, Vigo trajo consigo muchos despidos, detenidos y encarcelados, meses después algunas empresas pararon para pedir la readmisión de los trabajadores. Esta huelga supuso el principio de las nuevas luchas populares en Vigo, fue un salto cualitativo donde el militante, muchos militantes del PCE(ml) participaron a la vanguardia de las luchas, al calor de ellas, entre ellos “nuestro hidalgo” José Humberto Baena` el de soy militante del PCE(m-l) porque me considero marxista-leninista: “Entonces, a la hora de escoger mi militancia en el Frente, lo hice guiado por las acciones revolucionarias de masas que había constantemente y que yo me enteraba, aunque la prensa fascista las intentara ocultar y conocí a estas organizaciones en mi ciudad, Vigo (donde la mayoría de los gallegos se ven obligados a trabajar en condiciones de salarios miserables, de toxicidad en las fábricas y accidentes constantes, y nos vemos casi como en una esclavitud, tan pronto haces la menor protesta te despiden)”.

¿Cual fue la respuesta de los grises y la guardia civil frente a la huelga?

La pregunta o respuesta pienso que es, ¿quienes fueron en verdad los terroristas, quienes los que ejercieron el terror, lo han ejercido, desde 1936? Como no podía ser de otra manera las fuerzas represivas actuaron criminalmente contra los trabajadores y población en general. Vuelvo a las reflexiones escritas por el camarada Humberto, horas antes de ser fusilado: “Vi que mis mejores amigos eran detenidos por la policía por el simple hecho de pedir las mínimas libertades, por pedir aumento de sueldo en su empresa, y empecé a radicalizarme un poco debido a eso (…)”. Es evidente, reforzando al camarada fusilado, que una derrota para la izquierda es siempre una lección de historia.

¿Quién era José Humberto Baena Alonso y por qué lo fusilaron?

Fue un militante de Vigo muy concienciado políticamente del PCE(ml) y del FRAP. A igual que los cuatro compañeros que fusilaron en la madrugada del 27 de septiembre de 1975, un trabajador más entre ellos, peón de fundición, con una gran ideología de clase. Tuvo muchos problemas para estudiar Filosofía en la universidad, no solo por dinero, también por la represión de la policía que al final tuvo que dejar los estudios obligándolo a ganarse la vida y trabajar en lo que le salía, que era poco, unas veces por revindicar algún derecho como la paga de Navidad, y otras, porque estaba fichado de una detención en una manifestación que le llevó a estar un mes en la cárcel, los empresarios no le daban trabajo. Al final tuvo que salir de Galiza, perseguido por la policía, instalándose en Madrid clandestinamente trabajando para el Partido, y dentro del Frente. En julio del 75, creo que es cuando lo detienen junto a otros compañeros, todos incomunicados, con palizas diarias, es llevado a la cárcel de Carabanchel donde le comunican que es acusado de matar a un policía. Igualmente le dicen que será juzgado por un Tribunal militar en juicio sumarísimo. Esto quiere decir que el juicio será breve y que la condena ya está dictada: PENA DE MUERTE. Lo fusilaron porque había que matar, emanaban por doquier manifestaciones, saltos, huelgas, protestas universitarias, de actores y también de cantantes entorno a la UPA (Unión Popular de Artistas) dentro del Frente. La “ofensiva” del FRAP en los últimos años ante la antesala de la muerte de dictador y Euskadi ardiendo… tenían que dar ejemplo, y lo dieron, firmando sentencias de muerte. Para enviarles al pelotón de ejecución no necesitaban admitir pruebas dactilares de un revolver que decían que habían utilizado en la muerte del policía, ni tampoco pruebas testificales de personas que decían que los habían visto disparar. No las admitieron porque tenían que condenar a estos camaradas con o sin pruebas. Había que matar, demostrar quien mandaba, expandir su título de carniceros fuera de sus fronteras, mostrar al mundo su capacidad en manantiales de sangre porque la “guerra” continuaba, era el fascismo.

¿José Humberto Baena Alonso era culpable o inocente de los cargos de los que se le acusaba? El tribunal franquista afirmaba que había asesinado a un policía

Y, yo quiero y puedo responder que el Tribunal militar franquista, y el civil, enviaron al patíbulo a cientos sino miles de inocentes por el mero echo de ser antifascistas. Entre 1936, y tras la muerte de Franco, existían presos políticos con condenas de más de treinta años, todavía quedan presos en sus mazmorras en pésimas condiciones en 2020. Humberto era tan culpable como sus cuatro compañeros fusilados y el resto que no llegaron a fusilar según el régimen franquista, e inocentes según la mayoría del pueblo trabajador y de todos los antifascistas del mundo que salieron en grandes manifestaciones de protesta. También puedo y quiero decir que el dicho y maltrecho Tribunal, era un tribunal fascista impuesto tras un golpe de estado de los generales, por lo tanto, era un tribunal ilegal, a partir de ahí, queda todo juicio a estos militantes y otros, que se dieron durante la dictadura, fuera de toda credibilidad y de lo que debería ser justicia. Desde el punto de vista militante también quiero y puedo responder, faltaría más, que independientemente de que fuera él directamente o no lo fuera, la acción está totalmente justificada desde el punto de la lucha contra una dictadura atroz como era la franquista ¡Estaría bueno que no se pudiera luchar, solo morir! Con todas las armas que su política represiva impone, pues solo ellos lo imponen, frente un régimen sangriento que era el que se vivía en aquellos años y se siguió viviendo años después de muerto el dictador.

¿A los miembros del FRAP y PCE(ml) se les torturaba en las cárceles franquistas? Supongo que no serían los únicos…

¿Si se les torturaba?… con saña, y no, no eran los únicos. La violencia era patológica actuaban como psicópatas. Hay dos casos que fueron terribles, el primero el del dirigente del PCE(ml) Ángel Campillo (del libro “Incomunicado”). Estuvo un mes de comisaria en comisaria torturado por todos los famosos miembros de la Brigada Político Social (José Sainz, Yagüe, Garrido, Ramos, Billy el Niño…). Al final lo dejaron casi muerto, al punto de la locura, catatónico en el hospital psiquiátrico. El otro fue el caso del entrañable camarada Cipriano Martos, detenido por la Guardia Civil, “como no cantaba”, tras las palizas terminaron por meterle ácido por la boca y le reventaron por dentro. A casi todos los militantes del Partido y del Frente  que fueron detenidos, más que cientos, fueron torturados, hay multitud de testimonios y denuncias. Lo más consciente y dinámico de Euskadi, fueran o no de ETA, sufrió toda la furia de las fuerzas represivas de la dictadura y de las de Atutxa (PNV). De hecho algun@s murieron en comisarias, otros por protestas contra la contaminación que se masticaba en las dos márgenes de la ría de Bilbo. Una verdadera carnicería entre las dos caras de la represión, a la estatal se suma la de la autonomía, “la democracia”, trajo no solo la monarquía fascista sino que reforzó aún más la represión. Los cinco fusilados en 1975, y demás compañeros que enjuiciaron en aquellas causas, fueron brutalmente torturados. Dieron testimonio antes de ser fusilados. Había militantes de otros partidos comunistas que igualmente denunciaron torturas. Yo creo que fueron miles de personas las que pasaron por comisarias y cuartelillos durante años brutalmente torturadas, era el modo de actuar de la policía franquista, los mismos que siguieron asesinando y torturando tras la muerte del dictador.

¿Que son los juicios sumarísimos que se llevaban a cabo durante la dictadura franquista?

Que quieres que te diga, pienso que son la forma más ruin y criminal de enjuiciar a un detenido político. Es lo contrario al derecho procesal universal. Es la jurisdicción militar la que asume todo el proceso en decremento de la civil, sin ningún derecho ni garantía, para el procesado. El mando militar determina cuando, donde y como se ha de celebrar, elige a los jueces y vocales, al fiscal, y hasta al abogado defensor si hace falta, algunos de ellos no son ni juristas. Es la farsa del engaño. La prolongación de la tortura por otros métodos, matar toda esperanza de triunfo, martillar su destrucción física y psíquica durante el tiempo que dura la pantomima, para que el preso o los presos sean condenados lo antes posible y sea ejecutada la sentencia en pocas horas. Es lo que les pasó a los militantes de ETA y FRAP. Se basaban en el estado de excepción ensalzado en ley antiterrorista aplicado justo unos días antes.

¿Quien fue Ciprinao Martos y como murió?

Cipriano Martos fue un emigrante andaluz que trabajó como muchos jóvenes de la época, de jornalero, en las minas de Teruel y fábricas de textil de Sabadell y Terrassa, finalmente como obrero de la construcción en Reus. Su actitud ante las injusticias le curtió en conciencia, la que le motivó aptitudes revolucionarias, como sindicarse en la OSO (Oposición Sindical Obrera), unirse a otros grupos a través del FRAP como fuerza de choque antifascista hasta militar en el Partido, y profundizar, sobre el marxismo-leninismo en vía directa hacia la revolución proletaria. Agosto de 1973. Martos es detenido junto a otros compañeros por la Guardia Civil de Reus, justo en la puerta de la empresa donde trabajaba de encofrador, fue llevado al Cuartelillo, ahí empezó su calvario de tortura hasta la muerte. El día 27 le metieron en el estómago un cóctel de ácidos con gasolina. A pesar de ser atendido por varios médicos en un hospital “para pobres”, su cuerpo no aguantó más allá del 17 de septiembre mientras los asesinos se paseaban triunfantes como en el 1939, por las calles de Reus. La madre del camarada, suplicó de rodillas llorando que le dejaran ver a su hijo. Patadas e insultos obtuvo como respuesta de las fuerzas represivas: fascismo puro. El camarada Miguel Buñuel, de Teruel, militante PCE(ml)-FRAP (fallecido en 1980, escritor especializado en literatura juvenil), es autor de “El Desaparecido” escrito en septiembre de 1978, en memoria de Cipriano Martos.

https://kaosenlared.net › el-coctel-de-la-verdad-a-cipriano-martos

¿Tenía alguna relación FRAP con otros grupos como el GRAPO, ETA, Terra Lliure…?

El GRAPO, como tal organización armada empezó a actuar a partir del 1975, en el poco tiempo que coincidieron no consta que tuvieran relación alguna. Con Terra Lliure tampoco, ya que estos nacieron políticamente en 1978, fecha en la que ya el Frente se encontraba prácticamente liquidado por la nueva dirección del Partido. Con ETA, según Ángel Campillo sí, hubo encuentros, no se hasta donde llegaron las relaciones en cuanto a posibles acciones concretas. Lo que sí hubo fue un sector favorable que se identificaba, bastante dispuesto a este tipo de relación, pero no el mayoritario. El puro nacionalismo digamos que por aquél entonces no tenía los mismos puntos de vista de hoy. Por otro lado, las verdaderas organizaciones que luchaban a muerte sufrían una represión atroz encarnizada e infiltrados dentro de ellas, lógicamente cerraban filas, no hablamos de encuentros banales como se daba en otros grupos sino de lucha capaz de ejercer y organizar el derrocamiento de la dictadura, el fascismo como forma de Estado impuesto.

¿El PCE(ml) y FRAP estaban involucrados en las reivindicaciones de la mujer trabajadora en España? Si nos das algunas ejemplos

La consigna era acosar la dictadura desde todos los frentes, la respuesta es que sí, ambos organismos estaban comprometidos aunque evidentemente, la militancia del Partido, eran los que tenían una visión teoría y práctica mucho más profunda, tenía un porcentaje considerado de mujeres militando en él. Eso a mi me impresionó positivamente, te enorgullecía ante organizaciones que “presumían” de feministas como MCE. Es conocido el gran número de presas políticas del PCE(ml), JCE(ML) y FRAP. Lucha como mujer, y presa, en las cárceles donde hubo que hacer hasta huelgas de hambre por el simple hecho de querer ponerse un pantalón por entonces prohibido a nosotras como mujer. En luchas donde la mujer de mineros destacó enormemente en Asturies. En la gran huelga de la construcción de León donde se encierran en la catedral y abasteciendo alimentos prolongando la huelga, lucha y conquistas, en ambas luchas mineras y construcción hubo varios familiares destacados en ella (“El Rubio” mi hermano, su mujer, mi madre y hermana entre otros). En la gran manifestación de Vigo (luchas entorno a 1976) donde la policía carga a bocajarro, de los trece heridos, siete son policías; unas tres mil personas, según la prensa de entre ellas unas dos mil mujeres; en todas estas luchas estábamos presentes impulsando los frentes de masas entre ellos el de la mujer (UPM) y como Partido. Hubo mujeres en todos los frentes en diferentes grados de responsabilidad. Grandes cuadros, camaradas con gran madurez y formación, fueron muchas las que sorprendieron inolvidables, logro conocer en algún encuentro a las que llamaré por nombre de guerra “Agustina”, “Monse”,  “Bego” y “Arantxa”. Las destaco como ejemplo impactante de coordinación, saber dirigir, hacerse querer y respetar, potencia humana como “Carmen” (pareja de médicos catalanes) pese a que se les tuvo dentro de un equipo reducido interno a su llegada del interior dentro del aparato de propaganda, les logro conocer, y no olvidar nunca por su entrega, riqueza intelectual y sensibilidad. Sinceramente he de decir, que nunca en otras organizaciones de la época, vi mujeres como ellas tanto en el campo del Partido como específico de la mujer. La JCE(ml) no se quedaba atrás en absoluto hubo mujeres responsables de una gran entereza, mi militancia en ella me hizo comprobar que eramos una mayoría interna muy combativa y abnegada.

¿Quienes fueron los llamados “últimos fusilados del franquismo” y como se involucra el FRAP en estos fusilamientos?

(1974 * 1975 Represión. Represión. Represión) Movilización internacional contra las penas de muerte. Cinco fusilados. Estados de excepción en ley antiterrorista entre sentencias a muerte e interminables consejos de guerra sellan el fin de la dictadura (su fiambre). El franquismo sigue vivo anunciando la vida que vendrá. Tanto Txiki y Otaegi, como militantes de ETA, Humberto Baena, Ramón García San y Sánchez Bravo como militantes del Partido y brazo armado del FRAP, fueron los máximos responsables llegados a ese punto crucial, la esperanza en sus manos, a través de sus justas acciones: rompiera vitrinas en mil pedazos, portones de celdas, candados, haciendo añicos palacios, pazos, mansiones, nacionalizara la industria tomando la casa de la moneda… Es difícil definir lo que ha representado ese “eran o han sido”, en cuatro líneas, en una entrega de esas características indiscutible donde primaba rotundamente por encima de tus intereses personales y hasta de la propia familia, Partido, acción, revolución, sobre la que hoy la apatía vuelca su desprecio más absoluto, y, en el fondo no eres nada ni siquiera referente para los nuevos “militantes” del estrado parlamentario. Te diría que aunque llenara cuartillas a su favor no iba a encontrar muchos pretendientes de la izquierda actual ni para guiñarle el ojo. Donde precisamente los intereses personales priman por encima de todo, y no al revés, lo primero que se hace al llegar a ‘político profesional’, parlamentario o liberado sindical, alcalde o concejal, ministro o presidente de gobierno por el mismo milagro que mueve y conmueve a millones de seres el sueño norteamericano. No, no es hacer la revolución, y tirar el capitalismo, ni siquiera llega a herirle con la espina de la rosa. No es su misión herirlo de bala aunque sea de juguete. No se trata de destruirlo ni siquiera democráticamente ni siquiera pacíficamente a lo Gandhi, menos hacerle mil pedacitos para que social y económicamente los pueblos tengan su derecho a abolir sus buitres intereses y ofensivas contracultura, disparando en metralla permanente a forma de explosivo contra los pueblos, trabajadores, familias enteras, contra la mujer dejando su civilizada cultura social riadas de mujeres acorraladas, subyugadas, violadas, asesinadas por sus manadas e individuos repugnantes en patología criminal (tortura y humillación que sus leyes, jueces y demás estelas cultivan) sino comprar un chalet o un piso en la ciudad del tráfico de influencias.

 

Es ahí donde refleja toda su capacidad profesional el “voluntario” que se entrega al capitalismo. El que le reconoce, y a él sí, a el se entrega incondicionalmente  vendiendo su alma al diablo, su dignidad, a la fatídica armonía en profesión de santos y su orgullo a los fondos de Estado, la banca. Es su andadura como político de la monarquía anticonstitucional ¿Para desarrollarse profesionalmente en bien de los intereses del pueblo?. Por lo que definir a cientos incluso miles de militantes antes de la farsa por Transición, “como militantes de base”, como mínimo sería imperdonable, máxime hoy, tan simple como metafísico no digamos si de lo que hablamos es de camaradas, en misión especial, formándose en comandos como guerrilleros o ya activos dentro del frente armado cuando su capacidad intelectual política-ideológica, en la mayoría de casos estaba muy por encima de todo benjamín político de hoy. No porque no sepa explicarlo ni porque no esté segura de convencer de tal misión ,“de base”, que solo algunos pocos entre miles pudieron o pueden llegar cumplir, sino porque hoy, no se entiende siquiera la palabra revolución, ya que para entender ese profundo fondo entre explosión de vida y muerte, pero siempre desde la vida, hay que estar prestos a ella.

 

Eran ejemplo de conducta, sobre actos de conciencia, y disciplina de sacrificio. Disposición abnegada a arrojar la bomba y jugarse la vida con una capacidad organizativa superior a la media, y responsabilidad inquebrantable en su misión estratégica. Eran política de futuro en temple de acero ejemplar. De esa “base” militante es que estamos hablando, de los cinco fusilados, militantes en los niveles más altos de la transformación humana, en misión implacable contra el fascismo, no cualquier militante de base. Su visión y conciencia ideológica les llevó a entregar la vida aunque fuera la vida la que su misión buscaba, e instaurar el poder de los desheredados, de los desposeídos, de los diezmados. Fusilados a los que devoto no solo mi estima y respeto sino toda mi entrega a la causa por lo que a ellos les segaron la vida. Lo demostraron durante los juicios farsa,  durante las últimas horas ante abogados y familias. Ramón García Sanz, solo, sin familia, demostró una entereza y dignidad que este siglo desconoce llenándonos de orgullo antifascista a compañeros de trabajo y camaradas de Partido (dentro de la vanguardia todo fuera de ella nada, así lo entendió-lo entendimos, los militantes de aquél PCE(m-l) y FRAP abolidos por la “democracia” interna y externa). Por que de lo que se trataba se trata. Y de lo que se trata no es de pajuelas a la “americana” sino de practicar verdades. Decir, hacer y escribir, verdades como puños de acero. No eran terroristas. Los cinco eran trabajadores, algunos empezaron su militancia casi niños, niños como esperando abril, su revolución, su esperanza.

 

El PCE(ml) y por ende el FRAP, ETA o Herri Batasuna, claro que movilizaron por supuesto que sí. En cuanto a lo que a nosotros concierne la pregunta sería si el Partido, como máximo responsable de dirección, movilizó lo posible e imposible, y, yo te digo, es posible que no, siempre se puede no solo hacer más sino sumar jalón de historia propio. Al margen de que la situación política favoreciese dentro del Estado y fuera de sus fronteras al mundo. También quiero decir y digo que sí. Que hubo militantes de la dirección que hicieron y consiguieron imposibles removiendo todos los pozos petroleros capaces de activar en solidaridad desenfrenada por sus vidas. También su militancia de “base amplia” en bandera alta lo hizo. No necesitó que le impulsara ninguna charla para irrumpir y denunciar hasta desgarrar a gritos su odio al fascismo, su marioneta encarnizada en dictadura y su pelele monarca inculto, sus clanes militares divididos en castas represivas, sus intereses entre mafias y esbirros, tricornios y grises, su iglesia con su procesión como virreyes de la nueva encarnación postrados al nazismo. Algunos de sus militantes nos distribuimos por toda Europa, dando mítines, conferencias de prensa, charlas en grandes centros de la ciudad y del campo, universidades… denunciado la dictadura su fascismo criminal causante del interminable reguero de sangre vertida. Participando en las distintas convocatorias y manifestaciones que se fueron creando a raíz de los acontecimientos… A mi me tocó por toda Grecia junto a “Venancio Vega” del Comité Central en ese momento. Fueron multitud las protestas voluntarias en Europa  al margen de nuestra presencia. Más allá los pueblos arrasando calles, amotinándose día y noche, donde los trabajadores de todo el mundo más se manifestó y enfrentó al “orden” en sus países condenando el fascismo español en solidaridad con los cinco militantes. Motor de revueltas callejeras que podían o no estar organizadas. Militancia que no cesa si una vela hay encendida. No necesitábamos especial motivación para ponernos a la cabeza de miles de manifestantes y refriegas aclamando revolución, muerte al fascismo criminal, conocimientos de lucha y dirección teníamos. Transformados sus militantes en marea explosiva, repulsa en ráfaga de metralla, grito entre coordenadas espontáneas del Partido y del Frente convencidos que les íbamos a salvar. A la cabeza en París tras llegar de Grecia, codo a codo con el camarada “Miguel” (combativo militante nacido en Francia, por emigración, pesa a su juventud tras los fusilamientos pasa al interior, con ese acento y esas erres que tanto le costaban, como el decía, a levantar el mástil de la bandera que arrebataron a los camaradas), abriéndonos paso entre gases asfixiantes, incendios, cientos de pancartas y banderas, asumidas por miles de manifestantes de todos los países en explosión de apoyo y denuncia internacional.

¿Que te parece la opinión de organizaciones como PML(RC) sobre PCE(ml) y FRAP?

La verdad es que apenas sé nada del súbito fenómeno, dudo que haya tanto heredero suelto, escribiendo libros o en escuadrón de combate. Recuerdo un vídeo hace tiempo, cuando salieron por primera vez, creo, a la luz pública, habían sido retenidos en la frontera tras su llegada de Siria como “combatientes internacionalistas”. La imagen en esos momentos me ubicó algo así como en fracción de peli norteamericana. Esa fue la primera noticia que tuve y en otras dos ocasiones irrumpiendo como férreo escuadrón en fechas conmemorativas: 1 de Mayo y 14 de Abril, en ambos casos les he visto, y poco más. Ni se de donde han salido ni como actúan políticamente en la vida diaria si es que actúan. Agrosomodo te diré que no encuentro por mucho que me esfuerce ningún referente entre ellos salvo los estandartes de los clásicos revolucionarios. Lo primero que sorprende es el icono asumido de Elena Odena. Es piedra de toque que da que pensar indudablemente, pero lógicamente, solo se puede irrumpir en ese ‘antes y después’ que diferencie radicalmente de todo lo clonado en democracia con un pasado, como en un momento determinado pudo significar y significó el PCE(ml), JCE(ml), FRAP… Hay que tener en cuenta como los “servicios de inteligencia con su amalgama amplia de técnicos”, a forma de esbirros del capitalismo, han llevado a cabo un diseño en degradación político social escalofriante. Apenas van quedando referentes históricos viables. Domina sobre nuestras cabezas un sistema caótico arrasando desde hace décadas toda huella de nuestro patrimonio, hasta los fusilados durante y después del golpe de estado fascista “los asumen” en aniversarios y exportan como potencia cultural propia donde la izquierda mediática trabaja incondicional para la oligarquía como portavoces (parlamentarios) del capitalismo. En 1988 se cumplía el el 8º aniversario de las cinco últimas víctimas de la dictadura, por osar llevar la cabeza alta y reafirmarse en los juicios farsa como guerrilleros de la libertad; en la fecha señalada decía en su órgano central Joven Guardia la JCE(ml): “AÚN FALTA HACER JUSTICIA”.

 

Gracias por esta entrevista y compartir historia compañero. Finalizar diciéndote aunque ya tu sepas, que la buena literatura y poesía lleva impresa la verdad. En palabras del compa salvadoreño Roque Dalton: la poesía no está hecha sólo de palabras (su compadre Oswaldo Escobar Velado lo reafirma de esta manera):

Valiente la policía,

orden de los coroneles.

En los días más amargos

mataron a dos mujeres.

Fue enero de alas trágicas

y carnes asesinadas.

Las dos murieron muy solas,

ninguna tenía un arma.

 

 

Maité Campillo (actriz y directora d` Teatro Indoamericano Hatuey)

 

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Comentar

A %d blogueros les gusta esto: