Endesa compra lo que ya estaba comprado: Las portadas de Falsimedia

Comprar a la prensa en práctica habitual, incluso podría hablarse de altavoces creados para fomentar empresas y regímenes. Falsimedia vivió otra jornada memorable, Endesa, ejemplo mayúsculo de contaminación y desprecio del planeta compró las portadas de la prensa-papel. Lamarea recuerda que «Lo que no cuentan de Endesa».

 

El día que comienza la COP25, ocho periódicos llevan en portada a Endesa, pero no como la empresa que más contamina en España, según diferentes informes y según el último estudio presentado este mismo viernes por el Observatorio de Sostenibilidad, sino como la empresa que lidera el cambio hacia una sociedad libre de emisiones. No es información, es publicidad. Y no es la única publicidad de este tenor que podemos ver hoy en los medios impresos y digitales de mayor difusión. Endesa es, además, «patrocinador principal» de la COP25.

El periodista Xavi Rossinyol reseñaba esta mañana en Twitter este ejemplo paradigmático de greenwashing (“lavado en verde” en español). Es decir, la práctica llevada a cabo por empresas, administraciones públicas, fundaciones y otras instituciones para tratar de aparentar una imagen de ecologismo o preocupación por el medio ambiente que no se corresponde con la realidad.

No es la única empresa del ranking de las más contaminantes que ha aprovechado el día del estreno. «El futuro no se detiene, nosotros tampoco. Bienvenida Cumbre del Clima 2019 (COP25)», dice el anuncio que ha pagado Repsol en algunos medios. En la Cumbre sobre la Acción Climática de la ONU, celebrada el pasado septiembre en Nueva York, el propio presidente de Iberdrola, también en ese ranking, pronunció un discurso. No hay que irse tampoco lejos. Entre los patrocinadores de la COP que acaba de arrancar en Madrid, además de Endesa, está también Iberdrola.

El greenwashing no es ninguna novedad. Contaba recientemente el periodista Santiago Sáez, en un artículo publicado en La Marea, este pasaje: en el tercer capítulo de la primera temporada de Los Simpson, Bart va de excursión con su clase a la central nuclear de Springfield. Allí, un primigenio Waylon Smithers les muestra un vídeo en el que la energía atómica aparece como un personaje amable y juguetón. A continuación, les convence de que el agua del río que corre junto a la central (en el que nada un pez de tres ojos) “vuelve a regresar limpia a la biosfera natural”. Corría el año 1990, y el término greenwashing acababa de ser acuñado, cuatro años antes, por el ecologista estadounidense Jay Vesterweld.

Uno de los primeros ejemplos surgió cuando la petrolera Chevron publicó su campaña People Do (La gente lo hace), en la que una serie de anuncios en televisión y prensa mostraban las bondades medioambientales de la empresa. Así, en uno de estos anuncios, Chevron daba a entender que su actividad dejaba los bosques inmaculados después de un invierno de campaña de exploración petrolera.

Desde entonces, este lavado en verde no ha hecho más que evolucionar. Sáez también señalaba en el citado artículo otro ejemplo de Endesa: una campaña online con el eslogan Ahora ya lo sabes. La campaña duró menos de una semana. Se trataba de una serie de vídeos, acompañados de una web que daba a entender que era “un falso mito” que la combustión de carbón fuese una causa importante del cambio climático, y acusaba a otros sectores contaminantes, como el transporte o las petroleras. ¿Entonces, por qué decidió Endesa retirar su campaña? La empresa no quiso explicarlo entonces a La Marea, alegando «motivos internos», pero según el medio digital La Información, fue la dirección del grupo italiano Enel, propietario de la eléctrica, la que puso freno a la campaña.

El carbón limpio de Trump

Durante la Cumbre del Clima que se celebró el pasado noviembre en Bonn (Alemania), la delegación de Estados Unidos se dedicó a defender las bondades del carbón como combustible limpio. Los representantes de Washington fueron recibidos, primero con sorpresa y después con abucheos, por parte de una audiencia que no se podía creer lo que estaba oyendo. Algunos de los diplomáticos que asistieron definieron la presentación como “ridícula”.

Desde otra perspectiva, el líder del Partido Conservador, Boris Johnson, prometió llegar a cero emisiones netas en 2050 en su primer discurso al frente del Parlamento británico. Pero sus vínculos con el negacionismo y su falta de compromiso público cuestionan su posición frente a la emergencia climática.

«Para enfrentarnos al greenwashing –decía el responsable de cambio climático de Ecologistas en Acción, Javier Andaluz– no hay nada como la información, y eso es lo que intentamos hacer: denunciar los proyectos contaminantes que tienen estas compañías. Además, hay que trabajar mucho a nivel local, que es donde montan pequeñas campañas que a menudo pasan desapercibidas».

 

 

Fuente

 

Noticias relacionadas:

 

¡Qué poca seriedad! ¡Cuánto cinismo! Empresas depredadoras del medio ambiente patrocinan la Cumbre del Clima

 

Objetivo de la Cumbre del Clima de Madrid: Que el capitalismo no aparezca como responsable del desastre

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email