En plena misa, una mujer le empuja al sacerdote y le tira al suelo desde el escenario (vídeo)

La mujer lo empujó desde el escenario de la misa de clausura de un campamento religioso, en San Pablo, Brasil.

Al parecer,  la mujer esquivó al personal de seguridad, subió al escenario y atacó al religioso. A pesar de la caída, Marcelo Rossi (que así se llama el sacerdote) no resultó herido y posteriormente, la mujer fue detenida por la policía militar.

Posteriormente, la policía detalló que la mujer que agredió a Rossi tiene 40 años, y que forma parte de un grupo de personas que llegó desde Río de Janeiro para el evento. Compañeros suyos afirmaron que padece trastornos mentales.

Al menos 50 mil personas presenciaron la agresión, tras la cual el sacerdote regresó al escenario para continuar con la misa.

 

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

4 comentarios

  1. Me gustaria que se lo hicieran a un IMAN

  2. Esta Sra. estaria harta de tanto vividor del cuento, poniendose siempre a favor de los que disfrutan el «PARAISO TERRENAL » en este planeta. Osea a favor de los ricachones, indiferentes a los pobres de las fabelas o chavolas, como las que conoci en Entrevias Vallecas Madrid. Salud, Republica y Justicia Social.

  3. Sopalajo de Arrierez

    En Españistán la mera interrupción de un rito religioso es considerada por la legislación en vigor un delito penal, por tanto con penas de posible cárcel.
    Si ya no es mera interrupción, sino agresión, miedo me da pensar la que le cae.

    Pero, claro, esta es una más de esas leyes ambíguas pensadas para ser interpretadas abritrariamente en base a lo que quieran los poderosos.

  4. Esta señora es la única que estaba bien de la cabeza entre los asistentes al patético acto de proselitismo religioso. Ella bien sabe quien es el enemigo del pueblo y quienes lo embrutecen con su miseria religiosa.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*