El virus no va a dejar de atacar a los y las trabajadoras porque los sindicatos pongan denuncias; eso no es suficiente

No sabe muy bien a qué juegan los sindicatos autodenominados de clase, de los otros ya ni nos ocupamos. Esta semana han comenzado a trabajar las personas en sus puestos no esenciales y, al parecer, en muchos de los centros de trabajo no se cumplen los requisitos de seguridad establecidos para intentar no ser contagiados. En la CAV la mayoría sindical, a base de comunicados, no hace otra cosa que señalar la gravedad del hecho.

En el caso concreto de LAB, asegura: “Meteremos todas las denuncias que sean necesarias”. Eso está muy bien pero, por muchas denuncias  que pongan, eso no exime de contagio a los y las trabajadoras si estas tienen que acudir a sus puestos de trabajo en condiciones no seguras.  

En la citada Comunidad Autónoma Vasca la mayoría sindical viene señalando el incumplimiento de las normas de seguridad. Siendo mayoría y si en verdad velan por la salud de quienes producen la plusvalía que llenan los bolsillos de los empresarios, ¿por qué, además de denunciar a los infractores, no convoca a sus afiliados y se plantan? Es decir, ¿por qué no convocan a una huelga indefinida hasta que tengan la absoluta seguridad de que los y las trabajadoras no corren peligro por ejercer su derecho al trabajo? ¿A qué esperan?

Un trabajador a título personal se expondría a graves represalias por parte de los dueños de su fuerza de trabajo, pero, todos y todas organizadas por la llamada mayoría sindical en el mencionado territorio ya sería otra cosa.

Esta que incluimos a continuación es una nota de LAB. No señalamos únicamente a éste, el resto de los sindicatos llamados de clase y que conforman la mencionada mayoría sindical actúan y dicen prácticamente lo mismo.  

Si en estas adversas circunstancia para la clase obrera no son capaces de plantar cara al enemigo de clase, que ningunea a sus asalariados jugando con la salud de éstos, ya nos dirán cuándo.

Esta es la nota:

 

Según la información que nos esta llegando, en los centros de trabajo priorizan la puesta en marcha, la recuperación de horas o nuevos ERTEs. Son muy pocas la empresas que han presentado planes de prevención y donde lo han hecho ha sido una copia de los consejos del Gobierno Vasco y Gobierno Español, sin ningún tipo de adecuación a las características propias de la empresa; es decir, han querido cumplir el expediente y no por cuidar la salud de las plantillas.

Esto para LAB es inaceptable, y aunque a los diferentes Gobiernos y a la Patronal no le importe la salud de las personas trabajadoras, nosotras no estamos dispuestas a aceptarlo. Meteremos todas las denuncias que sean necesarias. Pero, además, tenemos una pregunta para el Gobierno Vasco y el Gobierno de Navarro, pioneros en la defensa de la puesta en marcha de la industria, ¿cuáles serán las medidas de control y sanciones para aquellas empresas que no prevengan adecuadamente el contagio en sus centros?

La patronal a seleccionado 2 o 3 enmpresas que utilizara como ejemplares; medidas de prevención, buena venta en los medios de comunicación… pero en la mayoría de las empresas, sobre todo medianas y pequeñas, miseria y contagios por COVID19. Una vez más, un sistema a merced de las grandes patronales.

En las empresas están adoptando medidas de prevención muy básicas pero no las necesarias, especialmente cuando es imposible impedir el contagio de COVID-19 al 100%. Además, se debe destacar que es imprescindible que junto con las medidas de prevención y los EPIs, se debe proporcionar información y formación para utilizarlos y eso no está ocurriendo en ningún sitio. En consecuencia y con unas medidas mínimas, se están poniendo en marcha actividades no esenciales. Y esto es consecuencia del apoyo mostrado por los gobiernos español, vasco y navarro a la patronal.

En una empresa como Michelín están implantando medidas de prevención ejemplares; el tema es que la producción no es necesaria, ya que cuentan con el suficiente stock ya producido. Pero patronal y Gobierno Vasco considerarán ejemplares las decisiones adoptadas en esta gran empresa, cuando no hay necesidad de producción y cuando miles de mascarillas y guantes que no se están utilizando en servicios básicos se desperdiciarán.

En empresas como Olarra o Alconza han presentado las recomendaciones del Gobierno Vasco sin ninguna adaptación y sin acordarlos con los y las trabajadoras. ¿Qué pasará en esas empresas en el momento en que haya algún o alguna contagiada por COVID-19? ¿De quién será la responsabilidad? ¿Quién pagará por ello?

En empresas como Laminados Losal o Sidenor no han presentado ningún tipo de plan y han establecido las medidas decididas por la patronal de forma unilateral. Sabemos que en pequeñas empresas están sin EPIs, en algunas empresas proporcionan a las plantillas una única mascarilla para toda la semana…

Además, también tenemos que denunciar a OSALAN, ya que no está respondiendo a las exigencias de la vuelta a la actividad. No está satisfaciendo las necesidades de las y los trabajadores ni respondiendo a las consultas. Como ejemplo de ello el hecho de que hoy, ante un problema grave en una empresa de Araba, se les ha llamado a las 6:38 de la mañana. La respuesta ha sido que tenían un horario y que llamaran a partir de las 8:00. Esto sólo es un ejemplo del fracaso de Tapia y del plan del Gobierno Vasco.

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email
A %d blogueros les gusta esto: