El único camino: la organización y la lucha

El pasado sábado 30 de marzo, en Endavant (OSAN) celebramos las segundas jornadas organizativas nacionales, en Gracia (Barcelona). Son las segundas, después de las que hicimos el 1 de octubre del 2016 en Sabadell. Con el lema «El único camino: la organización y la lucha. Pensamos colectivamente, construimos juntas!», nos centramos en reflexionar y profundizar en nuestra estrategia y acción política, así como a debatir qué quiere decir militar en Endavant.

La jornada, que reunió cerca de 150 militantes de todo los Países Catalans, sirvió para consolidar una cohesión ideológica y organizativa muy necesaria para contrarrestar las presiones del capitalismo, del patriarcado y del reformismo. Entendemos que esta cohesión se fomenta a partir de la idea de la utilidad de la herramienta donde militamos, Endavant, y de la acción política . Por eso, abordamos qué tenemos que mejorar para hacerla más útil para las clases populares y como, conociéndonos, podamos empatitzar en las diferentes tareas, situaciones y espacios donde participamos como militantes.

En este sentido, reforzamos la necesidad de evitar que se desactiven los espacios de lucha porque se dedican a la lucha institucional. Corremos el riesgo que las próximas contiendas electorales se presenten como necesarias para hacer un frente antifascista institucional que solo refuerza al PSOE y consolida el régimen del 78, a la vez que arrastra «la izquierda» parlamentaria hacia una lógica de defensa de mínimos que desactiva cualquier alternativa política. No hay nada a defender desde una posición estática: hay que avanzar para hacerlo.

Entendemos que en Endavant tenemos que ser uno de los agentes que desactive esta cooptación: el frente antifascista tiene que estar en las calles. Y tiene que ser allá desde donde pongamos encima de la mesa la propuesta que se busca como organización y como Esquerra Independentista: el programa feminista de Unidad Popular. Incluso las reivindicaciones que planteamos en el programa de mínimos, a pesar de que son parciales y para poder agregar una gran mayoría de la clase trabajadora y de las clases populares, son inasumibles para el sistema y nos permiten pasar a la ofensiva política.

Somos conscientes de la dialéctica entre demandas inmediatas y horizonte final. Por eso, seguimos en la línea de trabajar y persistir en nuestro objetivo final: la conquista del poder político y la supresión del trabajo asalariado y de toda explotación. Y lo hacemos desde la certeza que no es posible liquidar progresivamente el sistema capitalista mediante reformas legislativas, y que el poder no es un conjunto de instituciones a tomar.

Así mismo, asumimos que la independencia de los Países Catalanes es un camino que no se puede recorrer únicamente ni con el instrumental de una democracia realmente inexistente, ni con los que han hecho de la triada de elecciones, parlamento y partidos políticos el dogma que un gobierno es democrático. Hace falta que tengamos presente que los puntos de intersección entre la lucha por la emancipación nacional, la lucha contra la explotación capitalista y la lucha contra el patriarcado no habían sido nunca tan numerosos en los Países Catalanes como lo son ahora.

Que el pueblo pueda ganar el poder en el estado y hacer efectiva la independencia pasa por una acción de masas destinada a neutralizar la capacidad de consenso y coacción de este estado encima de la población y del territorio. Esto, a estas alturas, no será posible si no trabajamos para conseguir un pueblo movilizado y dispuesto a persistir hasta las últimas consecuencias. Por eso, el único camino pasa por la organización y la lucha. Pensamos colectivamente, construimos juntas! Avanzar es la única manera de no retroceder!

 

Endavant OSAN

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email