El preso político Jordi Cuixart cumple 1.000 días en la cárcel llamando a la «desobediencia civil»

Video

Cuixart califica a la Asamblea de Omnium a a que dirige unas palabras “de formato extraordinario”, asegura que la prisión “también es una palanca de lucha”, por lo que “pase lo que pase, nuestro límite nunca más puede ser ni la presión ni el exilio”. Añade que “sabemos que ni la violencia institucional ni la prisión secuestrarán la movilización social ni la voluntad del pueblo de Catalunya”. Lo afirma en nombre de “la dignidad de los 1.000 heridos del 1 de octubre y de los 2500 represaliados” y porque esta es “la voluntad del conjunto de la sociedad catalana”.

Jordi Cuixart asegura que “no hay en mí ni un ápice de odio ni de rencor hacia nadie” pese a llevar 1000 días preso y ha repetido las palabras que pronunció ante el tribunal que lo condenó: “lo volveremos a hacer. Y no tengo ninguna duda: lo haremos por amor a la vida y a la libertad”.

Cuixart dice seguir “legitimando” la lucha no violenta y la desobediencia civil como “instrumentos imprescindibles” para transformar la sociedad como “estamos viendo que pasa en todo el mundo”.

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Comentar