El o la vecina de arriba aguándole la fiesta a Vox-Huelva

No ser un fascista y vivir en el primer piso de un edificio donde en la planta baja te colocan una sede Vox es tremenda jodedera, pero, aunque parezca mentira, tiene su lado positivo, su contrapartida.

Así lo ha debido pensar el vecino o la vecina de arriba, él o la que vive justo encima de la sede del partido fascista liderado por Santiago Abascal se ha desquitado de manera notable y contundente. Como se sabe, al fascismo no le cae nada bien el movimiento LGTBI, no hace falta explicar porqué. De modo que al o la inquilina del piso de arriba se le ha ocurrido colgar del balcón una bandera de dicho movimiento. Así es como le ha quedado la poesía:

 

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Comentar