El ídolo del baloncesto, Kareem Abdul-Jabbar, muestra su hartazgo ante el racismo

«Tal vez la principal preocupación de la comunidad negra en este momento no sea si los manifestantes están parados a tres o seis pies de distancia o si algunas almas desesperadas roban algunas camisetas o incluso incendian una comisaría, sino si sus hijos, maridos y mujeres, hermanos y padres serán asesinados por policías solo por salir a caminar o conducir. O si ser negro significa refugiarse en casa por el resto de sus vidas porque el virus del racismo que infecta al país es más mortal que la COVID-19. Si eres blanco, probablemente murmuraste un horrorizado ‘oh, Dios mío’, mientras sacudías la cabeza ante la cruel injusticia. Si eres negro, probablemente te levantaste de un salto, maldiciendo y gritando ‘¡otra vez!'».

«¿Qué ves cuando ves a manifestantes negros enojados que se acumulan fuera de las comisarías de policía con los puños en alto? Si eres blanco, puedes estar pensando ‘no cumplen el distanciamiento’. Luego ves caras negras saqueando tiendas o una comisaría en llamas y piensas ‘eso daña su causa’. No estás equivocado, pero tampoco estás en lo correcto».

«La comunidad negra está acostumbrada al racismo institucional inherente a la educación, el sistema judicial y el empleo. Y a pesar de que hacemos de todo para aumentar la conciencia pública y política, eso apenas cambia».

El Covid-19 «ha agudizado las consecuencias ya que morimos a un ritmo significativamente más alto que los blancos, somos los primeros en perder nuestros trabajos y observamos impotentes cómo los republicanos intentan evitar que votemos. Parece que se ha abierto la temporada de caza de negros. Sí, las protestas a menudo se usan como una excusa para que algunos se aprovechen. No quiero ver tiendas saqueadas ni edificios incendiados. Pero los afroamericanos han estado viviendo en un edificio en llamas durante muchos años, ahogándose con el humo a medida que las llamas ardían cada vez más cerca. El racismo en Estados Unidos es como el polvo en el aire. Parece invisible, incluso si te estás asfixiando, hasta que dejas entrar el sol. Entonces ves que está en todas partes. Mientras dejemos entrar la luz, tendremos la posibilidad de limpiarlo. Pero tenemos que estar atentos, porque siempre está en el aire», señaló, crítico.

«Lo que deberías ver cuando ves a los manifestantes negros en la era de Trump y el coronavirus es a personas empujadas al límite, no porque quieran bares y salones de belleza, sino porque quieren vivir, respirar. Quieren silenciar nuestra voz, robarnos el aliento. Lo que quiero ver no es el camino hacia el juicio sino una carrera hacia la justicia», concluyó.

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Comentar

A %d blogueros les gusta esto: