El Gobierno nombra a un jefe superior de policía procesado por acoso

La juez que ha instruído el posible caso de acoso laboral por parte del Comisario Principal Félix Antolín contra un subordinado entiende que hay indicios suficientes de un delito contra la integridad moral y lesiones para pedir la apertura del juicio oral.

Según el auto, dictado por el Juzgado de Instrucción N. 1 de Guadalajara, a fecha del pasado 1 de febrero, “existen indicios que ponen de manifiesto que desde mayo de 2014 en su condición de Comisario e Inspector jefe del Grupo de Operaciones Especiales (el grupo conocido como GEO) han venido realizando actos de contenido vejatorio prevaliéndose de su cargo y de la posición jerárquica que ostentaba con respecto al querellante J.B.G. quebrantando su resistencia e integridad moral y su propia estimación”.

Según el escrito, las posibles vejaciones del recién nombrado jefe superior de Policía de Castilla-La Mancha contra el subinspector que se querelló contra él se concretan en “aislarle del grupo, relevarle cualquier función (las cuales venía haciendo con normalidad y como Jefe del Subgrupo del GEO desde febrero de 2014) con la intención de forzar su salida de los GEOS, procediendo a la apertura de un expediente disciplinario al querellante en el año 2015 por hechos del 2013, procedimiento que finalizó con el archivo del expediente».

El auto recoge la declaración de Félix Antolín ante el juez. El comisario reconoció que conocía los hechos, perdió la confianza en el querellante y ordenó «que no se le adjudique ningún puesto de mando en las tareas de la unidad». Antolín añadió que perdió la confianza porque el querellante le pidió tiempo para reorganizarse antes de expulsarle y «le engañó porque le dijo que se iba y en vez de irse se hizo representante sindical».

A raíz de las manifestaciones durante la instrucción, la jueza entiende que «se revela la situación de aislamiento que sufrió el querellante, que si bien los investigados coinciden en manifestar que existía una especie de consentimiento al aislamiento; lo que deberá debidamente corroborarse en el juicio oral de formularse la correspondiente acusación; es un hecho incontestable que el querellante niega que consintiera tal situación».

La jueza da credibilidad a los testigos que declararon durante la investigación. Entre ellos, un agente que dependía del Subinspector, afirmó que «Era su jefe y siempre desarrollaba perfectamente sus funciones. Fue ejemplar. Le estaban forzando a marcharse. Lo hicieron por motivos personales». El testigo añadió que «estaba solo, entrenaba solo y no tiene conocimiento de que participara en ninguna operación desde mayo de 2014, le retiraron de cualquier actividad» De hecho «en una reunión el comisario le dijo que era un cadáver».

En definitiva, concluye, «existen indicios para que deba prosegir el procedimiento para el procedimiento abreviado, al constatarse la existencia de indicios de una actuación continuada y reiterada de humillación y vejación».

 

c.ser

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Comentar

A %d blogueros les gusta esto: