EDITORIAL. El enojo de Palestina. El fascismo portugués. La compra de votos y Pence retratado

EDITORIAL

Hasta hace pocos meses, Portugal presumía de tener un escenario político sin la presencia de la extrema derecha, como ocurría en otros lugares de Europa. Por eso fue noticia que la organización CHEGA (Basta) con 1,3% de los votos pudiera entrar en el Parlamento con un representante. Una anomalía casi insólita en el país que vio le Revolución de los Claveles. Pasados algunos meses, la tal CHEGA, con su diputado André Ventura (en la foto), carga en la emigración las culpas del malestar social y económico, y hasta de traer la pandemia. Las movilizaciones contra el discurso fascista de CHEGA (hermanado con Vox) han comenzado en las calles, pero lo que es alarmante es el crecimiento que mes a mes le dan los sondeos. Ya pronostican un 7% del electorado y subiendo.

 

Pocas consignas como la de «Lo llaman democracia y no lo es», que se popularizó  en el 15-M, han sido tan acertadas. El remitir todo a la urna trae consigo desde siempre la compra indiscriminada de votos, a veces de un modo soez y otras más sutiles. A cuanta mayor es la necesidad, más barato resulta. Bolsonaro con 110 dólares mensuales y Trump con 400 dólares semanales, han aprobado «ayudas» a las familias más humildes, y el efecto ha sido inmediato. El presidente de Brasil obtiene un 37% de apoyo (3 puntos más que la desaprobación) en un sondeo realizado tras el reparto del cheque. Trump frena la caída que venían anunciando todos los sondeos. Nada nuevo.

 

La ONU aplaude el acuerdo entre Israel y Emiratos Árabes en otro ejemplo de en manos de quién está la Organización.  La política imperial de los colonos hace posible que Israel siga ocupando ilegalmente territorios con el silencio cómplice de la UE, por ejemplo, y es fácil imaginar la indignación que provocaría en los políticos burgueses si otro país hiciera lo propio. Palestina, su pueblo, es normal que sea mil veces traicionado por corruptos como Netanyahu, por las monarquías terroristas y feudales de Oriente Próximo y por EE.UU y la UE (incluidos sus gobiernos progres a los que ni se les ocurre romper relaciones diplomáticas con Ia dupla Israel/EEUU). Redoblar la solidaridad con la causa Palestina es más que necesario.

 

Vale la pena reproducir unas palabras de hace unas horas del vicepresidente de EE.UU, Mike Pence, al referirse al ex presidente de Colombia, el narco-terrorista, Álvaro Uribe, son definitivas: «Respetamos las instituciones colombianas y su independencia, pero estando el expresidente Álvaro Uribe bajo arresto domiciliario, nos unimos a todas las voces amantes de la libertad en todo el mundo para pedir a los funcionarios colombianos que permitan que este Héroe, que ha recibido la Medalla Presidencial de la Libertad de Estados Unidos, se defienda como un hombre libre», dijo Pence.

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Comentar

A %d blogueros les gusta esto: