EDITORIAL. El día que el preparado encontró al campechano (en el Golfo)

La Casa Real confirma que Juan Carlos de Borbón está en el Golfo Pérsico desde el 3 de agosto. Tras una búsqueda intensa, donde participaron incluso perros adiestrados, dieron con él. Ahora, quedamos a la espera de a quién más (amante, amiga, guardaespaldas…,) se le ha pagado el viaje con dinero del erario público. Algún juancarlista del Golfo (Pérsico), demócrata de toda la vida, estará aportando lo suyo para que la estadía sea como el campechano, héroe de la transición, se merece. La Corona medieval que padecemos sigue simbolizando de un modo claro la decadencia y agonía del Régimen del 78.

 

Cuando se dijo que quedaba todo «atado y bien atado» ni el más pesimista hubiera intuido de hasta qué punto. Los asesinos del franquismo no se tocan y sino que se lo pregunten a los asesinos (juez incluido) de Salvador Puig Antich, un preso político ejecutado a garrote vil. La Audiencia de Barcelona argumenta que el delito de lesa humanidad, aunque no prescribe, no puede aplicarse en España a hechos ocurridos antes de 1977, cuando el país se adhirió al Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, y recuerda que la ley de Amnistía aprobada ese año impide investigar violaciones de derechos humanos ocurridas anteriormente. Todo un respiro para los sicarios del fascismo.

 

¿Alguien sabe algo de CC.OO y UGT?¿Se los tragó la tierra?¿Enfermaron de Covid?¿Están contando billetes de la última partida que les dieron a cuenta de los Presupuestos Generales del Estado?¿Confinados?¿O, en realidad, están manteniendo reuniones en los centros de trabajo, los barrios, con colectivos sociales preparando la lucha en las trincheras contra la nueva crisis con zarpazo del capitalismo? La realidad es que llegado el momento, es claro que donde estarán es al otro lado, junto al Régimen del 78 al que tanto le deben.

 

Macron, Presidente de Francia, tras volver muy preocupado de El Líbano, donde los intereses de la «Grand France» lo llamaron, ha vuelto a París y ha alentado las manifestaciones y revueltas que suceden en Bielorrusia con el apoyo de la UE y la OTAN. Una pregunta con respuesta sería qué pensaría Macron si el presidente de otro país alentara, estimulara y financiara, por ejemplo, a los chalecos amarillos y condenara, al punto de poner tanques en la frontera, la represión salvaje que vivieron los trabajadores en las calles de París, Lyon, Marsella.

 

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Comentar

A %d blogueros les gusta esto: