El Comunicado de Podemos sobre Cuba: Un despropósito

ANTE LAS PROTESTAS EN CUBA, SOLUCIONES POLÍTICAS SIN INJERENCIAS

La República de Cuba atraviesa desde hace años una crisis política, económica y social que se ha visto agravada recientemente por una serie de acontecimientos de gran calado para el país. A la persistencia del embargo económico, comercial y financiero impuesto por EE.UU. hace más de 60 años, y rechazado recientemente por la inmensa mayoría de la Asamblea General de la ONU, se han sumado factores como el impacto de la crisis mundial de la COVID-19, que agudizó su necesidad de importaciones e hizo caer el turismo (principal fuente de ingresos); las decisiones del expresidente Trump, que endurecieron el bloqueo con sanciones a los envíos de remesas a la isla; o la decisión del Gobierno cubano de eliminar el sistema de moneda dual en 2021, que provocó hiperinflación y una alta subida de los precios. Todo ello ha generado un enorme malestar entre una población ya aquejada por la desigualdad y la pobreza desde hace varios años, que ha culminado en las movilizaciones de los últimos días por parte de detractores y defensores de la Revolución cubana.

Pese a la permanencia de un embargo que dura ya demasiados años —y que ha provocado, por ejemplo, que Cuba tenga problemas de desabastecimiento de alimentos y suministros básicos, como electricidad o material sanitario, en un contexto de pandemia mundial—, la isla ha logrado mantener un cierto nivel de desarrollo superior al de otros países de su entorno. Además, mantiene relaciones comerciales y de cooperación en materia educativa, médica, universitaria, deportiva y cultural con otros países de América Latina y el Caribe y de África. Aunque las cifras sanitarias actuales son ciertamente preocupantes, logró capear bien las dos primeras oleadas del virus, con cifras muy inferiores a las de países de su entorno y de muchos países europeos. Aun en las condiciones económicas más difíciles, logró fabricar sus propias mascarillas y desarrollar dos vacunas contra la COVID-19. En pleno estallido mundial de la pandemia, colaboró con numerosos países con el envío de personal médico y también quiso dar la batalla, junto a nuestros sanitarios y sanitarias, contra el virus en nuestro país.

La situación en Cuba es muy compleja y su solución pasa, en primer lugar, por garantizar el derecho a la protesta pacífica y por atender las demandas de una parte del pueblo cubano legítimamente movilizado por el descontento. Manifestamos nuestro máximo apoyo y solidaridad con el pueblo hermano de Cuba en su búsqueda de justicia social y democracia. Condenamos tajantemente cualquier represión violenta de movilizaciones pacíficas y exigimos justicia y rendición de cuentas para la primera víctima y sus familiares, así como la liberación de las personas detenidas arbitrariamente.

El pueblo cubano también se moviliza hoy por obtener mayores libertades y mayor democracia en un sistema que, por otro lado, ha sido privado de su capacidad de explorar otras opciones de apertura y, con todo, ya estaba emprendiendo algunas reformas en esa dirección. Con las protestas, el Gobierno ha anunciado que se va a permitir hasta fin de año la importación libre de aranceles de alimentos y medicinas a los viajeros que ingresen en la isla. A quienes hoy señalan y jalean estruendosamente contra Cuba desde fuera se los ha visto poco preocupados por los derechos fundamentales en países con unos niveles de abusos y violencia infinitamente mayores, tanto en la región latinoamericana como en el Golfo Pérsico o en la propia vecindad europea. Con todo, Cuba es un país que, como muchos otros, y pese a los avances de los movimientos pro derechos humanos, todavía tiene un largo recorrido en términos de reconocimiento y garantía efectiva de derechos para los colectivos más discriminados y los más vulnerables.

La única opción viable es una solución política, que necesariamente pasará por corregir los déficits democráticos del sistema cubano y por iniciar, cuanto antes, un diálogo nacional que facilite una solución pacífica y dialogada del conflicto. Además, se debe garantizar la participación de la sociedad civil —en particular, de la juventud, las mujeres y los movimientos y organizaciones de derechos humanos— en dicho proceso de diálogo y de democratización del país.

Por otro lado, y aunque la explosión del descontento popular es compleja y no se explica solo por el bloqueo, lo cierto es que Cuba está sufriendo injerencias externas que buscan desestabilizar el país, empezando por los últimos 60 años de embargo y siguiendo por los intentos de la extrema derecha mundial, con sus turbas de bots y fake news cargadas de imágenes falsas, lanzándose sobre Cuba a través de una campaña orquestada en redes sociales los días previos al estallido de (y durante) las protestas. Son los mismos que hoy señalan a Cuba pero no condenan la represión y los asesinatos diarios en Colombia o en Brasil, y que apoyan el golpismo en Bolivia, Chile o Perú. El propio alcalde de Miami (un cuarto de cuya población es de origen cubano) ha pedido al presidente Biden que considere lanzar ataques aéreos contra la isla. La solución al conflicto actual en Cuba pasa también por frenar esos intentos de injerencia extranjera y por reforzar el compromiso de la comunidad internacional con la paz, la democracia, los derechos humanos, la justicia social y la soberanía de los pueblos para decidir sobre su propio destino.

Cuba es de una importancia geoestratégica vital para la región y para nuestro país, por lo que es importante cuidar nuestra presencia allí y nuestras relaciones bilaterales con la isla. Toca estar a la altura del sentimiento de fraternidad y solidaridad que existe entre nuestros pueblos. Nuestro Gobierno debería ser también uno de los actores principales para liderar la exigencia del fin inmediato del bloqueo económico a la isla, mediar en el proceso de diálogo para lograr una solución pacífica del conflicto, y colaborar con la sociedad civil para reforzar su papel y su participación en dicho proceso de diálogo y en el de democratización posterior. Por último, rechazamos frontalmente la constante utilización de los conflictos internacionales por parte de la derecha española para sus intereses nacionales y partidistas, a la cual no le importa lo más mínimo el bienestar y el futuro de los pueblos. Ante la crisis y las protestas en la hermana Cuba, una España a la altura y soluciones políticas sin injerencias.

Viernes, 16 de julio de 2021

Comments 9

  1. Estrella ROJA Partisana says:

    Lo primero que le recomendaría a los escribas de este documento es que, al menos, lean a Arnold AUGUST para que puedan saber si en Cuba no hay una democracia como su pueblo (¡no dios! ¡Ni el Imperio USA) manda.
    Este comunicado por no saber lo que es realmente una democracia cae en la apología más inaudita de los defensores de la memocracia fashionliberal USAimperialista cuyo modelo se ha impuesto como «normal» y hasta «natural» en las mentes de bobos. idiotas y memes. Cuando de natural, lógico y normal no tiene nada. Pues: fue implantado de manera criminal y miserable manu militari a través del usaIMPERIALISMO que ha impuesto su terrorismo nuclear (OTAN: Organización del Terrorismo desde América Nuclear) de manera global y/o totalitaria (el globalismo yanqui sí que es un totalitarismo nuclear asfixiante, destructivo y nihilista; hasta el punto que los que estamos sujetos a él nos creemos que no existe otra alternativa: there is not alternative: La célebre TINA desde Thatcher/Reagan) . El caso de Hiroshima y Nagasaki no se puede menospreciar.
    Cuba frente a todo esto, con sus penurias y miserias derivadas como consecuencia de la asfixia económica que el bloqueo de su revolución soporta a diario, es digna, democrática y resiste contra viento y marea.
    Darle oxígeno a unos troyanos yanquis es traicionar de manera brutal el proceso más digno de la resistencia antiimperialista cubana.

  2. Estrella ROJA Partisana says:

    Lo primero que le recomendaría a los escribas de este documento es que, al menos, lean a Arnold AUGUST («Cuba and Its Neighbours: Democracy in Motion». Editorial Fernwood Publishing, 2013 traducido como «Cuba y sus vecinos: democracia en movimiento», editorial Ciencias Sociales, La Habana, 2015: https://www.ecured.cu/Arnold_August) para que puedan saber si en Cuba no hay una democracia como su pueblo (¡no, dios! ¡Ni el Imperio USA!) manda.

    Este comunicado por no saber lo que es realmente una democracia cae en la apología más inaudita de los defensores de la memocracia fashionliberal USAimperialista cuyo modelo se ha impuesto como «normal» y hasta «natural» en las mentes de bobos, idiotas y memes. Cuando de natural, lógico y normal no tiene nada. Pues: fue implantado de manera criminal y miserable «manu militari» a través del usaIMPERIALISMO que ha impuesto su terrorismo nuclear (OTAN: Organización del Terrorismo desde América Nuclear) de manera global y/o totalitaria (el globalismo yanqui sí que es un totalitarismo nuclear asfixiante, destructivo y nihilista; hasta el punto que los que estamos sujetos a él hasta nos creemos que no existe otra alternativa: there is not alternative: La célebre TINA desde Thatcher/Reagan). El caso de Hiroshima y Nagasaki no se puede menospreciar.

    Cuba frente a todo esto, con sus penurias y miserias derivadas como consecuencia de la asfixia económica que el bloqueo de su revolución soporta a diario, es digna, humilde, democrática y resiste contra viento y marea.

    Darle oxígeno a unos troyanos yanquis es traicionar de manera brutal el proceso más digno de la resistencia antiimperialista cubana. Es asumir que estos Hijos de la Gran Chingada merece respeto, voz y hasta consideración, cuando son unos vendepatrias gUSAneros que tienen cerebros mucho más reducidos que un alfiler pues ninguno de ellos sabe ver más allá de sus propias narices.

  3. Martinez says:

    Partisana: No lo puedo expresar, mas claro que, usted y tan acertadamente. Un fraternal saludo de uno mas, de tantos concienciados y solidarios con nuestros hermanos proletarios y revolucionarios cubanos. Salud y Solidaridad.

  4. jose antonio says:

    ya fuera de este escrito contra el gobierno de cuba y su proletariado. aveces pienso quienes estan detras de podemos. incluso la llamada izquierda unida. dirjida por garzon y el diputado abogado santiago. el señor santiago quiene hecho de malas maneras al ex secretario general del pce. y toda su ex direcion. si este señor es un peligro dentro del pce. no va aser menos. con lo llamado movimientos revolucionarios marxistas, que hay en españa. y en el resto del mundo. como cuba, nicaragua o venezuela. los diputados algo sensatos. les dejan hablar en el senado. y las cortes. siempre que no rompan las reglas que imponen estos dos. ya se ve en las encuestas. que unidos podemos. de mas de 30 diputados que tiene. hablan de haber eleciones, de conseguir alo sumo 24 diputados. que yo creo que van aser menos. lo mejor para los votantes, de la llamada izquierda entre comillas. que surja el rechazo. como paso cuando tomo las riendas de izquierda unida llamazares. donde solo consiguieron 2 diputados. ahora la palabra o el voto. la tienen los honestos y sensatos.

  5. Andrés says:

    Como me alegro de no haber creído nunca en esa farsa de partido socialdemócrata. Qué bajeza moral el contenido de ese comunicado, a la altura de los partidos más reaccionarios.

  6. resplandor says:

    Efectivamente es un comunidado que no puede ser más reaccionario aunque intenta como puede hacer un poquito de paripé. ¿ Pero que se iba a esperar de esa pandilla de indocumentados que andan a la greña entre ellos por sillones y buenos sueldos como los otros «demócratas» de este país.
    Enrique de Santiago del PCE, que ya lo ha abandonado para unirse a Podemos a ver si le va mejor, el Garzón de I U de Consumo que es como si no existiera, deja subir la luz hasta el infinito a los ciudadanos etc …y así toda la banda.
    Son verdaderamente impresentables. Claro que ya están amortizados porque en las próximas se van a comer una buena derrota y si no al tiempo. Los fascistas del PSOE, no los quieren ya ni de monaguillos tira levitas. Se les ha acabado el tiempo y el chollo .
    Como pueden hablar ellos de un pueblo digno , valiente , que les da cien mil vueltas en democracia e igualitarismo entre el pueblo y que ha defendido su revolución al máximo a pesar de gente como estos, traidores con el nombre de demócratas y de izquierdas e incluso de «marxistas», como el libro que publicó Garzón, no se quien lo haría, que se titulaba «Porque soy Comunista», vamos no cabe mayor desfachatez de su parte. Que indignidad …. En fin, es revulsivo este texto podemero, con gente como esta no se necesitan ya más enemigos para la revolución y el socialismo.

  7. albert says:

    ya está dicho arriba por compañeros, que al no saber en Podemos (ademas son bastante estúpidos, además de caraduras pelotas) lo que realmente es una democracia caen en ideas absurdas, pero deliberadamente pelotas del poder. Podemos es un peligro para la democracia real y los derechos sociales. Debemos todos dejarlo claro en nuestro entorno, para que desaparezcan cuanto antes.

  8. albert says:

    ¿ como se puede hablar de «déficits democráticos» en Cuba ? es una idea absurda en Ciencias Sociales, dado que Cuba está en otras coordenadas infinitamente mas participativas que la mierda de «democracia» burguesa, que solo favorece a un 30 % de la poblacion a costa de la explotacion del otro 70 % ¿¿ Pero dónde diablos termina la estupidez y donde empieza la canallada de estos redactores de Podemos ?? ¿¿ No le han pedido orientacion al intelectual Monedero, el que intenta ridiculizar a cualquiera que vaya a su programa de TV (por qué será que le dieron el programa ¡¡)a pretender hablar de poder popular ??

  9. Uxio says:

    la socialdemocracia cumple su papel histórico. Capitular y traicionar. Un partido vendeobreros al que cada dia se le ve más el plumero, al que muchos trabajadores dieron su voto y hoy deberian sentir vergüenza…..ya veremos cuanto tardan personajes oportunistas de la peor calaña como Yoly Díaz en pasarae al PSOE y lo que te tondaré morena… ..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Tu colaboración
para poder seguir informando
ES76 0081 7414 8100 0102 0806

Suscríbete a nuestro Newsletter