El cómico italiano Leo Bassi deja a Albert Boadella en su sitio, un lugar lleno de mierda (incluimos carta de 2011)

Albert Boadella fue uno de los fundadores y director de Els Joglars, una compañía que, como suponemos sabrán, se dedicaba a criticar y ridiculizar a todos los gobiernos con los que les tocó vivir.

Por ese motivo, incluso, Boadella estuvo unos días en prisión por la representación de la obra “La Torna”, durante la mal llamada Transición de una dictadura hacia una “democracia”.

Es por eso que Leo Bassi ha decidido dejarle en evidencia al autoproclamado presidente de la majadería de Tabàrnia. El célebre actor y cómico italiano le ha recordado su etapa en el conocido y arriba nombrado grupo de teatro Els Joglars y le ha reprochado que ahora se sienta cómodo rodeado de franquistas, un colectivo que «durante décadas fue la diana de su fina ironía».

Bassi lo ha dicho hoy mismo en su cuenta de Twitter de esta manera: Hay un aspecto de la historia de Tabàrnia que me da mucho tristeza: Ver a Albert Boadella, gran hombre de Teatro y alma del mítico grupo Els Joglars rodeado del mismo mundo franquista que fue diana de su fina ironía durante décadas”.

Sus palabras las ha acompañado con esta fotografía:

 

Manifestación de apoyo a Els Joglars

 

Cabe recordar que, como ya informó Insurgente, el pasado mes de febrero un periodista rosellonés criticó a Boadella recordando que cuando éste se refugió en Francia decía entre los refugiados que él era independentista.

No es la primera vez que Leo Bassi llama la atención a Albert Boadella. En 2011 le escribió una carta acerca de la dirección de Boadella de los teatros del Canal. Esta es íntegra la carta:

 

Lunes, 16 de mayo de 2011

Estimado colega e ilustre miembro del gremio de los bufones Sr Albert Boadella:

En nombre de la autoridad que nadie me ha otorgado le pido reconsiderar su papel institucional al lado de los poderes del reino y renunciar al cargo de director de Los teatros del Canal.

La metamorfosis como hoja de parra cultural que usted ha experimentado en los últimos tiempos para ocultar el mismo oscurantismo de siempre, ha arrojado perplejos a la desolación a todos sus antiguos compañeros de carromato dejando al mundo de la farándula huérfano de un, antaño, genuino padre.

La consternación de tener que aceptar que una mente tan lúcida y valiente como la suya no haya sido capaz de reconocer o reaccionar ante la trama de Fausto que se esconde tras la zarzuela madrileña que usted tan rápidamente ha aceptado en dirigir, hace que busque explicaciones en lo impenetrable. Así, entregado a este afán, he leído escritos suyos donde habla de la laxitud y la complacencia intelectual que según usted describen «el pensamiento progre», una especie de purgatorio ideológico al que usted destina a la mayoría de los que como yo, —con mayor o menor éxito—, intentamos oponernos a la destrucción de los valores de la Ilustración.

Cuando usted habla de la necesidad de encontrar una élite para salvar al país de la mediocridad, no puedo estar más de acuerdo con usted. El único problema es que tenemos ideas diferentes de lo que es una élite. Como ejemplo, el construir teatros mal concebidos arquitectónicamente y que resulta que tras el trabajo y el dispendio parecen sedes administrativas de la Seguridad Social no me parece una idea muy elitista.

Tampoco entiendo como elitista la decisión de gastar en esta obra 100 millones de euros de los consumidores de agua madrileños demostrando un deseo aristocrático en el uso del dinero de todos: a la vista está que la magnitud de los beneficios que reporta una empresa pública como El Canal de Isabel II, que permite gastar dineros en enormes teatros, hacen del todo innecesaria su privatización en nombre de mejores servicios para los usuarios del Canal.

Por último, considero de todo menos una actitud elitista, sino más bien un misterio inescrutable su afán por asociar su nombre y reputación artística a una galería de personajes turbios y farsescos como la que componen la presidenta y su corte, teniendo en cuenta que durante décadas su compañía Els Joglars se ha distinguido, con mucho acierto, por vapulear a estos peleles de retrato goyesco con tanto ahínco.

Señor Boadella: Usted vale mucho más que unas misteriosas bolsas blancas de Cartagena de Indias.

Con todos mis respetos, Leo Bassi, Bufón.

 

Leo Bassi haciendo de las suyas

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Un comentario

  1. Boadella sigue siendo un bufon, pero en el peor sentido de la palabra.

Comentar

A %d blogueros les gusta esto: