El cambio: Podemos deja whatsapp por la censura y se va a Telegram

La empresa de mensajería instantánea WhatsApp ha explicado a Podemos que la reactivación de una de las cuentas desde la que distribuían mensajes masivos fue «un error» y que éstas se cerrarán de forma permanente. «Un miembro de nuestro equipo de atención al cliente revirtió inadvertidamente la prohibición de una de estas cuentas ayer», dice WhatsApp en un mensaje remitido a la formación morada.

Este jueves, la compañía de mensajería informó a Podemos de que iba a restablecer las cuentas de envío con las que Podemos llega a unas 60.000 personas. WhatsApp pide disculpas al partido por la «confusión que pueda haber causado». Podemos denunció el pasado miércoles que su cuenta de envío de mensajes masivos de WhatsApp en la que tenían inscritas a más de 60.000 personas había sido «bloqueada».

La prohibición está activa desde el día 21, cuando WhatsApp cerró siete cuentas de usuario a Podemos «por violar términos de servicio», un cierre permanente que no está sujeto a más apelaciones. Para la difusión durante la campaña, Podemos contrató una empresa que proporcionaba un software de reenvío de mensajes que incluye un «control automático».

Podemos, por su parte, asegura haber «cumplido todas sus obligaciones» y «todos los trámites previstos». Este jueves, el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, remitió un mensaje de audio a sus seguidores en el que les agradecía que se diesen de alta en Telegram. «En esta red parece que nos dejan trabajar tranquilos», aseguró el candidato a la Presidencia del Gobierno.

Ver más en: https://www.20minutos.es/noticia/3624633/0/whatsapp-cierre-permanente-cuenta-podemos/#xtor=AD-15&xts=467263

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

2 comentarios

  1. Sopalajo de Arrierez

    Telegram supera ampliamente a WhatsApp en casi todos los aspectos: técnicos, de usabilidad, funciones y de extensiones disponibles (se puede incluso votar de múltiples maneras vía Telegram en los grupos de chats).
    Telegram se maneja igual que WhatsApp, así que no hay que aprender nada, e instalarlo es igual de fácil para ambos casos. Funciona desde todos los sistemas operativos, incluso desde varios a la vez (puedes chatear desde el móvil y desde el ordenador al mismo tiempo, recibiendo los mismos mensajes que se van actualizando en tiempo real).
    Telegram parece tener sus nodos de comunicación en la zona de los Urales, fuera del territorio bajo vigilancia de la OTAN/CIA, aunque puede que bajo vigilancia de la esfera de incluencia rusa. Además, el código fuente de Telegram (o la mayoría de él, esto está sujeto aún a debate) está disponible para descarga, lo cual incrementa bastante la posibilidad de que algunas de sus funciones como los llamados Chats Secretos no tengan la habitual (en estos tiempos) trampa de espionaje integrada.

    Y, sin embargo, a la gente no le gusta Telegram. No se lo instalan, o bien se lo instalan y luego lo desinstalan.
    Cosas veredes, amigo Sancho.

  2. Sopalajo de Arrierez

    ¿Por qué razón censurar a Podemos, ya a estas alturas, cuando los jerifaltes tienen que tener claro que son ovejitas (con coleta)?

    Quizá Podemos esté exagerando para hacerse la víctima ante lo que no sea en realidad tanta censura como parece, sino otro tipo de malentendido empresarial (los programas de envío masivo de mensajes a menudo disparan alertas, con el correo electrónico ha estado ocurriendo muchísimo en los últimos meses).

    O quizá, aunque suene retorcido, los dueños del Sistema están tratando de darle un balón de oxígeno a Podemos censurándolo, para que pensemos que de verdad son los antisistema perseguidos y les votemos.