EEUU haciendo amigos “sin precedentes”….

En el marco de la gran conferencia de prensa anual que ofrece por estas fechas, el presidente ruso Vladimir Putin destacó «el nivel de confianza sin precedentes existente entre Rusia y China», que está favoreciendo el crecimiento cada vez mayor en el desarrollo de las relaciones y la cooperación económica.

Según el mandatario, la relación entre los dos países es «clave para la existencia de un mundo multipolar», por lo que su fortalecimiento beneficiará a todos.

El presidente ruso ha declarado igualmente que es importante que los países cooperen en las áreas de alta tecnología, entre otros sectores.

«Después de la Segunda Guerra Mundial, la participación de EE.UU. en el PIB mundial fue del 50%, y ahora China está por delante de EE.UU.», dijo Putin.

Esta “nivel de confianza sin precedentes” no deja de encerrar una gran paradoja, cuando no ironía. Y es que, de hecho, esa amistad sería mayor ahora que cuando ambos países lideraban el campo socialista. Entonces, no solo se llegaron a enfrentar ideológicamente, sino que  incluso protagonizaron incidentes armados en su frontera común; desde luego, nunca del calibre de los enfrentamientos militares propios entre potencias capitalistas.

Hay que tener en cuenta que este acercamiento entre Rusia y China se da en el marco de la política cada vez más agresiva contra ellos del campo de países occidentales, con EEUU a la cabeza; aunque no sin contradicciones entre la Unión Europea y EEUU, pues la exigencia de este país de “más madera” a sus aliados de la OTAN no deja de hacerse sin un punto de desesperación por frenar su pérdida de hegemonía.

Concretamente, la alusión de Putin a lo que podríamos calificar como una declaración de intenciones en lo que se refiere a obtener la “soberanía tecnológica”, habría que ponerla en relación con la guerra comercial declarada por parte de EEUU a China. Esta degradación en las relaciones comerciales entre ambas potencias se refleja claramente en el sector tecnológico, donde, por ejemplo, EEUU prohíbe que los productos tecnológicos chinos sean equipados con componentes estadounidenses. El caso más mediático es el de la firma china de móviles Huawei. Por cierto, que esta empresa china acaba de anunciar que, en lo que a ella respecta, esa soberanía en cuanto a componentes ya está asegurada, refiriéndose a la preparación de sus móviles para el 5G e incluso diciendo que tiene proyectos de instalar parte de su producción en el mismo corazón de Europa.

En fin, que habrá que preguntarse hasta dónde estarán dispuestos a llegar los EEUU con su generosa disposición a generar amigos -sean o no de conveniencia- ajenos a sus intereses. To be continued.

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email
A %d blogueros les gusta esto: