EE.UU. La gusanera cubano-nica-venezolana pide en Miami asfixiar a sus países de orígen

Líderes de las comunidades cubana, venezolana y nicaragüense se reunieron el lunes para en esta ciudad para pedirle al Gobierno del presidente Donald Trump que ponga en “vigor completo” los Títulos III y IV de la Ley Helms-Burton.

La activación plena de estos acápites ha sido postergada por todos los mandatarios estadounidenses desde su promulgación en 1996. Ello permitiría a las «víctimas de confiscaciones ilegales de propiedades comerciales» por parte de la revolución demandar a las empresas que hoy operan y obtienen dividendos con esos bienes.

Los representantes de las tres comunidades organizados por la Asamblea de la Resistencia Cubana enviaron una carta pública al presidente Donald Trump, en la que solicitan al regente de la Casa Blanca la aplicación de sanciones para apoyar de manera más eficaz las luchas por la libertad en Cuba, Nicaragua y Venezuela.

En el texto, dicen que los Títulos III y IV de la Ley de Libertad Cubana son “un medio justo y necesario para responder a la confiscación ilegal por parte del régimen comunista en Cuba, de propiedades que son legítimamente de ciudadanos estadounidenses”.

Mike Pompeo, secretario de Estado de EE. UU., anunció en días pasados que mantendrá suspendidos durante 30 días más esos acápites de la ley, una medida que si bien no es la que han deseado desde la promulgación de la ley aquellos que perdieron sus bienes inmuebles y comerciales en la isla, trae una “nueva esperanza” a los cubanos y cubanoamericanos que aspiran a recuperar sus activos en la nación caribeña.

El nuevo plazo fijado por EE.UU. para la activación de las dos secciones de la Ley de Libertad Cubana vence el próximo 17 de abril, un nuevo aniversario del desembarco de la Brigada 2506 en Bahía Cochinos para derrocar la dictadura de Fidel Castro, en 1961.

Ese día “podría comenzar la implementación del Título III y IV”, dice la carta.

Una comisión del Departamento de Justicia de EEUU tiene “certificados” 5,913 casos de ciudadanos y empresas estadounidenses, como por ejemplo Texaco, Coca Cola, Palmolive, que pueden acogerse al Título III de la Ley Helms-Burton, por un total de 1,900 millones de dólares.

La carta, respaldada por ciudadanos de varios países latinoamericanos, dice en un párrafo: “El régimen totalitario comunista no es solo una tragedia para los cubanos, sino también una influencia que socava nuestros valores democráticos en toda América Latina (…) Sanciones decisivas contra la economía de los tiranos comunistas ilegítimos de Cuba debilitarán la ocupación de Venezuela, por parte del régimen de Castro, y acelerarán el día de la liberación de Venezuela, Cuba, Nicaragua y otros países de nuestro hemisferio”.

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

2 comentarios

  1. Bueno, tan solo son una manada de «jovenzuelos», que buscan protagonismo, y quedar bien ante su amo.

  2. Correcto señor celtas, solo un apunte todo lo que a dicho pero cobrando, la pela es la pela

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*