EE.UU. La CIA y el negocio del opio: El caso de Afganistán

La intervención de la CIA había trabajado su magia una vez más: en 1994, Afganistán, según el programa de control de drogas de la ONU, había superado a Birmania como el proveedor número uno mundial de opio crudo.

 

 

Decidí que podía vivir con eso”, afirmó Stansfield Turner, director de la CIA de la época.

La primera imagen indeleble de la guerra en Afganistán para muchos estadounidenses fue probablemente la del presentador de la CBS Dan Rather, envuelto en unas voluminosas túnicas de luchador mujahidin, tal pariente de Lawrence de Arabia -aunque con el cabello que parecía recién salido de la peluquería , como algunos espectadores se apresuraron a señalar. Desde su ladera secreta de la montaña “en algún lugar del Hindu Kush”, Rather descargó en su audiencia un sinfín de tonterías sobre el conflicto. Según él, los soviéticos habían puesto una recompensa por su cabeza “de muchos miles de dólares”. Él continuó: “Fue el mejor cumplido que me pudieron haber dado. Y tener un precio puesto por mi cabeza es un pequeño precio a pagar por las verdades que contamos sobre Afganistán ”.

Cada una de estas observaciones resultó ser completamente falsa. Describió al gobierno de Hafizullah Amin como un “régimen títere instalado por Moscú en Kabul”. Llamó a los muyahidines “luchadores por la libertad afganos … que estaban involucrados en una lucha profundamente patriótica a muerte por la familia y la patria”.

Los muyahidines luchaban poco por la libertad, en cualquier sentido con el que Rather quisiera definirla, sino por imponer una de las señas más represivas del fundamentalismo islámico conocido en el mundo: babarie, ignorancia y extrema crueldad con las mujeres.

La falsa acusación del uso de armas químicas contra la población

Era un “hecho”, anunció Rather, que los soviéticos “habían usado armas químicas contra los aldeanos afganos”. Esta fue una acusación promovida por la administración Reagan, que decía que el número extraordinariamente preciso de 3.042 afganos habían sido asesinados por “una lluvia química amarilla”, una sustancia que ya había sido usada para gloriosas victorias propagandísticas en Laos (N.de la E.: Laos, situado en la península Indochina, fue colonia francesa hasta 1949, entre 1968 y 1973, fue ferozmente bombardeado por EEUU, por el apoyo que daban a los vienamitas durante la Guerra de Vietnam, en 1975 los comunistas llegaron el gobierno de Laos; el país sigue siendo un Estado socialista) unos años antes, cuando el amarillo de la supuesta lluvia química resultó ser heces de abejas muy cargadas de polen. Como dijo Frank Brodhead en el London Guardian, “Su composición: una parte de heces de abeja, más muchas partes de desinformación del Departamento de Estado mezcladas con credulidad de los medios”.

Dan Rather de la CBS, afirmó que los muyahidines estaban pobremente equipados, y que lo mejor que tenían eran los los rifles Kalashnikov tomados de soldados soviéticos muertos.

De hecho, los mujahidin estaban extremadamente bien equipados, ya que recibían armas de la CIA “en la guerra encubierta más costosa que la Agencia había montado jamás”.

Llevaban armas soviéticas, pero vinieron a través de la CIA. Rather también mostró imágenes que, según él, eran de bombarderos soviéticos sobre indefensos pueblos afganos. Un video presentado como “bombardero soviético”, en realidad era un avión de la fuerza aérea paquistaní en una misión de entrenamiento sobre el noroeste de Pakistán.

La CBS afirmó haber descubierto en áreas bombardeadas por los soviéticos “animales de peluche llenos de explosivos soviéticos”, diseñados para hacer pedazos a los niños afganos. De hecho, estos juguetes trampa con explosivos habían sido fabricados por los muyahidines con el exclusivo propósito que saliera en la CBS News, como lo dejó en claro un entretenido artículo en el New York Post.

La verdadera lucha de los muyahidines: el control del tráfico de opio

Raher describía heroicamente a Yunus Khalis, presentado como el líder de los guerreros afganos. Usando un tono de asombro que normalmente se reserva para los huracanes en el Golfo de México, Rather recuerda en su libro, The Camera Never Blinks Twice, “La creencia en lo justo puede haberse desvanecido en otras partes del mundo, pero en Afganistán estaba viva y vencía a los soviéticos ”. Yunus Khalis era, en realidad, un carnicero despiadado, que se jactaba que con con sus tropas había matado 700 prisioneros de guerra. Pasó la mayor parte de su tiempo luchando, pero las guerras no fueron principalmente con los soviéticos. Khalis luchaba contra otros grupos rebeldes afganos, por el control del cultivo de amapolas y de los caminos hasta sus siete laboratorios de heroína, cerca de su sede en la ciudad de Ribat al Ali.

El 60 por ciento de la cosecha de opio de Afganistán se cultivó en el valle de Helmand, con una infraestructura de riego donada por la USAID.

En sus despachos desde el frente, Rather mencionó el comercio local de opio, pero de una manera notablemente falsa. “Los afganos, dijo, vendieron su opio de cosecha propia en Darra, para comprar las mejores armas disponibles y luego regresaron a Afganistán para luchar”. Darra es una ciudad en el noroeste de Pakistán, donde la CIA había establecido una fábrica para fabricar armas de estilo soviético que estaba regalando a todos los afganos. La fábrica de armas funcionaba bajo contrato con la Inteligencia Interservicios de Pakistán (ISI). Gran parte del opio que los muyahidines transportaron a Darra desde Afganistán fue vendido al gobernador paquistaní del territorio del noroeste, el teniente general Fazle Huq. A partir de este opio, la heroína fue refinada en laboratorios en Darra, colocada en camiones del ejército paquistaní y transportada a Karachi, luego enviada a Europa y los Estados Unidos.

Rather menospreciaba a la administración Carter, a la cual acusaba por su reacción “tibia y lenta” en 1979, al “golpe de Estado en Agfanistán, respaldado por los soviéticos. De hecho, el presidente Carter había reaccionado con una serie de movimientos que deberían haber sido la envidia de los halcones Reagan que, un par de años después, lo acosaronn por su debilidad en la Guerra Fría. Carter no solo retiró a Estados Unidos de los Juegos Olímpicos de 1980, sino que redujo las ventas de granos a la Unión Soviética, para gran angustia de los agricultores estadounidenses del medio oeste ; puso en espera el tratado SALT II; prometió aumentar el presupuesto de defensa de los Estados Unidos en un 5 por ciento anual hasta que los soviéticos se retiraran de Afganistán; y dio a conocer la doctrina Carter de contención en el sur de Asia, que el historiador de la CIA John Ranelagh dice que llevó a Carter a aprobar “más operaciones secretas de la CIA que Reagan más tarde”.

Más tarde, Carter confesó en sus memorias que estaba más sacudido por la invasión de Afganistán que por cualquier otro evento de su presidencia, incluida la revolución iraní.

La CIA convenció a Carter de que ese podría ser el comienzo de un avance de los soviéticos hacia el Golfo Pérsico, un escenario que llevó al presidente a considerar seriamente el uso de armas nucleares tácticas.

Tres semanas después de que los tanques soviéticos llegaran a Kabul, el Secretario de Defensa de Carter, Harold Brown, estaba en Beijing, organizando una transferencia de armas chinas a los rebeldes afganos respaldados por la CIA reunidos en Pakistán. Los chinos, que fueron generosamente compensados ​​por la transacción, aceptaron e incluso consintieron en enviar asesores militares. Brown llegó a un acuerdo similar con Egipto para comprar armas por un valor de 15 millones de dólares. “Estados Unidos me contactó”, recordó Anwar Sadat poco antes de su asesinato. “Me dijeron: Por favor, abra sus tiendas para que podamos dar a los afganos el armamento que necesitan para luchar. Y les di armamentos. El transporte de armas a los afganos comenzó desde El Cairo en aviones estadounidenses”.

Pero pocos en la administración Carter creían que los rebeldes tenían alguna posibilidad de derrocar a los soviéticos. En la mayoría de los escenarios, la guerra parecía destinada a ser una masacre, con civiles y rebeldes pagando un alto precio. El objetivo era otro: desgastar a los soviéticos, con la esperanza de atraparlos en un atolladero al estilo de Vietnam. El alto nivel de bajas civiles no perturbó a los arquitectos de la intervención estadounidense encubierta. “Decidí que podía vivir con eso”, recordó el director de la CIA de la época, Stansfield Turner.

Antes de la entrada soviética en el escenario, Afganistán apenas era un tema de interés para la prensa estadounidense. En diciembre de 1973, el Wall Street Journal publicó una rara historia en primera plana sobre el país, titulada “¿Los rusos codician Afganistán? Si es así, es difícil imaginar por qué “. El periodista Peter Kann, que más tarde se convertiría en presidente y editor del Journal, escribió que “los grandes estrategas de poder tienden a pensar en Afganistán como una especie de punto de apoyo sobre el que se inclina el equilibrio mundial de poder. Pero de cerca, Afganistán tiende a parecerse menos a un punto de apoyo o un dominó o un peldaño que a una vasta extensión de desechos del desierto con unos pocos bazares llenos de moscos, un buen número de tribus enemistadas y mucha gente miserablemente pobre ”.

Después de la entrada soviética, este páramo rápidamente adquirió el estatus de un preciado premio geopolítico. Un editorial del Journal dijo entonces que Afganistán era ” algo más serio que un simple peldaño” y como respuesta, pidió el estacionamiento de tropas estadounidenses en Medio Oriente, el aumento del presupuesto militar y la expansión de las operaciones encubiertas. Drew Middleton, entonces corresponsal del Departamento de Defensa del New York Times, presentó un análisis tras la entrada de los soviéticos en enero de 1980, diciendo que ” en términos puramente militares, los rusos están en mucho mejor posición frente a Estados Unidos que Hitler contra Gran Bretaña y Francia en 1939″.

La máquina de agitación y propaganda del Pentágono y la CIA se puso en marcha: el 3 de enero de 1980, George Wilson, del Washington Post, informó que los líderes militares esperaban que la invasión “ayudara a curar la resaca de Vietnam” para siempre “al pueblo estadounidense”. Newsweek dijo que el “empuje soviético” representaba “una grave amenaza” para los intereses de Estados Unidos: “El control de Afganistán colocaría a los rusos dentro de las 350 millas (560 km) del Mar Arábigo, la línea de tránsito petrolero entre Occidente y Japón, y los aviones de combate soviéticos desde Afganistán podrían cortar esta línea de abastecimiento a voluntad “. El New York Times respaldó el llamado de Carter para aumentar el gasto militar y apoyó los programas de misiles Cruise y Trident, la “investigación más rápida sobre el MX o algún otro misil terrestre móvil” y la creación de “una fuerza de despliegue rápido para la intervención en el Tercer Mundo”, como una “inversión en diplomacia”.

En resumen, Afganistán demostró ser una campaña gloriosa tanto para la CIA como para el Departamento de Defensa, una ofensiva deslumbrante en la que se enviaron oleadas de periodistas crédulos y complacientes para promulgar la absurda teoría de que la Estados Unidos estaba bajo amenaza militar. Cuando Reagan asumió el cargo, él y su director de la CIA, William Casey, vieron intensificado el apoyo para su propio plan afgano de una fuente poco probable, el Congreso controlado por los Demócratas, que estaba presionando para duplicar el gasto en la guerra. “Fue una ganancia inesperada [para la administración Reagan]”, dijo un miembro del Congreso al Washington Post. “Se habían enfrentado (la CIA) a tanta oposición a la acción encubierta en Centroamérica y vino el Congreso ayudándoles y arrojándoles dinero (para intervenir en Agfanistán) y dijimos: ¿Quiénes somos nosotros para decir que no?”.

Afganistán: la operación encubierta más cara de la historia de la CIA

A medida que la CIA aumentó su respaldo a los muyahidines (el presupuesto de la CIA para Afganistán finalmente alcanzó los 3.200 millones de dólares, la operación secreta más cara de su historia), un miembro de la Casa Blanca del Consejo Estratégico del presidente sobre Abuso de Drogas, David Musto, informó a la Administración que la decisión de armar a los muyahidines sería errónea: “Le dije al Consejo que íbamos a Afganistán para apoyar a los productores de opio en su rebelión contra los soviéticos. ¿No deberíamos tratar de evitar lo que ya habíamos hecho en Laos? ¿No deberíamos tratar de pagar a los productores si erradican su producción de opio? Hubo silencio.”

Después de emitir esta advertencia, Musto y un colega del consejo, Joyce Lowinson, continuaron cuestionando la política de los Estados Unidos, pero encontraron que la CIA y el Departamento de Estado bloquearon sus consultas. Frustrados, pasaron a la página de opinión del New York Times y escribieron, el 22 de mayo de 1980:

“Nos preocupa el crecimiento del negocio del opio en Afganistán o Pakistán por parte de miembros de tribus rebeldes que aparentemente son los principales adversarios de las tropas soviéticas en Afganistán . ¿Nos estamos equivocando al hacernos amigos de estas tribus como lo hicimos en Laos cuando Air America (fletado por la Agencia Central de Inteligencia) ayudó a transportar opio crudo desde ciertas áreas tribales?”.

Pero Musto y Lowinson se encontraron con el silencio una vez más, no sólo de la administración sino también de la prensa. Era herejía cuestionar la intervención encubierta en Afganistán.

Más tarde, en 1980, Hoag Levins, escritor de la Revista Filadelfia, entrevistó a un hombre al que identificó como un oficial de alto nivel en la aplicación de la ley en el Departamento de Justicia de la administración Carter y reprodujo esto: “La Administración anda de puntillas alrededor de esto como si fuera una mina. El tema del opio y la heroína en Afganistán es explosivo … En el discurso del Estado de la Unión, el presidente mencionó el abuso de drogas, pero fue muy cuidadoso de evitar mencionar a Afganistán, a pesar de que Afganistán es donde realmente están sucediendo las cosas en este momento … ¿Por qué no estamos analizando de manera más crítica las armas que ahora enviamos a las pandillas de narcotraficantes que obviamente las usarán para aumentar la eficiencia de su operación de contrabando de drogas?

La DEA sabía muy bien que los rebeldes muyahidines estaban profundamente involucrados en el comercio de opio. Los informes de la agencia de drogas en 1980 mostraron que las incursiones rebeldes afganas desde sus bases paquistaníes hasta posiciones controladas por los soviéticos estaban “determinadas en parte por las temporadas de siembra y cosecha de opio”. La producción de opio afgano se triplicó entre 1979 y 1982. Hubo evidencia de que en 1981 los productores de heroína afganos habían capturado el 60 por ciento del mercado de heroína en Europa occidental y los Estados Unidos (cifras de la ONU y la DEA).

En 1971, durante el apogeo de la participación de la CIA en Laos, había alrededor de 500.000 adictos a la heroína en los Estados Unidos. A mediados y finales de la década de 1970, este total había caído a 200.000. Pero en 1981 con el nuevo diluvio de heroína afgana y los bajos precios consecuentes, la población de adictos a la heroína aumentó a 450.000. Sólo en la ciudad de Nueva York, en 1979 (el año en que comenzó el flujo de armas hacia los muyahidines), las muertes por drogas relacionadas con la heroína aumentaron en un 77 por ciento. Las únicas víctimas estadounidenses reconocidas públicamente en los campos de batalla afganos fueron algunos musulmanes afroamericanos que viajaron al Hindu Kush desde los Estados Unidos para luchar en nombre del Profeta. Pero las bajas por las drogas dentro de EEUU por la guerra secreta de la CIA, particularmente en las ciudades del interior, fueron miles, además de una plaga social y un sufrimiento indecible.

La CIA y el negocio del opio en Afganistán, Irán y Pakistán

Desde el siglo XVII, las amapolas de opio se han cultivado en la llamada Media Luna de Oro, donde convergen las tierras altas de Afganistán, Pakistán e Irán. Durante casi cuatro siglos éste fue un mercado interno. En la década de 1950 se producía muy poco opio en Afganistán o Pakistán, con quizás 2.500 acres (unas 1.000 hectáreas) de cultivos entre ambos. Los fértiles campos de cultivo del valle de Helmand en Afganistán,que en la década de 1980 se convirtieron en cultivos intensivos de ampola, antes estaban cubiertos de viñedos, trigo y plantaciones de algodón.

En Irán, la situación era marcadamente diferente a principios de la década de 1950. El país, dominado por compañías petroleras y agencias de inteligencia británicas y estadounidenses, producía 600 toneladas de opio al año y tenía 1.3 millones de adictos, sólo superado por China, donde en el mismo momento, los imperialistas del opio occidentales aún dominaban. En 1953, Mohammed Mossadegh, el equivalente nacionalista de Irán, del Sun Yat-sen de China, ganó las elecciones e inmediatamente se movió para reprimir el comercio de opio. En unas pocas semanas, el Secretario de Estado de los EEUU, John Foster Dulles, calificó a Mossadegh de loco, y el hermano de Dulles, Allen, jefe de la CIA, envió a Kermit Roosevelt a organizar un golpe contra él.

En agosto de 1953, Mossadegh fue derrocado, el Shah fue instalado por la CIA y los campos de petróleo y opio de Irán volvieron a estar en “manos amigas”. La producción continuó sin cesar hasta la llegada al poder en 1979 del ayatolá Jomeini, momento en el que Irán tenía un problema muy grave de adicción al opio en su propia población. A diferencia de los jefes muyahidines, el ayatolá era un estricto construccionista de la ley islámica en materia de estupefacientes: los adictos y los traficantes enfrentaban la pena de muerte. La producción de opio en Irán cayó drásticamente.

En Afganistán, en las décadas de 1950 y 1960, el comercio de opio -relativamente escaso- estaba controlado por la familia real, encabezada por el rey Mohammed Zahir. (N. de la E. : la monarquía fue abolida en 1973 por una revuelta, y el rey huyó a Roma). Las grandes propiedades feudales tenían sus campos de opio, principalmente para alimentar el consumo interno. En abril de 1978, un levantamiento popular derrocó al régimen de Mohammed Daoud, que era un aliado del Sha de Irán. El Sha había aportado 2 mil millones de dólares al régimen de Mohammed Daoud y la policía secreta iraní del Sha, había entrenado a las fuerzas de Daoud encargadas del control interno.

El nuevo gobierno afgano, dirigido por Nur Mohammad Taraki, se movió hacia la reforma agraria, por lo tanto, las fincas feudales productoras de opio se vieron atacadas. Taraki fue a la ONU, donde solicitó y recibió préstamos para sustituir los campos de amapolas por cultivos.

Taraki también presionó fuertemente contra la producción de opio en las zonas fronterizas en poder de los fundamentalistas, ya que estos últimos estaban utilizando los ingresos del opio para financiar ataques contra el gobierno central afgano, que consideraban como una encarnación de la modernidad malsana porque permitía a las mujeres ir a la escuela y había prohibido los matrimonios obligados y comprar a la novia.

(N.de la E. Nur Mohammad Taraki fue un importante escritor afgano, militante político, periodista y economista. Fundó el Partido Democrático Popular de Afganistán, lideró una revolución y estableció un Estado socialista: la República Democrática de Afganistán. En diciembre de 1978 se firmó entre Kabul y Moscú un tratado de amistad y cooperación que comprometía a la URSS a proteger al país. Taraki fue asesinado en septiembre de 1979. En medio de un intenso caos, y en cumplimiento del tratado firmado, la URSS envió tropas sobre el terreno para defender la estabilidad del país, en diciembre de 1979. El presidente Karmal, del mismo partido que el asesinado Taraki, asumió el gobierno. Las fuerzas gubernamenales y los soldados soviéticos libraron durante 10 años una guerra contra los terroristas muyahidines, señores del opio armados por la CIA.)

En la primavera de 1979, esos personaje que para Dan Rather eran héroes, los muyahidines, estaban empezando a mostrarse. El Washington Post informó que a los muyahidines les gustaba “torturar a sus víctimas primero cortándose la nariz, las orejas y los genitales, y luego quitándoles una rodaja de piel tras otra”. Durante ese año, los muyahidines mostraron una animosidad particular hacia los occidentales, matando a seis alemanes occidentales y un turista canadiense y golpeando severamente a un agregado militar estadounidense. También es sorprendente que en ese año los muyahidines obtuvieran dinero no sólo de la CIA sino también de Moammar Gaddaffi de Libia, que les envió envió 250.000 dólares.

En el verano de 1979, más de seis meses antes de que los soviéticos llegaran a Kabul , el Departamento de Estado de EEUU elaboró ​​un memorándum en el que aclaraba cómo veía las apuestas, sin importar cuán moderno pudiera ser Taraki o cuán feudales eran los muyahidines: “el mayor interés (de EEUU) sería la desaparición del régimen de Taraki-Amin, a pesar de los reveses que esto pueda significar para futuras reformas sociales y económicas en Afganistán “. El informe continuó:

“El derrocamiento de la DRA [República Democrática de Afganistán] demostraría al resto del mundo, particularmente al Tercer Mundo, que la visión de los soviéticos del curso socialista de la historia como inevitable no es precisa”.

Debido a que Pakistán tenía un programa nuclear, Estados Unidos prohibió la ayuda exterior al país. Esta prohibición  pronto se levantó cuando Afganistán se convirtió en tema principal de la política exterior. En poco tiempo, sin renunciar a su  programa nuclear, Pakistán se convirtió en el tercer mayor receptor de ayuda estadounidense en todo el mundo, detrás de Israel y Egipto. Las armas llegaban a Karachi desde EEUU  y eran enviadas a Peshawar por la National Logistics Cell, una unidad militar controlada por la policía secreta de Pakistán, el ISI. De Peshawar, esas armas que no se vendían a cualquier cliente (los iraníes obtuvieron 16 misiles Stinger, uno de los cuales se usó contra un helicóptero estadounidense en el Golfo) fueron repartidas por el ISI a las diversas facciones afganas.

Aunque la prensa estadounidense, con el presentador Dan Rather en primer plano, retrató a los muyahidines como una fuerza unificada de “luchadores por la libertad”, el hecho (no es sorprendente para nadie que tenga un poco de idea de la historia afgana) fue que los muyahidines consistían en al menos siete facciones en guerra, todas luchando por territorio y control del comercio de opio. El ISI pakistaní entregó la mayor parte de las armas -un 60 por ciento- a un fundamentalista y odiador de mujeres particularmente fanático, Gulbuddin Hekmatyar, quien hizo su debut público en la Universidad de Kabul asesinando  a un estudiante izquierdista. En 1972, Hekmatyar huyó a Pakistán, donde se convirtió en agente del ISI. Instó a sus seguidores a arrojar ácido en los rostros de las mujeres que no usan el velo, secuestró a líderes rivales y construyó su arsenal provisto por la CIA para usar  el día en que los soviéticos se fueran y la guerra por el dominio de Afganistán estallara realmente.

Usando sus armas para controlar los campos de opio, Hekmatyar y su gente, instaron a los campesinos, a punta de pistola, a aumentar la producción. Recogían el opio crudo y lo enviaban  a las seis fábricas de heroína de su propiedad  en la ciudad de Koh-i-Soltan.

Mullah Nassim, uno de los principales rivales de Hekmatyar entre los muyahidines, controlaba los campos de amapola en el valle de Helmand, produciendo 260 toneladas de opio al año. Su hermano, Mohammed Rasul, defendió esta empresa agrícola declarando: “Debemos cultivar y vender opio para luchar en nuestra guerra santa contra los no creyentes rusos”. A pesar de este pronunciamiento bien calculado, pasaron casi todo su tiempo luchando contra sus compañeros de creencias, usando las armas que les envió la CIA, tratando de ganar la ventaja en estas luchas intestinas.

Los agentes estadounidenses de la DEA fueron completamente informados sobre el narcotráfico de los muyahidines asociados con la inteligencia paquistaní y los líderes militares. En 1983, el enlace del Congreso de la DEA, David Melocik, dijo a un Comité del Congreso: “Se puede decir que los rebeldes ganan dinero con la venta de opio. No hay duda al respecto. Estos rebeldes mantienen su causa a través de la venta de opio “. Pero hablar de “la causa” que dependía  de la venta de drogas no tenía sentido en ese momento en particular. La CIA estaba sufragando todos los gastos. Los ingresos por opio terminaban en cuentas en el extranjero en el Banco Habib, uno de los más grandes de Pakistán, y en las cuentas de BCCI, fundada por Agha Hasan Abedi, quien comenzó su carrera bancaria en Habib. La CIA estaba usando simultáneamente el BCCI para sus propias transacciones secretas.

La DEA tenía evidencia de más de cuarenta cárteles  de heroína que operaban en Pakistán a mediados de la década de 1980 durante la guerra afgana, y había evidencia de más de 200 laboratorios de heroína que operaban en el noroeste de Pakistán.

Aunque Islamabad alberga una de las oficinas más grandes de la DEA en Asia, los agentes de la DEA nunca tomaron medidas contra ninguna de estas operaciones. Un oficial de Interpol le dijo al periodista Lawrence Lifschultz: “Es muy extraño que los estadounidenses, con el tamaño de sus recursos y el poder político que poseen en Pakistán, no hayan logrado resolver ni un solo caso. La explicación no se puede encontrar en la falta de trabajo policial adecuado. Han tenido algunos hombres excelentes trabajando en Pakistán ”. Pero trabajando en las mismas oficinas que esos agentes de la DEA había cinco oficiales de la CIA que, según lo que uno de los agentes de la DEA más tarde le dijo al Washington Post, les ordenaban que retiraran sus operaciones en Afganistán y Pakistán durante la guerra.

Esos agentes de la DEA conocían bien el perfil  de una empresa que la CIA estaba utilizando para canalizar efectivo a los muyahidines: la Shakarchi Trading Company. Esta compañía de propiedad libanesa había sido objeto de una larga investigación de la DEA sobre lavado de dinero. Uno de los principales clientes de Shakarchi fue Yasir Musullulu, quien una vez fue atrapado intentando entregar un envío de 8,5 toneladas de opio afgano a miembros del grupo  criminal Gambino en la ciudad de Nueva York. Un memorando de la DEA señaló que la compañía Shakarchi mezclaba “el dinero de la heroína, de los traficantes de hachís, el dinero  de los joyeros que compran oro en el mercado negro,  y el de  los traficantes de armas del Medio Oriente”.

En mayo de 1984, el vicepresidente George Bush viajó a Pakistán para reunirse con el general Zia al Huq y otros miembros de alto rango del régimen pakistaní. En ese momento, Bush era el jefe del Sistema Nacional de Interdicción Fronteriza de Narcóticos del presidente Reagan. En esta última función, uno de los primeros movimientos de Bush fue expandir el papel de la CIA en las operaciones de drogas. Le dio a la Agencia la responsabilidad principal en el uso y control de informantes sobre tráfico de drogas. El jefe operativo de este grupo de trabajo fue el almirante retirado Daniel J. Murphy.

Murphy presionó por acceder a la inteligencia sobre los cárteles de drogas, pero se quejó de que la CIA siempre le daba largas. “No gané”, dijo más tarde al New York Times. “No obtuve tanta cooperación  efectiva de la CIA como quería”. Otro miembro del grupo de trabajo lo expresó de manera más directa: “La CIA podría ser valiosa, pero necesitan un cambio de valores y de actitud. No sé de una sola información  que nos hayan dado que haya sido útil “.

Bush ciertamente sabía bien que Pakistán se había convertido en la fuente de la mayor parte de la heroína de alto grado que ingresaba a Europa occidental y a los Estados Unidos y que los generales con los que se estaba asociando estaban profundamente involucrados en el tráfico de drogas.

Pero el vicepresidente, quien proclamó más tarde que “nunca negociaré con narcotraficantes en territorio estadounidense o extranjero”, usó su viaje a Pakistán para alabar al régimen de Zia “por su inquebrantable apoyo a la Guerra contra las Drogas”. (En medio de tales excursiones retóricas, encontró tiempo para que Zia le firmara un contrato para comprar turbinas de gas por un valor de  40 millones de dólares fabricadas  por General Electric Co.)

Como era de esperar, durante la década de 1980, las administraciones Reagan y Bush hicieron todo lo posible para culpar a los generales soviéticos en Kabul de la creciente producción de heroína de Pakistán. “El régimen mantiene una indiferencia absoluta hacia cualquier medida para controlar la amapola”, declaró el fiscal general de Reagan, Edwin Meese, durante una visita a Islamabad en marzo de 1986. “Creemos firmemente que existe un estímulo, al menos tácitamente, para el cultivo de amapola”.

Pero Meese conocía la realidad: su propio Departamento de Justicia había estado rastreando la importación de drogas de Pakistán desde al menos 1982 y era muy consciente de que el comercio estaba controlado por rebeldes afganos y el ejército paquistaní. Unos meses después del discurso de Meese en Pakistán, la Oficina de Aduanas de los Estados Unidos atrapó a un hombre paquistaní llamado Abdul Wali mientras intentaba descargar más de una tonelada de hachís y una cantidad menor de heroína en los Estados Unidos.  El Departamento de Justicia informó a la prensa que Wali encabezaba una organización de 50.000 miembros en el noroeste de Pakistán, pero la Fiscal General Adjunta Claudia Flynn se negó a revelar la identidad del grupo. Otro funcionario federal le dijo a Associated Press que Wali era uno de los principales líderes de los muyahidines.

Los funcionarios estadounidenses también sabían que las personas del entorno cercano al presidente Zia de Pakistán, estaban haciendo fortuna en el comercio de opio. La palabra “fortuna” aquí no es exagerada, ya que uno de esos asociados de Zia tenía 3 mil millones de dólares (¡en los años 80!)  en sus cuentas del BCCI. En 1983, un año antes de la visita de George Bush a Pakistán, uno de los médicos del presidente Zia, un japonés llamado Hisayoshi Maruyama fue arrestado en Amsterdam con 17.5 kilos de heroína de alto grado fabricada en Pakistán con opio afgano. Interrogado por agentes de la DEA después de su arresto, Maruyama dijo que sólo era un mensajero de Mirza Iqbal Baig, un hombre a quien los agentes de aduanas paquistaníes describieron como “el traficante de drogas más activo del país”. Baig mantenía relaciones cercanas con la familia del presidente Zia y otros funcionarios de alto rango en el gobierno. Había sido dos veces un blanco de la DEA, a cuyos agentes se les dijo que no lo investigaran por sus lazos con el gobierno. Un destacado abogado paquistaní, Said Sani Ahmed, le dijo a la BBC que este era un procedimiento estándar en Pakistán: “Podemos tener evidencia contra un individuo en particular, pero aún así nuestras agencias de aplicación de la ley no pueden imponerse a esas personas, porque tienen prohibido actuar  por sus superiores.  Los verdaderos culpables tienen suficiente dinero y recursos. Francamente, están disfrutando de algún tipo de inmunidad “.

Las operaciones de la CIA hacen de la droga la principal industria

El impacto de la guerra afgana en las tasas de adicción de Pakistán fue aún más fuerte que el aumento de la adicción a la heroína en los Estados Unidos y Europa.

Antes de que comenzara el programa de la CIA, había menos de 5.000 adictos a la heroína en Pakistán. Para 1996, según las Naciones Unidas, había más de 1,6 millones.

El representante pakistaní ante la Comisión de Estupefacientes de la ONU, Raoolf Ali Khan, dijo en 1993 que “no hay una rama del gobierno donde la corrupción de las drogas no prevalezca”. Como ejemplo, señaló el hecho de que Pakistán gasta sólo 1.8 millones de dólares al año en esfuerzos antidrogas, y destina sólo 1.000 dólares anuales para el combustible de los siete camiones (del programa contra el narcotráfico).

Para 1994, el valor del comercio de heroína en Pakistán era el doble del presupuesto del gobierno. Un diplomático occidental le dijo al Washington Post en ese año que “cuando se llega a un escenario donde los narcotraficantes tienen más dinero que el gobierno, es muy difícil revertir la situación”. Esto se ilustra en dos episodios. En 1991, la mayor redada de drogas en la historia del mundo ocurrió en el camino de Peshawar a Karachi. Los funcionarios de aduanas paquistaníes confiscaron 3,5 toneladas de heroína y 44 toneladas de hachís. Varios días después, la mitad del hachís y la heroína habían desaparecido junto con los testigos. Los sospechosos, cuatro hombres vinculados a la inteligencia paquistaní, habían “escapado misteriosamente” según un oficial de aduanas paquistaní. En 1993, los guardias fronterizos paquistaníes incautaron 8 toneladas de hachís y 1,7 toneladas de heroína. Cuando el caso fue entregado a la Junta de Control de Narcóticos de Pakistán, todo el personal se fue de vacaciones para evitar involucrarse en la investigación, y ninguno fue amonestado por ello. Los narcotraficantes se libraron de la situación. La CIA finalmente se vio obligada a admitir en un informe al Congreso de 1994 que la heroína se había convertido en la “sangre vital de la economía y el sistema político de Pakistán”.

En febrero de 1989, Mijaíl Gorbachov retiró a las tropas soviéticas de Afganistán y le pidió a los Estados Unidos que decretaran un embargo sobre el suministro de armas a cualquiera de las facciones muyahidines afganas, que se estaban preparando para otra fase de guerra interna por el control del país.

El presidente Bush se negó, asegurando así un período de continua miseria y horror para la mayoría de los afganos. La guerra ya había convertido a la mitad de la población en refugiados, con 3 millones de heridos y más de un millón de muertos.

Las tendencias criminales de los muyahidines  se ilustran con un par de anécdotas. El corresponsal en Kabul del Far Eastern Economic Review informó en 1989 sobre el trato que los muyahidines dieron a los prisioneros soviéticos: “Un grupo fue asesinado, desollado y colgado en una carnicería. Un cautivo fue convertido en objeto de un juego afgano imitación del polo, en el que se usa como pelota a una cabra sin cabeza. El cautivo soviético fue utilizado en su lugar. Vivo. Estaba literalmente hecho pedazos”. La CIA también tenía pruebas de que sus “luchadores por la libertad” habían drogado con heroína a más de 200 soldados soviéticos y los encerraron en jaulas de animales donde, según informó el Washington Post en 1990, llevaban “vidas de horror indescriptible”.

En septiembre de 1996, los talibanes, fundamentalistas criados originalmente en Pakistán como criaturas de los servicios pakistaníes y de la CIA, tomaron el poder en Kabul, con lo cual el Mullah Omar, su líder, anunció que se cambiarían todas las leyes incompatibles con la Sharia musulmana.

Las mujeres se verían obligadas a asumir el chador y permanecer en casa, con una segregación total de los sexos y las mujeres no podrían acceder a los hospitales, escuelas ni baños públicos. La CIA continuó apoyando a estos fanáticos medievales que, según Emma Bonino, Comisionada de Asuntos Humanitarios de la Unión Europea, estaban cometiendo un auténtico “genocidio de género”.

Pero había un ley en desacuerdo con la Sharia, que los talibanes no tenían ningún interés en cumplir: la orden del profeta contra las drogas. De hecho, los talibanes instaron a los agricultores afganos a aumentar su producción de opio.

Uno de los líderes talibanes, el “zar de las drogas” Abdul Rashid, señaló: “Si tratamos de detener esto [el cultivo de opio] la gente estará en contra de nosotros”. A finales de 1996, según la ONU, la producción de opio afgano había alcanzado las 2.000 toneladas métricas (2 millones de kilogramos). Se estima que 200.000 familias en Afganistán trabajan en el comercio de opio. Los talibanes controlaban el 96 por ciento de todas las tierras afganas dedicadas al cultivo de opio e impusieron un impuesto a la producción de opio y un peaje a los camiones que transportaban la cosecha.

La intervención de la CIA había trabajado su magia una vez más: en 1994, Afganistán, según el programa de control de drogas de la ONU, había superado a Birmania como el proveedor número uno mundial de opio crudo.

(JEFFREY ST. CLAIR / COUNTERPUNCH)

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Comentar

A %d blogueros les gusta esto: