Editorialista de Bloomberg anima a que Puigdemont intente gobernar desde Bruselas, vía Skype

Bloomberg es una plataforma de información económica —dicen que la más grande del mundo— y Leonid Bershidsky un editorialista del citado medio.

Sucede que a Bershidsky le dio por salir en defensa del posible voto de investidura del president de la Generalitat de Catalunya en funciones, Carles Puigdemot, desde el exilio y por vía telemática y ha subrayado que, de darse el caso, será una invención mundial. Su defensa la ha hecho a través de un artículo que ha titulado: «Gobernar por Skype? Vale la pena intentarlo». Un título sin duda elocuente y primera vez que desde un medio global alguien de peso se posiciona a favor del Govern de Puigdemont.

Leonid Bershidsky dice en su artículo del Bloomberg que «el Parlamento catalán está considerando lo que podría ser el experimento más emocionante de la política moderna: el intento de formar un gobierno en el exilio que gobierne».

Realmente no hay ningún precedente de esta situación, ya que hasta ahora los gobiernos en el exilio siempre eran ejecutivos derribados y sin capacidad de actuación sobre el territorio de origen”.

Continúa diciendo que es hora de que alguien intente dirigir un país, o al menos una región grande y económicamente importante, a distancia. Y recuerda que el presidente de EEUU, Donald Trump, viaja con frecuencia a su propiedad de Mar-a-Lago (Florida) y que gobierna desde allí con normalidad. «¿Dónde está de verdad la Casa Blanca?», se pregunta.

«Quizás este ejemplo [el de Trump] no sea inspirador, pero la cuestión está clara: tal vez ya es un poco anticuado esperar que un dirigente político esté físicamente con su pueblo». A su entender, si consideramos positivo ser gobernados a distancia habitualmente [con la política representativa] «¿por qué los políticos no deberían poder hacer el trabajo desde donde estén?». Y añade argumentado que «un presidente de gobierno, que está de guardia día y noche, se puede decir que pasa tanto tiempo trabajando desde la oficina como desde otros lugares».

Y dice además que entre Barcelona y Bruselas la distancia no es muy grande. «La distancia entre Bruselas y Barcelona no es tan grande como para que deban eliminarse totalmente las reuniones físicas, pero sí lo es para asegurar que sólo se celebren las reuniones más importantes».

Bershidsky asegura que ha llegado la hora de «desmitificar» la idea de gobierno, porque no requiere una presencia física siempre fija en el mismo lugar, e insiste en que la idea de la administración a distancia «se ha de probar».

Bershidsky sólo matiza que el próximo presidente catalán debería tener en cuenta también otros conceptos, como «hablar de forma constructiva con Madrid» y dialogar con la población unionista. Matiza que eso sí que no se puede hacer desde Bruselas. [Aunque, si la otra parte se desplazara a la ciudad belga tampoco debería haber ningún problema].

 

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Un comentario

  1. Si hay buena voluntad para entenderse quedaria todo arreglado pacificamente, pero me temo que la muy mala leche, procede de la Moncloa, y mientras este el PPodrido con el falso P$oe , en el poder, esto sera como el cuento de nunca acabar. Rajoy debia de dimitir, no solo por lo del 1 de O, sino por el resultado en Catalunya del 21D y por su intransigencia e intolerancia antidemocratica, El es el autentico problema y obtaculo en la España Territorial y Economica. Salud y Republica LIBERTAD PARA LOS PRESOS POLITICOS victimas de la tirania borbonica franquista y siervos del PP$oe.

Comentar

A %d blogueros les gusta esto: