EDITORIAL. Floyd, y hasta dónde queremos llegar

El asesinato de Floyd a manos de un policía de EE.UU ha despertado una lucha contra la violencia policial y el racismo, que están en la base misma del nacimiento y posterior desarrollo del país. Miles, decenas de miles de personas, están tomando las calles contra un sistema que no los deja respirar. No estamos (de momento) ante una revolución que vaya a cambiar las estructuras del sistema, que modifique las relaciones de clase, pero es un movimiento social contra la violencia perenne del capitalismo, una chispa necesaria para un posible incendio.

Los que se rajan las vestiduras al ver a un grupo de personas causando disturbios en algún local de empresa multinacional al uso, son los mismos que ignoran la violencia que la burguesía (casi siempre blanca) ejerce sobre millones de personas que, al parecer, no tienen derecho ni a defenderse. El malestar social en EE.UU, con un desempleo atroz, con millones de personas comiendo de la caridad y los bonos, sin atención médica, con alquileres de viviendas y precios en el supermercado absolutamente prohibitivos, constituyen condiciones para un proceso de cambios radicales que las grandes cadenas «informativas» intentan disuadir con sus praxis al servicio de las clases dominantes.

Organizar una herramienta poderosa al margen de los filtros es tarea urgente y necesaria. No parece suficiente para pasar a una segunda etapa, las llamadas a la acción a partir de los eslóganes de «No puedo respirar» o «Las vidas negras importan» que marcaron el inicio de las protestas. Máxime cuando los buitres carroñeros del Partido Demócrata, con el matrimonio Obama a la cabeza, se apuntan a las movilizaciones vendiendo el «todos contra Trump, el capitalismo puede tener una mejor cara», y llaman -sin pudor- a votarlos a ellos para que haya paz social. El menosmalismo no escapa a la sociedad norteamericana, es una práctica que se pierde en los confines de la vida política yanqui, y el actual presidente se lo pone fácil a los creyentes en esa mentira destinada a salvar el sistema.

 

 

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Comentar

A %d blogueros les gusta esto: