ECUADOR. Glas extrema su huelga de hambre (23 días); ahora también es de sed

Jorge Glas, ex vicepresidente de Ecuador, ha extremado en las últimas horas su huelga de hambre que hoy cumple 23 días. En estos momentos, se niega incluso a ingerir agua.

Elegido vicepresidente en las últimas elecciones que dieron la presidencia a Lenín Moreno, Glas radicalizó su postura, acerca de su huelga de hambre, luego de ser trasladado hace unos días desde la prisión de Latacunga al Hospital Carlos Andrade Marín. En este centro hospitalario se le suministró alimentación intravenosa al sufrir una descompensación importante cuando ya llevaba 19 días de ayuno.

Cabe recordar que a Glas se le trasladó de la Cárcel 4 de Quito, donde ha permaneció más de un año, a la ya mencionada de máxima seguridad de Latacunga. El ex presidente pide el regreso a la prisión quiteña.

Las autoridades aseguran que la determinación del traslado se tomó “por razones de seguridad”; argumento nada creíble para la defensa de Glas, que sostiene que la acción es solo una venganza política.

Mediante una carta, Glas informó que su huelga de hambre será por tiempo indefinido. El ex presidente aseguró que “Soy un preso político. Por el odio sin límites me han trasladado de cárcel sin motivo, sólo por humillarme, sólo por venganza. Mi vida corre peligro”.

Diversas organizaciones internacionales han demandado visitar al huelguista, tales como la Cruz Roja Internacional y la alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos; también lo ha demandado la Conferencia Episcopal de Ecuador. El propósito de la solicitud de visita es verificar su estado, así como las violaciones cometidas en su caso.

Se sabe que Glas padece de hipertensión, gastritis y espondilitis anquilosante (esta última considerada enfermedad catastrófica). Pero las solicitudes han sido desoídas por el Gobierno de Lenín Moreno. Este ha expresado que quien fuera vicepresidente de su gobierno tiene garantizadas las mismas condiciones que el resto de las personas privadas de libertad.
En este asunto, el presidente traidor se ha lavado las manos de la manera más miserable. Aseguró que lo que le pueda pasar a Jorge Glas relacionado con su huelga de hambre sólo es responsabilidad del propio ex vicepresidente.

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Comentar

A %d blogueros les gusta esto: