Dos guerrilleros griegos: un viejo y un traidor

 

DOS GUERRILLEROS GRIEGOS: UN VIEJO Y UN TRAIDOR

 

Panayotaros nunca le puso rosas al fusil.

 

A sus primeras víctimas en las emboscadas

se negó a enterrar como era la costumbre:

las dejó para siempre huérfanas de la cruz

mientras el duro sol reía afilando sus garras.

 

Entonces había harto vino ácido y queso sustancial

y por las noches Demetrio el panadero

tocaba para bailes grotescos

su pequeña guitarra.

 

Panayotaros se fue cuando nos vino el hambre

y hasta las culebras llegaban a morir cerca de nuestros pies.

 

Ahora será ministro o algo así

a juzgar por el respeto con que pronuncian su nombre

todos los médicos en este hospital horrible de olvidados…

 

(Roque Dalton)

 

Roque Dalton

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email