De cómo Rodrigo Rato se salvó por no ser chino

Jian Xiyun, expresidente del Hengfeng Bank, un pequeño banco regional que tuvo que ser rescatado este verano por el Gobierno de China, ha sido condenado a muerte por un delito de malversación de capitales, aunque la ejecución de la sentencia se suspende por dos años, tras los que la máxima pena habitualmente se conmuta por una cadena perpetua, según informa ‘Financial Times’.

El banquero, acusado de malversar alrededor de 110 millones de dólares (99 millones de euros), ha sido condenado también por el Tribunal Popular Intermedio de Yantai por la destrucción ilegal de documentos financieros.

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email