De cómo la ETB (televisión pública vasca del PNV) se “lució” informando del tiempo

El pasado sábado, día 6 de enero, el temporal de nieve afectó a buena parte del Estado español. La Comunidad Autónoma Vasca (CAV), al norte de la península Ibérica, no fue la excepción.

Todos sabemos el gran atasco que la cantidad de nieve caída provocó en la ya famosa autopista AP-6. También sabemos cómo el actual presidente, Mariano Rajoy, entonces en la oposición, dijo refiriéndose a la ministra de Fomento de entonces después de una nevada en 2009: «Ayer nevó en España, no sé si lo sabíais. Magdalena Álvarez no lo sabía». Y pidió su dimisión, cuando ahora su Gobierno ha escurrido el bulto de la manera más cutre posible.

En los tiempos actuales, la información acerca del tiempo ha cobrado un protagonismo que se nos antoja exagerado. Muchas veces aciertan con sus pronósticos, otras no dan en el clavo, a pesar de que los medios que tienen hoy en día son bastante más precisos que los de hace unos años.

Viven los “hombres y mujeres del tiempo” alertándonos con todo tipo de colores (muchas de las veces de manera innecesaria), hasta tal punto que parece que vivimos eternamente inmersos en una fiesta de carnaval con tanto colorido (alerta amarilla, roja, naranja…).

Pero ahora nos referiremos a un caso, no sabemos si de risa o de llanto, acontecido en la CAV gobernada por el derechista Partido Nacionalista Vasco (PNV) con la interesada participación del PSE (al PNV algunos lo llaman Partido del Negocio Vasco).

Resulta que comenzaban a emitir el Teleberri (telediario) de la ETB 2. Eran las tres de la tarde del citado sábado cuando en los avances, antes de entrar de lleno con las noticias, la locutora de turno dijo que se preveía que la nieve llegara a cotas de entre 500 y 600 metro sobre el nivel del mar, sólo excepcionalmente un poco más abajo.

Lo curioso del caso es que, justo al mismo tiempo que decía esto, a través de la ventana veíamos cómo una copiosa nevada cubría de blanco una población gipuzkoana situada a 153 metros sobre el nivel del mar.

Como todos los trabajadores y trabajadoras que aparecen en los platós rebosantes de alta temperatura, ligera de ropa, la locutora no se percató de la incongruencia de su noticia.

Pasó una hora y la nieve seguía cayendo de manera exacerbada sobre las calles ya casi cubiertas de nieve. Llegada la noche, seguía nevando y el manto blanco era, sin duda, de grosor considerable. Siguió avanzando la noche…y siguió nevando como si nunca antes lo hubiera hecho.

El sueño nos invitó a introducirnos entre las sábanas. A la mañana siguiente, tras los habituales bostezos, miramos por la venta. Ya no nevaba, pero en el paisaje de un pueblo de la provincia de Gipuzkoa situado a 153 metros sobre el nivel del mar sólo se veía un color: el blanco.

Y eso que la ETB nos informó que la nieve no iba a bajar de los 500 metros.

 

14:23. Casi una hora antes de iniciarse el Teleberri ya había comenzado a nevar copiosamente a 153 m. sobre el nivel del mar

 

A las 16:03 la calle ya estaba así

 

18:28. Seguía nevando. A la mañana siguiente el asfalto y las aceras estaban completamente cubiertas por un grosor de unos 15 centímetros de nieve.

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Un comentario

  1. La inkisizion

    El pnv con hacer de mamporreros del pp en los presupuestos ya tiene bastante. Cubiertitos, y no de nieve, de gloria.

Comentar

A %d blogueros les gusta esto: