De cómo la Asociación de la Guardia Civil metió la pata con Urkullu

Algún miembro de la Asociación de la Guardia Civil vio la foto de Urkullu camino del juicio al Procés en Madrid, y aprovechó para disparar un tirito (figurado) con un tuit.

Aprogc publicó este tuit: «Le recomendamos a @iurkullu utilizar el cinturón de seguridad en sus desplazamientos por carretera». «Si lo ve una patrulla de @guardiacivil lo va a parar y denunciar, tenemos la manía de salvar vidas. Nos gusta proteger hasta a los que no nos pueden ni ver», concluye el mensaje.

Urkullu le respondió con texto y foto: «Agradezco el interés de la Asociación pro Guardia Civil por conocer si llevaba o no puesto el cinturón de seguridad ayer de camino a Madrid. Sí lo llevaba puesto. Invito a todos los ciudadanos y ciudadanas a que lo usen sin excepción».

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

6 comentarios

  1. LIBERTAD, VERDAD, DEMOCRACIA.

    “Si lo ve una patrulla de @guardiacivil lo va a parar y denunciar, tenemos la manía de salvar vidas. Nos gusta proteger hasta a los que no nos pueden ni ver”. La libertad de expresión incluye, POR SUPUESTO, las memeces que cualquiera pueda decir. Lo que no incluye la libertad de expresión, POR SUPUESTO, es que nadie tenga que comulgar con lo que alguien quiera decir, salvo que sea obligatorio (por ejemplo) como en el caso de ponerse dicho cinturón de seguridad.

    Precisamente LA LIBERTAD DE CRÁTEDRA (aunque no sea aplicable en este ridículo ejemplo) incluye tanto la libertad de exponer que tienen los enseñantes, como la libertad para no recibir las enseñanzas que tienen los alumnos.

    La Guardia Civil no está para impartir ninguna enseñanza académica, ni moral, ni ética, ni nada por el estilo. Y, aunque así fuera o fuese, siempre está la libertad de que recibiera tales cosas de no aceptarlas, en su libertad de no asumir nada que no sea estrictamente obligatorio; otra cosa es que se vea obligado a aceptarlo, aunque no sea obligatorio, pero vamos, seguro que esto no sucede en la «democracia» que «nos hemos dado entre todos» y blablablá.

    En fin, ya digo.

  2. Maestro republicano

    Salvar vidas y aligerar el bolsillo. Pues ir al tajo a vigilar como el patrón obliga a trabajar al currante, señores guardias. En el país vasco se acaba vuestro poder ya que hay una policía propia

  3. Ejercicio psicoanalista: ¡no hay que ser muy lince para saber qué opina quien escribe esas sandeces! Parece que quien no comulga con ruedas de molino merece el desprecio inmediato de algunos agentes del criminal Reino Francobourbónico.

  4. «Salvar vidas»?Cuales las del Mediterraneo? O la de los pobres desahuciados que, se suicidan por no poder pagar el alquiler o hipoteca? Si, trabajo tienen Ustedes mucho por salvar vidas, pero las Grandes Oligarquias y politicos corruptos le facilitan mucho trabajo y no en las Autovias, precisamente. Luchar contra la Injusticia Social, es tambien SALVAR VIDAS HUMANAS. Salud y Republica.

  5. yó que soy de esos que no os pueden ver os agradezco el interés pero por si algún dia necesitara de vuestros servicios renuncio oficialmente a ellos y a vuestras manias qué són muchas y más peligrosas que las de ayudar a los ciudadanos.Que pregunten por Altsasu o en Almeria por ejemplo.

  6. Si la foto es la del tuitero guardiacivilero de PRO pues como en muchos casos cuando de política se trata pues ciegos.

    La banda oscura que atraviesa su camisa no es el CINTO sujeta pantalones, es el CINTURÓN DE SEGURIDAD.

    Y yo pensando que por fin habían cazado a uno que NO PUEDO VER (apago o cambio de canal) pues NADA BIEN cáeme. Bueno peor caenme los beneméritos, salvo honrosas excepciones. Escasas excepciones. A un par de ellos conocí siendo estudiante de oficio, o sea para profesional de oficio. Tiempo después cuando «ejercía» de currela por unas escasas pesetas mes, me los encontré SACUDIENDOnos por una en HUELGA vindicar peseta más al mes. Luego y tras proporcionada (salvaje a decir de muchos) intervención me entero que a ellos les habían subido NO UNA PESETA sino CINCO PESETAS al mes.

    En fin que a ambos y al otro el AVERNO tenga a bien acogerlos. Pues sólo nos faltaría que tras esta vida tengamos que padecerlos en la otra. Esa que ni hasta DIOS sabe exista.