DARÍO HERCHHOREN. Vietnam, una humillante derrota de los yanquis

Se cumplen 45 años de la derrota militar más grave sufrida por los EEUU, y ocurrió en Vietnam.

Cuando los colonialistas franceses fueron derrotados en Dien Bien Phu, el general De Gaulle advirtió al gobierno de los EEUU de que no intentaran ocupar el sitio que Francia dejaba, porque no saldrían bien parados de ese trance. Y De Gaulle, un hombre de derecha pero con un olfato político enorme acertó con su pronóstico.

Vietnam a consecuencia de la salida de los franceses se dividió en dos, ocupando el sur del país un gobierno servil hacia los EEUU, que buscaba un pretexto para intervenir allí, y para ello el gobierno norteamericano fraguó un incidente en el golfo de Tonkin, donde según decía el buque de guerra de los USA llamado Pueblo, había sido atacado por la artillería costera de la República Popular de Vietnam. Todo era falso, y ello sirvió como excusa para la intervención masiva de las legiones de los EEUU.

Esta intervención significó que se aplicaba la doctrina nazi de la «guerra total». Los Estados Unidos atacaron salvajemente a todo tipo de objetivos, entre los cuales estaban escuelas, hospitales, guarderías infantiles, puentes, ferrocarriles en una guerra donde no existía un frente, el frente era todo el país.

Ante esto el ejército vietnamita dirigido por el General Vo Nguyen Giap, comenzó lo que Mao Zedong llamaba «guerra popular prolongada», que consistía en armar guerrillas que hostigaran continuamente al enemigo con ataques relámpago y desapariciones en la jungla. La defensa de los vietnamitas consistía en hacerse invisibles, y comienzan a excavar túneles que los protejan de los bombardeos yankis, y prácticamente no hay actividad alguna que no se entierre. Las escuelas y guarderías infantiles funcionan bajo tierra al igual que los hospitales al igual que fábricas de armamentos y de uniformes negros para atacar de noche a los soldados del imperio.

No es mi intención narrar lo sucedido en la guerra ni su desarrollo, ya que hay infinidad de publicaciones que lo hacen mejor que yo, pero si es mi interés señalar como un pueblo pobre, mal armado, mal vestido y con medios muy limitados, consigue gracias a su tenacidad y su disciplina, vencer a la que era la potencia militar más grande del mundo, y someterla a una derrota humillante. Desde el punto de vista militar, recomiendo vivamente la lectura de un libro del General Giap llamado El arma y el hombre. Quiero destacar que Giap no era un militar de carrera, era un profesor de historia que se hace militar en la guerra de liberación contra los franceses, y que sus tácticas militares se remontan a más de mil años atrás, cuando los antiguos emperadores vietnamitas resisten los asedios de las tropas de la China imperial.

El pueblo vietnamita resiste la destrucción de su país, la muerte de más de un millón de sus ciudadanos, el abandono de los cultivos de arroz que son el alimento básico de su población y una represión feroz de los imperialistas y sus lacayos del sur. Todo esto había creado en los propios EEUU un estado de opinión contrario a la guerra, que empujó fuertemente a iniciar conversaciones de paz con el gobierno de la República Popular de Vietnam.

Las enormes pérdidas de material de guerra de los EEUU y la muerte de más de cincuenta mil soldados, más mutilados y militares con graves problemas siquiátricos llevaron a los militares yanquis a entender que la guerra estaba perdida.

Esto llevó a que en Ginebra se celebraran conversaciones de paz entre el Secretario de Estado de los EEUU Henry Kissinguer, y el ministro de relaciones exteriores de Vietnam Le Duc Tho, que luego de arduas negociaciones acuerdan la salida de los EEUU de Vietnam, y la entrega de Saigón antigua capital del sur al ejército de los patriotas vietnamitas. Hay una fotografía histórica donde se puede ver un tanque tripulado por los patriotas rompiendo la valla que rodeaba el palacio presidencial de Saigón, que sella para siempre la derrota de los EEUU.

Esta era la primera vez, que un ejército de los EEUU volvía derrotado, y tuvo un enorme valor simbólico demostrando que los EEUU no eran invencibles, además de alentar las guerras de liberación en toda Indochina. Además de liberarse Vietnam y unificarse en un solo estado, significó que Laos y Camboya se vieran libres de la maldita presencia militar de los EEUU. La firma de la paz y la consiguiente capitulación sin condiciones de los EEUU fueron intentados manipular por la propaganda occidental, otorgando el premio Nobel de la Paz a ambos negociadores. Henry Kissinguer recogió el suyo, dotado con un millón de dólares, pero Le Duc Tho, nunca recogió el premio. Su premio fué la derrota sin ambages del imperialismo norteamericano.

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email
A %d blogueros les gusta esto: