Dada su condición de un lamebotas del régimen, no es extraño que el escritor Javier Cercas esté tan cerca del rey

El ganador de este año de ese premio tan tramposo como burgués (al Planeta nos referimos), Javier Cercas, recibió ayer, también, el Premio de Periodismo Francisco Cerecedo. La entrega del mismo se celebró en el Hotel Palace de Madrid, y el encargado de entregarlo fue otro que el ilegtimo jefe del Estado y rey, por la gracia de su padre y de franco, Felipe VI. Igualmente, allá estuvo la ex señora del telediario, hoy convertida en reina Letizia.

Como es habitual en estos aburridos y esperpénticos actos, tanto el premiado (faltaría más) como el coronado individuo se intercambiaron elogios.

Según parece, la Asociación de Periodistas Europeos (APE), que es la que concede el premio, distinguió a Cercas por un artículo titulado «¿Para qué sirve hoy la República»? Este fue publicado en El País Semanal en enero pasado, en respuesta a otro del líder de Podemos, Pablo Iglesias, en la edición diaria de El País, con el título «¿Para qué sirve la monarquía»?

Cercas esta “cerca” del rey es más que evidente. En su infumable artículo defiende que nadie cree que la democracia española sea mejor con una república, que el debate monarquía-república es ficticio. Por su puesto, el tal Cercas defiende también el mensaje del Rey del 3-O, después del referéndum del 1-O en Catalunya.

Estas son palabras de Cercas a este respecto: «Mientras un grupo de politicos felones intentaba imponer por las bravas a la mayoría un proyecto minoritario, inequívocamente antidemocrático y profundamente reaccionario, usted nos dijo a los que estábamos del lado de la legalidad democrática que no estábamos solos».

Lo han leído bien: “inequívocamente antidemocrático…”. Y lo dice sin ofrecer el más mínimo atisbo de sonrojo. Como si su admirado Felipe VI no hubiese sido nombrado a dedo y sin que la voluntad popular se haya podido pronunciar acerca de la jefatura del Estado que le regalaron.

Por su parte, el monarca agradeció el “coraje” y la “valentía” del escritor, ya que, según el vividor de la sopa boba, huyó «de la equidistancia entre el estado de derecho y los que pretenden destruirlo». Y para rizar el rizo, el ilegítimo subrayó que comparte con el premiado «muchas ideas, muchos valores y muchas convicciones democráticas».

Aquí lo dejamos. Creemos que no hace falta añadir nada más para darse cuenta de la catadura moral del desvergonzado escritor. No cabe duda, Cercas está muy cerca del “preparado”.

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email