Fidel con niños de Chernobil

CUBA-UCRANIA. La tragedia de Chernóbil a 30 años del programa médico cubano (+ fotos y vídeo)

 

Hace 30 años, un día como hoy, llegaron a Cuba para recibir asistencia médica niños ucranianos afectados por el accidente nuclear de Chernóbil. Una de las más hermosas y solidarias páginas de la salud cubana.

 

Niños de Chernóbil en Tarará. Foto: Archivo del equipo médico.

 

En la madrugada del 26 de abril de 1986 estalló el cuarto reactor de la central electronuclear de Chernóbil, a dos kilómetros de la ciudad científica de Pripiat. La tragedia sacudió a Ucrania, Bielorrrusia y Rusia, fundamentalmente. La nube radiactiva alcanzó a toda Europa. Comenzó el peregrinaje de cientos de miles de personas. Algunos expertos califican esta fecha como la entrada al siglo XXI.

Pero, al mismo tiempo, estaba sucediendo algo más que transformaría la vida de millones de seres humanos y cambiaría el mapa del mundo para siempre: la caída del Muro de Berlín y la desintegración de la URSS decretaban una nueva era.

En Chernóbil, más de un centenar de pueblos quedaron desolados. La próspera ciudad que fue Pripiat se convirtió en el fantasma de sí misma. Aún hoy conmociona mirarla. Un par de años después del accidente comenzaron a aparecer las enfermedades como secuelas de la radioactividad.

Sin fuerzas para enfrentar la tragedia, con Gobiernos y sistemas de salud debilitados, los pueblos de la ex Unión Soviética miraban al mundo pidiendo auxilio que apenas llegó, exiguo, fragmentado.

 

Fidel recibiendo a niños de Chernóbil. Foto: Orlando Cardona/ Archivo de Granma.

 

Un país envió médicos a Ucrania, miró el dolor, trabajó con los médicos ucranianos para seleccionar a los más enfermos y el 29 de marzo de 1990, a las 8:46 p.m., llegaba a ese país el primer grupo de niños y niñas procedentes de la todavía URSS para ser atendidos.

Un hombre los recibió en la escalerilla del avión y extendió la mano a uno por uno, según cuenta Dimitri, el niño de Pripiat que venía en aquel vuelo, hijo del liquidador muerto en Chernóbil.

Ese día de finales de marzo, comenzaba el programa humanitario más largo de la historia del mundo. Y durante 21 años consecutivos, más de 26 000 niñas y niños de Rusia, Bielorrusia y Ucrania recibieron atención médica gratuita en Tarará, un balneario que fuera de ricos y que luego pasaría a los niños y niñas de esa isla y después fue generosamente donado para que otros niños y niñas, enfermos del cuerpo y del alma, se sanaran.

Todos los medicamentos y descubrimientos científicos de esa isla fueron puestos a disposición de ellos. La inmensa mayoría se sanó.

Hoy volvemos a Chernóbil, a Pripiat, desandamos los lugares (hasta donde se nos permite por cuidado de las radiaciones), nos paramos enfrente, miramos el dolor, que permanece; observamos dónde empezó todo y vamos pensando en aquellos que dieron abrigo, en los que se salvaron y en los salvadores, en el pueblo que dio el abrazo, en el hombre de la escalerilla del avión: Cuba y Fidel.

 

Ciudad de Pripiat en noviembre de 2019. Foto: Roberto Chile.

 

Sarcófago que cubre la contaminación del reactor 4. Fue concluido en 2016. Foto: Roberto Chile.

 

Sala de control del reactor 4 en la planta de Chernóbil, en noviembre de 2019. Foto: Roberto Chile.

 

Equipo de realizadores cubanos en la sala del reactor 4, noviembre de 2019. Foto: Roberto Chile.

 

Niños de Chernobyl en Cuba, 1990. Foto: Archivo periódico Juventud Rebelde

 

La periodista ucraniana Olena Panstsiuk vivía en Pripiat. Todavía recuerda el día que tuvo que marcharse, solo recoger algunas cosas y salir precipitadamente. Todos pensaban que volverían. Todavía no sabían la magnitud de la tragedia. Ella dejó en casa los recuerdos, las fotos de la infancia, los peluches de la niñez.

Era una adolecente el 26 de abril de 1986 cuando explotó el cuatro reactor de la central electronuclear Vladimir Ilich Lenin de Chernobyl. Su ciudad, Pripiat, estaba a unos escasos dos kilómetros. Su familia no fue la misma nunca más. Algunos ya no están, otros tuvieron que reordenar su vida. Y ella como tantos, siguió adelante con las memorias pegadas a la mente día y noche y; el miedo a una nueva muerte.

A Olena la conocimos en Kiev. En noviembre del pasado 2019 nuestro equipo de realización de Resumen Latinoamericano llegó a Ucrania en busca de las huellas del accidente nuclear, sus testigos y protagonistas y; el encuentro con aquellos niños que fueron a Cuba a recibir atención médica por las secuelas de la radioactividad.

 

Olena Pantsiuk en Pripiat, noviembre de 2019. Foto: Roberto Chile / Resumen Latinoamericano / Cubadebate

Juntos entramos a la central electronuclear y a la Pripiat de hoy. Olena estaba con nosotros y nos fue narrando los detalles de cómo era la vida antes, dónde estaba su escuela, el boulevard más hermoso de la ciudad, los amigos que no volvió a ver…

Olena, como muchos otros, volvió a Pripiat a escondidas a rescatar de su antigua casa el álbum de fotos y lo que todavía quedara en pie de sus recuerdos más queridos. Recientemente ha creado la organización Las hermanas de Pripiat, para recuperar la identidad de los que allí vivieron y del propio sitio, más allá de la alarma catastrofista que los medios han impuesto, olvidándose de los seres humanos que eran parte de Pripiat.

Olena siempre va a la embajada cubana, asiste a sus convocatorias de encuentros. Amigos y gente de su ciudad fueron a Cuba a recibir atención médica. Olena los conoce. Y sabe toda la historia desde el principio: cuando llegaron en 1990 los médicos cubanos y recorrieron pueblo por pueblo de los afectados para seleccionar a los niños más enfermos que irían a Cuba a recibir tratamiento médico.

El 29 de marzo de 1990 llegaron a la isla los primeros 139 niños y niñas. Se creaba así el programa médico cubano de atención a los niños de Chernobyl que permaneció de manera gratuita durante 21 años consecutivos y en el que se atendieron más de 26 mil niñas y niños de Rusia, Bielorrusia, Moldavia y Ucrania.

En ese tiempo muchas cosas sucedieron: se desintegró la URSS, desapareció el campo socialista, se instalaron guerras civiles y tragedias humanas en esos pueblos, Cuba entró en una profunda recesión económica resultado del corte de las relaciones comerciales con el bloque socialista que ya no existía y el bloqueo de Estados Unidos con ensañamiento multiplicado… pero el programa médico nunca se detuvo.

Las estadísticas de las más de dos décadas arrojan 70 mil consultas realizadas en 20 especialidades médicas, las más elevadas, de enfermedades endocrinas y gastroenterológicas. Muchos de los medicamentos que se les aplicaron a los niños de Chernobyl fueron producidos por la biotecnología cubana.

Cuando Olena nos muestra el álbum fotográfico de Pripiat y cuenta los que se salvaron, allí están niños y niñas que fueron tratados por los médicos cubanos.

 

Álbum fotográfico de Olena Pantsiuk, noviembre de 2019. Foto: Roberto Chile / Resumen Latinoamericano / Cubadebate

Equipo médico cubano en instalaciones de Planta electronuclear de Chernobyl, 1992. Foto Archivo médico cubano
Llegada a Cuba de niños de Chernobyl, 1990. Archivo diario Juventud Rebelde

Niños de Chernobyl en Cuba, 1990. Foto: Archivo periódico Juventud Rebelde

 

Madre e hijo de Chernobyl,1990 Tarara, Cuba. Foto Fernando Lezcano. Archivo peridico Granma

 

(Roberto Chile y Maribel Acosta Damas / Cubadebate / Vídeo: Canal Caribe)

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email