COLOMBIA. “Nos van a matar”, dijo Santrich tras la firma del Acuerdo. No se equivocó, la Paz se tiñe de sangre

De momento, los que han ganado en tranquilidad con la firma de la paz en el país sudamericano han sido los oligarcas, que ahora pueden hacer justo lo que hacían antes, es decir, extorsionar al pueblo, pero sin peligro de que una posible bala o bomba revolucionaria les quite la tranquilidad y mucho menos la vida.

Sin embargo, de la clase sometida no podemos decir lo mismo. Y es que miembros de esta siguen cayendo golpeados por los mismos enemigos y con la pasividad del Gobierno de Santos, que también firmó una paz cada vez más teñida de sangre.

El Acuerdo de Paz se firmó el 27 de septiembre en Cartagena. Luego, durante la noche del mismo día y en una reunión privada en Turbaco, donde se encontraban hospedados los negociadores de paz, el comandante Jesús Santrich en vez de celebrarlo afirmó categóricamente: “Nos van a matar”.

Lamentablemente, no le faltaba razón al compañero Santrich. Un año después ya son 47 los ex guerrilleros asesinados.

Y esto no es todo. También se debe señalar que una sede política del partido FARC fue amenazada con una bomba y otra atracada. Así mismo, una comisión electoral agredida en Arauca donde murió un civil. Las golpizas e intimidaciones a activistas y militantes del mencionado partido son habituales. Mientras esto sucede, el Estado no mueve ni un dedo por revertir la inaceptable situación. Lo que configura el tan conocido  escenario de la “combinación de todas las formas de lucha y exterminio político” utilizadas por la contrainsurgencia, como sucedió con la Unión Patriótica a finales del siglo pasado.

¿Hasta cuándo?

 

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Comentar

A %d blogueros les gusta esto: