COLOMBIA. Cinco sorpresas en el último informe de éste país sobre la migración venezolana

Hace pocos días fue presentado el más reciente informe del Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia sobre la migración venezolana.

Un indicio de su falta de seriedad lo da el título que parece parafrasear a Woody Allen: “Todo lo que debe saber sobre la migración venezolana y no se lo han contado”. Según este documento, en un corte hecho por la oficina de Migración el 30 septiembre del año en curso, 1 millón 32 mil 16 personas de origen venezolano se encontraban en Colombia en diversas condiciones migratorias (regulares, irregulares y en trámites de regularización). Tan pronto arrojan los primeros datos, comienza el desafío a la lógica:

1. El número de personas venezolanas que residían en el país vecino hasta el 30 de septiembre de este año es exactamente igual a la sumatoria de venezolanos y venezolanas que -según este mismo documento- se han mudado a Colombia desde 1991. Es decir que, o absolutamente nadie que haya nacido en Venezuela se había mudado jamás a Colombia antes de 1991, o quienes lo hicieron retornaron o fallecieron antes de que se realizara el mencionado corte.

2. Entre 1991 y el año 2000 tampoco nadie (léase “0”) que haya nacido en Venezuela decidió irse a vivir a Colombia. Durante 9 años no hubo historias de amor que lo ameritaran, reunificaciones familiares o alguien que por simple curiosidad optara por mudarse al país vecino.

3. En el año 2002 sólo tres personas nacidas en Venezuela se mudaron a Colombia. Es de suponer que este documento refiere a Pedro Carmona Estanga y tal vez dos familiares suyos, ya que el gobierno colombiano concedió asilo al efímero dictador venezolano ese mismo año. Quien,, por cierto, continúa formando parte de ese millón y algo que señala el informe pues aún hoy goza de la privilegiada protección del Estado colombiano.

4. Otra sorpresa aparece en el aparte titulado “Migración de Tránsito” donde puede leerse lo siguiente: “En este capítulo usted encontrará la cifra de ciudadanos venezolanos que utilizan a Colombia como país de tránsito hacia terceros países”. Aquí señala que 919 mil 142 personas utilizaron a Colombia como país de tránsito para emigrar a otro. Lo asombroso es que al discriminar esa cifra de migrantes que pasaron por Colombia para dirigirse a terceros países, informa que el segundo lugar de destino que eligieron 243 mil 426 personas, es decir el 26%, fue nada menos que Venezuela.

5. Asimismo, de esa cifra total de 1 millón 32 mil 16 personas, informa que 80 mil 350 entraron por puntos no autorizados (como trochas). Esta cifra, según dice, es el producto de “un cálculo estadístico que hace la autoridad migratoria colombiana” pero sus valores de referencia o la fórmula usada nunca se menciona, por lo que es imposible saber si se trata de una sucesión, una progresión aritmética o un delirio causado por la embriaguez que produce en el gobierno colombiano el poder manipular a la opinión pública nacional e internacional con el apoyo de las más grandes corporaciones mediáticas que ya están replicando estas cifras.

Por último, dos datos interesantes.

Según este mismo documento, aproximadamente el 75% de la población venezolana residente en Colombia se encuentra en edad económicamente activa, lo que es una clara ventaja para la clase explotadora de cualquier país capitalista. El otro, es que solo entre enero y septiembre de este año deportaron o expulsaron a 968 personas de origen venezolano.

Para un objetivo más pragmático, el Consejo Nacional de Política Económica y Social de la República de Colombia presentó un documento basado en este informe de Migración Colombia, en el que define una estrategia para atender la migración desde Venezuela. Este plan se centra en la estimación de costos de cada una de las “atenciones” que propone.

Como ya he mencionado en anteriores artículos, el negocio de la guerra también incluye las cifras millonarias que se mueven para la atención de personas desplazadas y refugiadas. Acceder a esos recursos es uno de los objetivos de esta manipulación de cifras y caracterizaciones de la migración venezolana.

La incapacidad matemática se ha puesto de moda por estos días entre voceros y voceras del gobierno uribista. Una de las crisis sociales que enfrenta el actual gobierno colombiano viene de la decisión de disminuir el presupuesto de las universidades públicas y aumentar el presupuesto militar para 2019. Ese es uno de los principales reclamos de las convocatorias que, por cierto, se están haciendo desde diversos sectores a las tomas populares de la principales ciudades del país a partir de hoy.

Molesta por los reclamos del sector estudiantil, la senadora ultraderechista María Fernanda Cabal, por ejemplo, aseguró en una entrevista que las universidades públicas son un gasto innecesario, al fin y al cabo, según dijo, de 50 mil estudiantes que solicitan ingreso a la universidad de Antioquia solo entran 4 mil y por tanto quedan 36 mil por fuera (sic).

Con la misma escasa habilidad, el ministro de la Defensa Guillermo Botero respondió a la pregunta sobre el origen de la cifra de 6 mil parques que el presidente Duque asegura haber recuperado, explicando a la periodista que esa cifra resultaba “de sumar 1+1+1+1… hasta llegar a 6 mil”.

Así que ahora, confiando en que la incapacidad matemática sea generalizada, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia presenta este informe sobre la migración venezolana a Colombia tan poco serio y tendencioso, que amerita estas líneas urgentes para ser denunciado como una de las más ineptas maniobras del gobierno colombiano contra Venezuela en los últimos tiempos.

 

(María Fernanda Barreto / Misión Verdad)

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*