Cinco momentos inolvidables del programa Aló Presidente

Domingo a domingo los venezolanos esperaban cada nueva emisión de este espacio, donde el presidente Hugo Chávez se comunicaba de una manera directa y sencilla con quienes lo escuchaban.

Como un «fenómeno sin precedentes» fue definido el programa ‘Aló, Presidente’,que por casi trece años condujo el fallecido mandatario venezolano Hugo Chávez y que revolucionó la comunicación en Venezuela.

Hugo Chavez, en su programa televisivo Alo Presidente desde la Plaza Che Guevara, en Santa Clara, Cuba. Foto:Ismael Francisco/Cubadebate

Hace 20 años, el 23 de mayo de 1999, una cortina musical dio paso al espacio radial conducido por el presidente venezolano «para llevar la voz, la verdad, nuestras angustias e impresiones» a todos los venezolanos, como afirmara el mismo Chávez en esa primera edición que se transmitió desde Radio Nacional de Venezuela, en Caracas.

Ese contacto dio un vuelco a la forma tradicional de un jefe de Estado de hablar con el país, que estaba acostumbrado a las apariciones esporádicas y fugaces de los mandatarios anteriores. Un presidente dialogando con los radioescuchas fue una experiencia inédita que se hizo costumbre cada domingo.

Los primeros Aló

Foto: Archivo.

En las emisiones iniciales, Chávez recibía llamadas de quienes manifestaban su simpatía, planteaban problemas particulares o comunitarios, expresaban opiniones, solicitaban ayudas sociales y exponían sus propuestas. Con el tiempo, el formato fue cambiando y se convirtió en un espacio donde también los venezolanos podían escuchar cómo el presidente y su equipo hablaban de su gestión, de las alianzas con otros países y explicaban los planes emprendidos, las obras desarrolladas en el campo agrícola, energético, industrial, educativo, habitacional.

La habilidad comunicacional de Chávez logró que hasta los temas más complejos fueran expuestos de una manera pedagógica cargada de ejemplos de la vida cotidiana, reflexiones, referencias bibliográficas, anécdotas, chistes y otros recursos educativos que causaron gran impacto entre sus seguidores y detractores. Normalmente, los medios esperaban los «anuncios» del mandatario para abrir sus noticieros, generar sus contenidos y refutar sus afirmaciones. El programa marcaba la agenda mediática del país.

Quienes semanalmente esperaban el programa, que se transmitía desde distintos sitios de Venezuela y de América Latina, estaban listos para una jornada de varias horas en la que incluso algunos anotaban «las líneas de Chávez» en cuadernos para analizarlas en espacios familiares, comunitarios, laborales y políticos.

En ‘Aló’, además del líder latinoamericano participaban ministros, autoridades locales y regionales, militares, intelectuales, líderes sociales, trabajadores, estudiantes, mandatarios e invitados internacionales.

Canto a caballo

Foto: RT.

Del extenso repertorio de los 378 ‘Aló, Presidente’ algunos momentos aún persisten en la memoria de sus seguidores. Entre las particularidades se encuentra la ubicación del set de grabación en impresionantes paisajes naturales, fábricas, escuelas, teatros, el palacio de Gobierno, entre otros. En la emisión del 24 de febrero de 2008, Chávez comenzó el contacto televisivo sobre un caballo.

Un equipo conformado por técnicos, camarógrafos, productores, comunicadores, guionistas, entre otros, preparaba con días de antelación cada transmisión, que en la mayoría de los casos, implicaba trabajar fuera de la capital venezolana.
Otro aspecto que muchos recuerdan es el predominio de la música. Chávez solía salir al aire interpretando canciones llaneras, boleros, salsa, rancheras y casi cualquier ritmo latinoamericano. «Yo canto muy mal», dijo una vez, pero «como dijo el llanero aquel, ‘Chávez canta mal pero canta bonito’».

Cinco momentos inolvidables

Las afirmaciones que hacía Chávez en el programa solían darle la vuelta al mundo antes de que terminara el espacio. Los medios de comunicación que lo adversaban desmentían y cuestionaban cada uno sus anuncios hasta que llegara la otra semana para incluir nuevos señalamientos.

A continuación presentamos una selección de cinco momentos impactantes (ampliamente difundidos por los medios) de este programa que fue definido por el mismo mandatario como «una nueva forma de hacer comunicación social en Venezuela».

1. Míster Danger

El 19 de marzo de 2006, un día antes del tercer aniversario del inicio de la ocupación militar de EE.UU. a Irak, que dejó cientos de miles de víctimas, Chávez envió un mensaje a su homólogo estadounidense George W. Bush, que comandó la acción en busca de supuestas «armas de destrucción masiva».

«Eres un ignorante, eres un burro ‘Míster Danger’, para decírtelo en mi mal inglés, in ‘my bad English’: ‘You are a donkey, Mr. Danger’».
El descargo continuó contra el inquilino de la Casa Blanca, que días atrás había dicho que en Venezuela había un «demagogo» con dinero proveniente del petróleo que «socavaba la democracia» e intentaba «desestabilizar a la región».

«‘Míster Danger’: eres un cobarde, asesino, genocida. Eres un alcohólico, es decir, un borracho. Eres un inmoral, ‘Míster Danger’. Eres de lo peor», añadió.

El mandatario venezolano tomó este apodo de uno de los personajes de la novela venezolana ‘Doña Barbara’. En el texto, ‘Mr. Danger’ es un solitario empresario estadounidense que se apropia del ganado y de las tierras de los pobladores del llano de Apure, estado desde donde Chávez hizo casualmente esta edición del espacio.

2. ¿Por qué no te callas?

Foto. RT.

En el programa dominical del 27 de julio de 2008 mostró una camiseta con la polémica pregunta: «¿Por qué no te callas?», que le hiciera, casi un año atrás, el entonces rey español, Juan Carlos I, durante la Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado, en Santiago de Chile. En esa oportunidad, Chávez llamó «fascista» al expresidente español José María Aznar. Tras sus palabras, el entonces jefe del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, exigió respeto por su predecesor a lo que su par venezolano ripostó y, en medio del intercambio de palabras, el rey lanzó la frase.

«El rey y yo somos buenos amigos, así que tenía que llegar el día del reencuentro, después del incidente que hubo allá en Santiago me regaló una franela, ¿no me la trajeron por ahí?», dijo antes de exhibirla ante las cámaras.

3. Cólico presidencial

Uno de los momentos más desafortunados que vivió el mandatario venezolano fue contado por él mismo, en clave de humor, en el ‘Aló, Presidente’ del 3 de agosto de 2008. El libro titulado ‘Cuentos del Arañero’ también incluyó esta anécdota y la tituló ‘Apuro presidencial’.

El líder latinoamericano relató, sin dejar de lado el suspenso, todas sus peripecias para escapar de un acto televisado en medio de intensos cólicos y escalofríos.

«Nadie supo en ese momento, ahora lo digo y me río, yo andaba con un cólico, compadre, es decir tenía diarrea. Yo soy un ser humano como cualquiera de ustedes, a veces la gente se olvida de eso», empezó su historia que culminó afortunadamente después de sortear varios obstáculos, entre ellos, periodistas, cámaras, perros guardianes y terrenos de difícil acceso.

4. «Mueva diez batallones»

«Señor ministro de Defensa, muévame diez batallones hacia la frontera con Colombia de inmediato», fueron las palabras del jefe de Estado venezolano un día después de que un bombardeo de fuerzas colombianas en territorio ecuatoriano acabara con la vida de Raúl Reyes, miembro del secretariado de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), y de 16 guerrilleros que se encontraban en territorio ecuatoriano.

Chávez mandó a retirar el personal diplomático venezolano en la Embajada de Bogotá, como ya lo había hecho Ecuador, y catalogó el hecho como el «asesinato de un grupo de combatientes de las FARC» y no un combate, como afirmaron las autoridades colombianas.

En el programa 306, donde incluso atendió en privado una llamada del entonces presidente ecuatoriano, Rafael Correa, tildó a su homólogo colombiano, Álvaro Uribe, de «criminal» y de «lacayo del imperio norteamericano». «Uribe hace lo que le manda a hacer Bush», enfatizó entre los aplausos de los asistentes.
5. «Muchas gracias, está despedido»

Otro momento inédito ocurrió cuando el presidente bolivariano despidió al aire a un grupo de gerentes de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), a los que señaló de «saboteadores» de la principal industria del país suramericano. La acción fue catalogada por la prensa como «la muerte de la meritocracia».

Este aviso de cese laboral ocurrió tan solo cuatro días antes del golpe de Estado del 11 de abril de 2002, luego de una serie de llamados a «paralizar al país» de la dirigencia opositora y patronal, junto a los extrabajadores petroleros.

«Eddy Ramírez, director gerente hasta hoy en Palmaven. Pa’ afuera (…) muchas gracias, está usted despedido, caballero». Así siguió con una lista de otros altos cargos.

Los récords del programa

Entre los datos curiosos compartidos en la página web del ‘Aló, Presidente’, que tuvo 378 emisiones desde el 23 de mayo de 1999 hasta el 29 de enero de 2012, se encuentran los siguientes:

  • Si bien comenzó en la radio, a partir de su emisión 40 también fue transmitido por el canal público Venezolana de Televisión (VTV).
  • En su trayectoria participaron 8.000 personas, se recibieron 990 llamadas al aire y fueron atendidas más de 25.000 cartas dirigidas a Chávez.
  • El 19 de noviembre de 2000, desde Guatemala, se transmitió el primer ‘Aló’ desde el exterior. Posteriormente, se hizo en República Dominicana, Brasil, Argentina, Bolivia y Cuba.
  • El programa más largo, del 23 de septiembre de 2007, duró 8:07 minutos.
    Fidel Castro fue el primer presidente con el que codirigió el ‘Aló’ (29 de octubre del año 2000). Evo Morales también participó (9 de septiembre de 2007).
  • La última emisión fue el 29 de enero de 2012, casi un mes antes de que partiera a La Habana a tratar una lesión en la misma zona donde ya había sido operado de un tumor cancerígeno en 2011.
  • En mayo de 2009, al llegar a una década de transmisiones, se hizo un edición de tres capítulos en una misma semana.

 

(RT)

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Un comentario

  1. Es que Chávez era el Gran Chávez. El autobusero no le llega ni al sótano.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*