CHILE se queda sin las bombas lacrimógenas; ha vuelto a abastecerse comprándolas en Brasil

La policía chilena no deja de reprimir a los y las manifestantes que continúan saliendo a las calles contra el presidente fascista, Sebastián Piñera, y en busca de una vida mejor, por lo que algunos de sus materiales antidisturbios se les está agotando. Es el caso, por ejemplo, de las bombas lacrimógenas.

Efectivamente, como resultado de su excesivo uso contra el movimiento social desde el 18 de octubre, las fuerzas policiales chilenas tienen hoy prácticamente agotadas las bombas lacrimógenas y han debido comprar nuevas cantidades en Brasil. El fascista de este país (Bolsonaro) debe de estar doblemente contento.

Según información aportada por el diario La Tercera, las fuerzas de Carabineros han sido instruidas para emplearlas “en forma efectiva a la consecución del objetivo deseado, que no es otro que disolver manifestaciones que no sean pacíficas y a la gradualidad como protocolo sobre el uso de la fuerza”.

Dicho diario añade que la Dirección de Logística de la institución dispuso racionar el empleo de las bombas lacrimógenas.

Igualmente señala que el cuerpo de Carabineros realizó una compra limitada de cartuchos lanzagases a la empresa brasileña Condor, que debe ser utilizada conforme a la orden de optimizar su efectividad y “no desperdiciarlas”.

El uso de las bombas lacrimógenas aumentó además luego que el alto mando de Carabineros suspendiera temporalmente el empleo de las escopetas antidisturbios por los serios daños que han causado los balines a cientos de personas, muchas de ellas con lesiones oculares irreversibles.

Pero resulta que el impacto directo de las bombas lacrimógenas también están causando heridas de consideración en no pocas personas durante todo este tiempo.

Probablemente, el caso más grave es el Francisca Campillai, de 36 años. Esta recibió un impacto de bomba lacrimógena en la cara, provocándole la pérdida de visión en ambos ojos.

Cabe subrayar que la agresión a Campillai se la propinaros los carabineros (también conocidos como “pacos”) cuando ésta ni siquiera estaba participando en ninguna manifestación. La mujer agredida esperaba al ómnibus que le debía llevar a su centro de trabajo.

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email