CHEMA SANCHEZ. Personas sin hogar, una deuda de clase contraída.

(Mientras se escribe este texto llega la noticia de que otra persona sin hogar ha perdido la vida en las calles gaditanas, lo que dan ganas, como mínimo, de gritar la máxima de Jean Paul Marat: ¡A la Bastilla!)

El lunes 14 de septiembre a las 20:00, en la capital de Cádiz, se convocó una concentración en la plaza San Juan de Dios para visibilizar uno de los asuntos más violentos a los que se ve abocada una parte de la clase obrera en este sistema caduco: el llamado sinhogarismo. Un tema tabú que pone en evidencia absoluta la escasa calidad humana y democrática de un país, una sociedad y de todos aquellos adalides que se jactan de vociferar por constituciones y derechos humanos.

Entre pancartas que rezaban “Dignidad, salud, empleo y vivienda”, “Olvidados por la sociedad”, “Invisibles” y “Somos humanos como tú”, los compañeros de este colectivo, Somos Cádiz, nos hicieron un recorrido por la miseria a la que están abocados a vivir en su campamento, situado en las Bóvedas gaditanas de las Puertas de Tierra. No les basta con despojarlos de un hogar mientras se mantienen viviendas vacías en manos de banqueros y sectores privados para especular, unos bienes que deberían ser inmediatamente socializados y planificados. También, y para colmo, los están sometiendo al castigo, un día sí y otro también, de tener que lidiar con las fuerzas del orden y de sentir en los más profundo de sus entrañas la humillación que supone que los despierten de madrugada con la excusa de hacer limpieza, como si fueran basura. Me parece a mí que la “limpieza”, y a presión, habría que empezarla por las conciencias de los que tienen jurisdicción para meter mano institucionalmente a estas cuestiones. También nos comentaron que están siendo silenciados e invisibilizados por los diferentes entes que podrían arrojar algo de luz sobre este drama.

Omisión absoluta o muy sesgada, sin ir a la raíz del asunto, por parte de los medios de (des)información generales, que no nos extraña a estas alturas. Poder fáctico y antidemocrático que ya sabemos cómo se las gasta, y que solo ponen algo bajo sus focos cuando hay algún interés oculto detrás de los que están al mando de las editoriales. Que es un arma del enemigo es más que sabido. Como decía Malcolm X; «Si no estáis prevenidos ante los medios de comunicación, os harán amar al opresor y odiar al oprimido». ¡Y así es! Están muy ocupados creando cortinas de humo, enfrentando a pobres contra pobres para así salvaguardar los intereses de sus socios metidos en el negocio del ladrillo, como se está viendo con el ataque preventivo para deshumanizar al legítimo y necesario colectivo Okupa. Saben que sus inversiones inmobiliarias van a peligrar, como ya pasó con la crisis de 2008, con la profunda (réplica de la) crisis capitalista que se avecina.

Extremo mutismo por parte de las administraciones (in)competentes en estos casos, que lo máximo que hacen es parchear de manera muy superficial el asunto. Parece ser que están más preocupados en no gastar más de la cuenta en inversión social. En realidad, las grandes cantidades que anuncian en los presupuestos iniciales son puestas en escena para poder posturear a golpe de titular, y después, cuando llega la realidad en las liquidaciones de las partidas presupuestaria, se ve que no se ha gastado el total asignado porque se han destinado a pagar la odiosa deuda ilegítima. Una contradicción en el discurso, de lo que decían a lo que dicen ahora, que también aprovechan muy oportunistamente para “marcarse un rollo”: el de ser campeones en disminuir deuda municipal a toda velocidad. ¡Ainss, aquellos tiempos “quincemistas”!, proceso que a muchos les ha servido para hacer “currículum de lucha” y colocarse. Qué recuerdos de aquellos que se subieron a lomos de la lucha de los demás, abanderando el discurso de hacer auditorias de deudas, con sus observatorios ciudadanos y todo, para que el pueblo, si así lo deseaba, pudiera estudiar los derroches de mandatos anteriores y solicitar reestructuraciones o el no pago. ¡Qué recuerdos! Pero bueno, no todo va a ser nostalgia.

No quiero terminar solo dando cates a los “Kerenski” de turno. Sin caer en la famosa trampa de desmovilización que tanto predican los progres que han claudicado –la de “les estáis haciendo el juego a la derecha”-, los que no caemos en estas “Kichilladas” y llevamos un tiempo en esto vemos cómo los “Kornilovox” también andan revoloteando para intentar utilizar las desgracias ajenas como arma arrojadiza para sus propios ultrarreaccionarios cálculos electorales. En este mismo sentido, se ve mucha falsa preocupación por parte de hooligans que conforman el trio calavera liberal (PP, Ciudadanos y PSOE), como siempre de forma sesgada e interesada. Habrá que recordarles, allí donde estén, el mayor Golpe de Estado que ejecutaron desde la “Traisición”: cambiarnos el artículo 135 de la Constitución en un fin de semana, sometiendo el interés general del pueblo a los dictados de Bruselas y de los sátrapas financieros, y convirtiendo de facto el país en una especie de colonia turística alemana.

En conclusión, este colectivo que se está organizando, y que ya casi no tiene nada que perder, solo quiere ser comprendido y escuchado para que se les dé una solución a sus justas demandas. A las organizaciones y personas que nos hemos mantenido en lucha también se nos reclama para que practiquemos “la ternura de los pueblos”, la solidaridad. Creo que, con los tiempos que corren y que se aproximan, es necesario acudir, dentro de nuestras posibilidades, a la llamada. No podemos dejar ningún espacio vacío. Ya va tocando saldar nuestra deuda, la única verdadera y legítima, la que tenemos contraída con nuestra clase.

Chema Sánchez.

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Comentar

A %d blogueros les gusta esto: