Catedráticos y profesores de Derecho rechazan las acusaciones de rebelión y sedición en el caso ‘procés’

La banalización de los delitos de rebelión y sedición

Los abajo firmantes, Profesores de Derecho de las Universidades españolas, una vez presentados, por la Fiscalía General del Estado y la Abogacía General del Estado, los escritos de Conclusiones Provisionales ante el Tribunal Supremo y Audiencia Nacional, nos vemos obligados a manifestar nuestra opinión jurídica debido a la trascendencia histórica que para la democracia española alcanza el proceso penal que se va a desarrollar.

La Fiscalía estima que ciertas conductas de integrantes de los Mossos de Escuadra, del Parlamento y Gobierno catalán, así como de los líderes sociales de la Asamblea Nacional Catalana y Òmnium Cultural, dan lugar al delito de rebelión del artículo 472 del Código Penal. Sin embargo, tal delito exige un alzamiento público y violento. A ese respecto debe señalarse que en nuestra opinión es un error considerar que los hechos acaecidos los días 20 de septiembre y 1 de octubre de 2017, se integran en el concepto de violencia exigido por el artículo 472 del CP.

Además, la interpretación que se realiza de la exigencia de violencia se separa de la doctrina que el Tribunal Constitucional ha establecido al analizar el delito de rebelión. Pues la STC 198/1987, al justificar constitucionalmente la extensión al delito de rebelión de las excepcionales medidas penales y procesales previstas en el artículo 55.2 de la Constitución para hacer frente a la actuación de las bandas armadas o elementos terroristas, considera que en la discusión parlamentaria del citado precepto “…se constata una equiparación explícita, en cuanto ataque al sistema democrático y a la sustitución de la forma de Gobierno y de Estado elegida libremente por los ciudadanos, entre terrorismo y rebelión. Es cierto que el art. 55.2 no ha mencionado expresamente a los rebeldes, sino sólo a las bandas armadas o elementos terroristas…”, pero…“por definición, la rebelión se realiza por un grupo que tiene el propósito de uso ilegítimo de armas de guerra o explosivos, con una finalidad de producir la destrucción o eversión del orden constitucional”. Y concluye: “por ello a tales rebeldes en cuanto integran el concepto de banda armada del art. 55.2 CE, les resulta legítimamente aplicable la suspensión de derechos a la que habilita el precepto constitucional”.

Tampoco creemos que concurra en este caso el delito de sedición del artículo 544 del CP, debido a que en ningún momento se ha aportado indicio alguno de que los imputados hayan inducido, provocado o protagonizado ningún alzamiento tumultuario con la finalidad de evitar el cumplimiento de la ley, salvo que se interprete que basta con incitar al derecho de manifestación, esto es, al ejercicio de un derecho fundamental. Sin que puedan atribuirse a los imputados aquéllos comportamientos individuales ocurridos con anterioridad, con posterioridad o realizados por otras personas distintas, ya que en Derecho Penal no rige el principio de responsabilidad objetiva sino el subjetivo por los propios hechos.

En cuanto al delito de rebelión del art. 472 CP, la Fiscalía sustenta que, desde el inicio, los procesados, con el objetivo final de lograr la independencia de Cataluña y la secesión del Estado Central, se plantearon el uso de la violencia. Cómo la llevaron a cabo, se pregunta, y responde: por medio de la actuación tumultuaria de miles de ciudadanos, instigados por aquéllos, y la colaboración de los mossos. Para la Fiscalía, por tanto, el peligro reside en incitar a las movilizaciones, esto es, convierte en delito el ejercicio de derechos fundamentales.

A mayor abundamiento, consideramos que la interpretación que se ha realizado de los tipos de rebelión y sedición abre la puerta a la banalización de unas figuras prácticamente inéditas en democracia y con un pasado de triste recuerdo, razón por la cual el legislador de 1995 las restringió para casos de una materialidad lesiva claramente superior al actual. El resultado de un recurso inadecuado a estas figuras es el que estamos viendo, la petición de penas de muy larga duración, cuya consonancia con el principio de proporcionalidad –que debe guiar toda interpretación jurídica- es altamente cuestionable. Sólo conculcando muy gravemente el principio de legalidad penal puede llegar a afirmarse que los imputados, a la vista de los hechos que se les han atribuido, pudieron realizar este delito, o el de conspiración para la rebelión que requiere un acuerdo conjunto de llevarlo a cabo con esa misma violencia.

Sin embargo, lo único que hasta ahora ha demostrado la Fiscalía es que, con esa misma finalidad, todas las movilizaciones realizadas sólo pretendían un referéndum a través de medios pacíficos y democráticos. En esa idea pertinaz de configurar la existencia de violencia, la Fiscalía se centra, esencialmente, en los hechos ocurridos los días 20 de septiembre, 1 y 3 de octubre. Es más, llega a decir que el que no se planeara el uso de la violencia desde un inicio, no impide considerar que, tras los acontecimientos de aquellos días, adoptaran la decisión de seguir con la convocatoria, asumiendo el riesgo del ejercicio de actos violentos y otras confrontaciones.

Pues bien, ni los hechos del 20 de septiembre de 2017 ni los del 1 o 3 de octubre de 2017 dan lugar a la violencia exigida por el artículo 472 del CP.

De otra parte, y por cuanto hace al delito de sedición, conviene recordar que se está recurriendo sistemáticamente al mismo (artículo 544) para reprimir y silenciar movimientos ciudadanos que practican, de modo pacífico, el derecho de manifestación, reunión, concentración.

En conclusión:

– No puede olvidarse además la cuestión no menor de la falta de competencia de la Audiencia Nacional que inició el proceso viciando de nulidad lo posteriormente actuado.
– Desde una perspectiva estrictamente jurídica (y sin entrar en consideraciones políticas), reclamamos el respeto al principio de legalidad penal y que investiguen todo lo que el Estado de Derecho autoriza y obliga, pero exclusivamente eso, porque sólo dentro de esos márgenes puede haber oportunidad, proporción y Justicia.
– La primera medida que debería adoptarse es la puesta en libertad de las nueve personas que permanecen en prisión preventiva por delitos inexistentes.

Firmado por:

Guillermo Portilla Contreras. Catedrático de Derecho Penal. Universidad de Jaén.

Nicolás García Rivas. Catedrático de Derecho penal de la Universidad Castilla-La Mancha.

María Luisa Maqueda Abreu. Catedrática de Derecho Penal de la Universidad de Granada.

José Ángel Brandariz García. Titular de Derecho penal de la Universidad A Coruña.

Javier Mira Benavent. Titular de Derecho penal de la Universidad de Valencia

….
Guillermo Portilla Contreras. Catedrático de Derecho Penal. Universidad de Jaén.

 Contactar con el autor de la petición

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

5 comentarios

  1. Hay que ILEGALIZAR SIN DILACION el fascismo/franquismo. Acaso no hemos aprendido nada en 80 años???

    No mas manipulacion judicial, no mas manipulacion policial, no mas manipulacion mediatica!

    Que sera lo proximo? Que hitler, franco o mussolini eran comunistas??? Iros olvidando de la palabra democracia mientras estais gobernados por fascistas.

    ILEGALIZACION de pp$o€’sx

  2. Francisco Jesús

    Los hechos pueden ser constitutivos de sanción administrativa pero nunca de sanción penal.

  3. ESTOS TIOS CATEDRATICOS EN DERECHO Y PROFESORES REPUTABILISIMOS EN SUS MATERIAS Y QUE DICHO SEA DE PASO HAN ESTAO CALLAOS HASTA AHORA POR SI LAS MOSCAS, VAYAMOS A LECHES PORQUE ESO DE COMPROMETERSE Y QUEDARSE CON EL CU AL AIRE PUDIENDOLES HACER EL PODER FACTICO UNA ERREJONADA (O SEASE LO QUE LA SUSANA LE HIZO A ERREJON EN LA UNIVERSIDAD DE MALAGA Y QUE GRACIAS A ESA HEROICA HAZAÑA ALCANZO LA CONSEJERIA DE EDUCACION ANDALUZA LA RECTORA DE DICHA UNIVERSIDAD) CON TODA SU SAPIENCIA Y SU SABIDURIA ENTOAVÍA NO SE HAN DAO CUENTA DE LO QUE CUALQUIER MORTAL INTUYE, SABE Y HA EXPERIMENTADO POR ENESIMA VEZ Y ES NA MAS Y NA MENOS QUE LO QUE LOS JUECES DE ESPAÑISTAN HACEN TIE MU POCO QUE VER CON EL DERECHO, CON LA LEY Y CON LA JUSTICIA Y MUCHO QUE VER CON LA POLITICA YSOBRE TODO CON LO QUE LOS QUE LOS HAN PUESTO DONDE ESTÁN, LES MANDAN

  4. aznarfabeta&PEPERA

    ¡Qué trabajo más penoso ser catedráticos de “Derecho” cuando desde la Constitución de 1978 es violada a diario por especialistas en “Derecho” (por ser de las extremas Derechas en másteres de extrema urgencia) como Pablo Casado o Albert Rivera! Ambos como se sabe son excelentes productos de un profundísimo conocimiento jurídico.

    Llevan ya más de un año presos unos políticos que en el futuro se verán como Sudáfrica ve hoy a Nelson Mandela o la India a Gandhi.

  5. MASACRE DE ALMERÍA -MAYO-JULIO.1981-asesinados y quemados

    —INTERESANTE ARTÍCULO , SOBRE LAS ELECCIONES ANDALUZAS .-

    ESTÁ EN LA HAINE . ES DE IÑAKI GIL DE SAN VICENTE .-

    “” LA VALÍA INTERNACIONAL DEL PROGRAMA DE NACIÓN ANDALUZA “””

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*